PROSIGUE EL JUICIO

Rato: "Mi retribución con la tarjeta estaba fijada y yo la agotaba. Era mi derecho"

La Fiscalía Anticorrupción pide cuatro años para su expresidente Rodrigo Rato y penas, que oscilan entre los tres meses y los dos años de prisión, para el resto.

Foto: El expresidente de Bankia a la entrada del juicio. (Efe)
El expresidente de Bankia a la entrada del juicio. (Efe)

El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, declara a lo largo de esta mañana ante la sección cuarta de la Audiencia Nacional en la tercera jornada del juicio de las tarjetas 'black' con las que 65 acusados gastaron más de 12 millones de euros entre 2003 y 2012. El pasado viernes, su predecesor en el cargo, Miguel Blesa,  defendió la transparencia de una forma de retribución de la que ni el Banco de España ni Hacienda "pusieron tacha alguna" en 23 años.  

Esta es la declaración del expresidente de Bankia. 

-Al día siguiente de llegar a mi cargo de presidente, Sánchez Barcoj me entrega una tarjeta de uso personal y caracter remuneratorio y otra para los gastos de representeción.

-Mi retribución (el uso de la tarjeta) estaba fijada y yo la agotaba. Era mi derecho.

-El comité de retribuciones abordaba la remuneración que había detrás de las tarjetas de manera periódica. Tener una retribución o un incentivo era completamente legal. Era equiparable a lo que ocurría en el resto del sector. Lo considero plenamente legal.

-Ningún departamento de los ocho o nueve que trataban con las tarjetas me dijo que la retribución del consejo tuviera ningún problema.

-No puedo afirmar si otras entidades han utilizado tarjetas como instrumento de pago. Serán transferencias, cheques... al final todos son instrumentos de pagos. Lo que he sabido durante la instrucción es que Caja Madrid tiene unas tradiciones y unos precedentes, si no me equivoco, de 1988, que usaron las tarjetas como medio de pago. No me parece ni bien ni mal. No sería capaz de afirmar que era la única entidad que las utilizaba.

Vista del monitor de la sala de prensa de la sede de la Audiencia Nacional. (Efe)
Vista del monitor de la sala de prensa de la sede de la Audiencia Nacional. (Efe)

-El fiscal pregunta si las usaban el resto de entidades de la fusión. Rato responde que solo tenían dietas por asistencia. "Caja Madrid era la cuarta entidad de España, estaba en una situación distinta al resto de las cajas. Los sistemas retributivos de las otras cajas no los conozco". 

-En Caja Madrid, el comité de retribuciones le daba al presidente la posibilidad de aprobar un techo de gasto que el presidente distribuía entre incentivos variables y personales. Ese sistema detallado era después conocido por el comité de retibuciones, que pasaría al consejo de administración y después a la asamblea.

Rato: "Mi retribución con la tarjeta estaba fijada y yo la agotaba. Era mi derecho"

-¿La unidad competente para la emisión de las tarjetas? Siendo presidente ejecutivo no era mi labor saberlo. Durante la instrucción he sabido que el comité de medios a prouesta de la secretaría general encargaba las tarjetas y eran entregadas al comité de medios y con una periodicidad mensual, el departamento de tarjetas le entregaba los gastos a la contabilidad y cada una se contabilizaba en su respectiva cuenta. Así se hizo desde 2001.

-¿Quien entregaba las tarjetas a los usuarios, con qué instrucciones? Las instrucciones serían las mismas que me dieron a mí, conocer los límites mensuales y anuales. 

-¿Se les decía a los usuarios del comité de dirección que su uso era para gastos de representación? Después de 2003 estaban englobadas en los incentivos establecidos por el comité de retribuciones. Yo personalmente no le pregunté a nadie. Ningún miembro de la comisión de retribuciones me planteó nunca ningún problema.

-Durante la instrucción he pedido las actas de 2004 y 2005. Tengo conocimiento de que en una de ellas el criterio del comité de retribuciones era no elevar el límite. Ese comité se crea en 2004 y su función era crear una indemnización para los miembros del consejo.

Otro momento de la declaración de Rato. (Efe)
Otro momento de la declaración de Rato. (Efe)

-Cuando llegué en enero de 2010 ningún departamento me hace mención del sistema de retribución de los consejeros. Después, en la instrucción he conocido que la cuenta en la que estaban reflejadas las tarjetas había sido objeto de sucesivas inspecciones fiscales. La inspección preguntaba a menudo, aceptaba unos gastos y no otros... Esa práctica ha durado hasta 2015. Después de que la denuncia de Bankia, la entidad ha seguido declarando la existencia de las tarjetas como gasto deducible.

-Los consejeros de Bankia en la organización actual, cuando han tenido que responder ante Hacienda de los años 2011 y 2012 han seguido declarando los gastos de remuneración de los consejeros como gasto deducible. 

-Esto llega hasta el 25 de noviembre de 2015 en la que continúa apareciendo la cuenta de las tarjetas como gasto deducible. Si ese gasto fuera irregular no sería deducible. Para ser deducible tiene que ser legal. 

-El fiscal pasa a la contabilización de las tarjetas con la existencia de Bankia. Además de la cuenta de tarjetas de consejeros y directivos aparece una tercera cuenta llamada "gastos reuniones de trabajo" en la que sólo están los gastos de su tarjeta y la de Sánchez Barcoj. ¿Por qué?, pregunta el fiscal. "No tengo ni idea. Me parece que las cuentas relevantes son las dos anteriores, "órganos de gobierno mayo 88" y "tratamiento administrativo circular 50/99". Estas cuentas solo se anotaban los gastos de estas tarjetas y por lo tanto de órganos de gobierno y de directivos, respectivamente. 

-Había presencia constante del Banco de España. Tenía dos reuniones semanales con los responsables de contabilidad de la Caja y luego del banco (Bankia). Por lo que tengo entendido esa cuenta [la de los directivos] también fue controlada a efectos fiscales.

-Estas cuentas estaban completamente individualizabas, contabilizabas. Hay precedentes de directivos que dejaron su tarjeta al salir de la entidad y el importe estaba recogido en su finiquito... Es una práctica de 20 años atrás.

-¿Cuándo le entregaron la tarjeta le dijeron que tenía que entregar justificantes? No lo recuerdo, me dijeron que era para gastos personales.

Aparece una tercera cuenta llamada "gastos reuniones de trabajo" en la que sólo están los gastos de su tarjeta y la de Sánchez Barcoj. ¿Por qué?

-¿Por qué continuó con este sistema de las tarjetas que no existía en ninguna de las otras cajas tras la fusión? Con la creación de BFA en diciembre de 2010 se produce una fusión de las siete cajas. Esa fusión está basada en un contrato de fusión en el que se establece que no hay una homogeneaización de criterios. Que con el paso del tiempo se llegaría a esa homogeneización. Diferencias, bancarias, laborales y también retributivas. Esto afectaba a los ejecutivos procedentes de Caja Madrid que tenían unas retribuciones que no tenían los de las demás cajas. Desde el punto de vista de los consejos de administración, el de Caja Madrid sí tenía una retribución que los demás no tenían (solo una dieta de asistencia). Como no todos los consejeros tenían una retribución de su caja de origen no todos la cobraban. Ese sistema duró un año. Esas peculiaridades terminan el 1 de diciembre de 2012.

-¿Por qué propuso entonces nuevas tarjetas en febrero de 2012? Propuse que se crearan esas tarjetas sobre nuestro salario. No era un suplemento de salario. No era un gasto que fuera a pesar sobre los gastos del banco. En la época de Caja Madrid era un complemento de retribución pero en Bankia no. Esa tarjeta no era parte de mi paquete retributivo.

- Rato dice que las tarjetas de Sánchez Barcoj, Norniella y Verdú [que la rechazó] eran sobre el salario, como la que puede tener cualquier otra persona. Asegura que el límite de 12.000 euros mensuales que tenía le parecen "desproporcionados". "Yo no fijé ninguna cantidad mensual".

-¿Por qué se emitieron esas tarjetas con la mayor urgencia posible? No era mi intención romper ningún tipo de limitación legal. Este era un instrumento de liquidez y me venía bien. 

-Verdú no usó esa tarjeta, ¿le dijo a usted por qué?, pregunta el fiscal. "Verdú la cogió pero no la utilizó. Si la hubiera rechazado yo lo hubiera sabido. Si no la quiso utilizar sus razones tendría".

-¿No le dijo el señor Verdú que no la iba a utilzar porque no estaba su contrato y que por su oficio bancario entendía que no era propio de una buena práctica?, pregunta el fiscal. "Si me hubiera dicho eso tampoco lo hubiera consentido. Era un colaborador muy próximo con una corresponsabilidad muy grande. No me hizo ninguna observación".

-El fiscal le pregunta si con la cancelación apresurada de las tarjetas se buscaba que el nuevo equipo directivo de Goirigolzarri no las conociera. Rato responde: "Una de las peculiaridades de las tarjetas es que no se borra su huella. No veo ninguna intención de ningún tipo"

-Vuelta a su época de Caja Madrid. ¿Por qué no se incluyeron en los informes de gobierno corporativo?, pregunta el fiscal. "Se incluyeron esas retribuciones pero de manera agregada. Estos documetnos son elaborados por la secretaría general".

-Termina el interrogatorio del fiscal Alejandro Luzón. Ahora, Rato responderá a las preguntas de su abogado, Ignacio Ayala.

-Comienza preguntando por las tablas excel que reflejan los extractos de las distintas tarjetas. Rato quita credibilidad a esos gastos. No reconozco esos gastos. 

-Cuando usted llega a Caja Madrid estos incentivos existen desde hace 20 años. ¿Hay algún informe de la institución o ajena a la institución que le permitiera albergar algún tipo de duda sobre las tarjetas? No, ninguna. En ningún momento ningún departamento interno ni ninguna autoridad externa me manifestó que existiera alguna irregularidad contable o fiscal. Estaban contabilizadas de manera muy detalladas durante decenios.

En ningún momento ningún departamento interno ni ninguna autoridad externa me manifestó que existiera alguna irregularidad contable o fiscal

-¿Introdujo usted alguna modificación en este sistema o este sistema siguió por los cauces por los que venían desarrollándose? Yo no lo modifiqué hasta finales de 2011 cuando dejó de operar Caja Madrid. 

-Ha dicho que las tarjetas de Bankia eran contra salario, ¿qué quiere decir? "Es un instrumento de pago completamente transparente porque es nominativo y dejan un trazo que se puede seguir perfectamente. Utilizaba esa tarjeta como un instrumento de liquidez. Cuando se me dio el finiquito estaba convencido que se había neteado en la cifra que daba.

-Esa tarjeta estaba sujeta a mi saldo contra la sociedad. 

-En 2014, antes de que se interpusiera la denuncia, usted reintegra una cantidad correspondiente a este uso. ¿Por qué razón? Es muy simple. Recibo una llamada de Bankia en la que se me dice que mis gastos de 2011 no estaban bien soportados y que los gastos personales que yo creía neteados por la asociación no lo estaban. No quería tener ningún problema con Bankia. Pregunté cuál era la cantidad y la ingresé en la cuenta que me dijeron.

-Termina la declaración.

-Comienza ahora el turno de Ildefonso Sánchez Barcoj, exdirector general de Caja Madrid.

 

 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios