DECLARA DESPUÉS DE RATO

Sánchez Barcoj: "En 2012 quise declarar mi tarjeta a Hacienda, pero Bankia no me dejó"

Fernando Andreu ordenó la apertura de juicio oral por el caso de las tarjetas "opacas", al reconocer indicios suficientes de administración desleal

Foto: l exdirectivo de Caja Madrid Idelfonso Sánchez Barcoj
l exdirectivo de Caja Madrid Idelfonso Sánchez Barcoj

El pasado 1 de febrero, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ordenó la apertura de juicio oral por el caso de las tarjetas "opacas", al reconocer indicios suficientes de administración desleal por parte de Blesa, Rato y el ex director general de Caja Madrid Ildefonso Sánchez Barcoj, con el propósito de apropiarse de forma continuada e indebidamente del patrimonio de Caja Madrid. Siga la declaración de Barcoj.

-Asegura que su primera tarjeta se la dio Blesa en 1999.

-Tenía dos tarjetas: una de gastos de representación y otra tarjeta remunerativa. En la de gastos de representación justifiqué los gastos durante 10 años.

-¿Se contemplaba esta remuneración en su contrato? Yo parto de una relación laboral común. En febrero de 2000 cuando llego a la dirección de medios, Blesa me plantea un contrato de alta dirección. En él se dice que mi salario se actualizará en la forma y cuantía de los del resto del comité de dirección.

-A los directivos nos daban un límite anual para gastarlo como nosotros quisiéramos, pero no nos podíamos pasar del límite anual que nos daba el presidente. Como había un límite operativo, en los meses en los que se esperaba hacer más gasto, se elevaba, pero no se gastaba más del límite anual.

-¿Por qué se ocupa usted de esas gestiones? El presidente me pregunta si me puedo encargar y le digo que sí. Era un trabajo meramente operativo. Yo no tomaba ninguna decisión sobre la concesión y el incremento del límite de gasto.

-¿Quién ponía los límites? El presidente ejecutivo. El señor Blesa.

¿Quién ponía los límites? "El presidente ejecutivo. El señor Blesa"

-¿Por qué unos tenían un límite superior a otros? No sé. A mí era una decisión que me venía dada.

-A las 13.15 termina el interrogatorio del fiscal. Comienza la del abogado del FROB, Fernando Aizpún.

-¿No les complicaba la vida usar una tarjeta que recibir el dinero directamente por transferencia o por nómina? La tarjeta es un instrumento. Lo que te daban era equivalente a que te hicieran una transferencia. Mi contrato dice que parte de mi salario se puede cobrar mediante "instrumentos".

-¿Ha regularizado fiscalmente esas cantidades gastadas con la tarjeta? Ni he regularizado ni he recibido un requerimiento ni de Bankia ni de Hacienda para hacerlo. El informe de la auditoría interna no dice que no se retuviera. En el certificado de haberes que se me entregó en mayo de 2012, cuando me despidieron, sale exactamente el importe gastado con mi tarjeta, 27.000 euros. Después me mandaron otro certficado de haberes en el que no se incluía esa cantidad y me pidieron que fuera este el que usara a efectos fiscales. Yo me plegué, pero si llego a saber lo que ha pasado después, lo denuncio.

-¿Había alguna instrucción sobre si se podía usar la tarjeta una vez cesado en el cargo? Yo no la usé ni un minuto después de salir de Bankia.

-Toca el turno al abogado de Bankia, Joaquín Burkhalter.

-¿Por qué estas tarjetas se contabilizaban manualmente y no de forma automatizada como las demás? Estas tarjetas son unas tarjetas como otras. Una tarjeta soporta un crédito y al soportarlo se contabiliza como tal. Estas tarjetas que jamás pasaron a Bankia se contabilizan manualmente como gastos. Manualmente significa que el departamento de contabilidad que es el centro gestor de las tarjetas. Como no generaban un crédito lo derivaban a una cuenta de gastos

Blesa en su declaración. (Efe)
Blesa en su declaración. (Efe)

-¿Por qué no se identificaba el beneficiario dela tarjeta? El titular no somos ninguno de los que las utilizamos. El titular es caja madrid. Después viene al cliente un desglose con el comercio, el importe y la localidad. 

-Ahora pregunta el abogado de BFA. Quiere conocer el límite anual de su tarjeta. Respuesta: "Aproximadamente el 2% de mi salario. No creo que tenga que decir públicamente cuánto me pagaban".

-Comienza Andrés Herzog, de la Confederación Intersindical de Crédito. Acusación popular.

-Rato ha dicho que las tarjetas emitidas en la época de Bankia no eran retributivas. ¿Según usted lo eran? ¿Había una diferencia con la de Caja Madrid? El Gobierno impidió mediante real decreto que las retribuciones superaran los 600.000 euros. A partir de ese momento había que estar pendiente de ese límite, esa es la única diferencia.

-El señor Verdú [uno de los que no usó su tarjeta] ¿perdió parte de su retribución al no usar la tarjeta? En absoluto, el único que limitó su retribución fue el señor De Guindos con su real decreto a 600.000 euros.

-Pregunta Carlos Aguilar, abogado de Blesa. Quiere saber si la información sobre las tarjetas estaba oculta. Barcoj responde que era totalmente accesible. Había una inspección empotrada del Banco de España con acceso on line a todos los archivos de la caja (15 personas). Esas tarjetas estaban registradas en los sistemas. Estas tarjetas eran iguales que cualquier otra tarjeta. 

-Aguilar trata de demostrar que la creación de las tarjetas data de 1988 y no de la época en que su cliente, Miguel Blesa (1996-2010), fue el presidente, como sostiene el fiscal y la auditoría interna de Bankia. 

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios