caso de las tarjetas opacas

Blesa: "Los auditores tenían 'pistas' para deducir la existencia de las tarjetas"

El fiscal acorrala al expresidente de la entidad con el correo del ex secretario del consejo, Enrique de la Torre, que le informaba de que esos medios de pago eran "black a efectos fiscales"

Foto: Miguel Blesa y Rodrigo Rato. (Reuters)
Miguel Blesa y Rodrigo Rato. (Reuters)

El expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, declara a lo largo de esta mañana ante la sección cuarta de la Audiencia Nacional en la tercera jornada del juicio de las tarjetas 'black' con las que 65 acusados gastaron más de 12 millones de euros entre 2003 y 2012. Blesa, para el que el fiscal Alejandro Luzón solicita una pena de seis años de cárcel por un presunto delito continuado de apropiación indebida de más de 50.000 euros, tendrá que responder a las preguntas de las partes y el tribunal sobre la creación y distribución entre los consejeros y ejecutivos de la caja de estos medios de pago creados al margen del circuito ordinario de concesión de tarjetas de la entidad y opacos a efectos fiscales. Estos son los puntos fuertes de su declaración:

Blesa: "Los auditores tenían 'pistas' para deducir la existencia de las tarjetas"

- La declaración está a punto de comenzar. Antes del comienzo de la tercera jornada del juicio, el tribunal ha notificado el auto por el que rechaza las cuestiones previas presentadas por las partes. Las dos más importantes, planteadas por Blesa y Rato y a las que se adhirieron todas las acusaciones, pretendían echar a Bankia y el FROB del proceso al considerar que no eran perjudicadas por los gastos de las tarjetas. En su argumentación, los dos expresidentes mantuvieron que Bankia no existía cuando se realizaron la mayoría de los gastos. La segunda cuestión trataba de anular la prueba de los extractos en los que se recogían las disposiciones y las retiradas de efectivo. El fiscal se opuso a su admisión y el tribunal le ha dado la razón.

-Comienza la declaración de Blesa a las 11.35. Anuncia que solo responderá al fiscal, al tribunal y a su abogado.

-El fiscal, Alejandro Luzón, pretunta a Blesa por su etapa anterior a la presidencia cuando era consejero. ¿Quien le entregó su tarjeta? Me la dio el secretario general en 1994 me dijo que era para gastos de libre disposición.

-"Entiendo que al ser de libre disposición era un complemento retributivo"

Imágenes capturadas de la señal institucional de la Audiencia Nacional
Imágenes capturadas de la señal institucional de la Audiencia Nacional

 

-¿Existía algún acuerdo de la caja que amparara esas cajas?, pregunta el fiscal. "Sé por el informe de la auditoría de Bankia que había un contrato con Visa de 3 de mayo de 1994 en el que se recogen las tarjetas que se entregaban a los directivos. Hay también un apartado de las tarjetas de los consejeros,  pero su origen es de 1998", responde Blesa.

-"He sabido más de las tarjetas ahora que en aquel momento", dice Blesa. "Cuando llegué a la presidencia no me puse a revisar decisión a decisión de l acasa si tenía amparo en decisiones de los órganos de la caja"

-No pusieron tacha alguna a las tarjetas ni a la forma de utilizarlas ni los contorles internos de la caja ni el Banco de España. Su origen es de 1988. Formaban parte de un plan de revisión y actualizacion de las retribuciones de todo el personal de la caja. La retribución del presidente se fija en un consejo del 17 de mayo de 1988: 27 millones de pesetas y 2 millones anuales para gastos específicos de la empresa.

-No hay un solo circuito para revisión de tarjetas. Hay unas tarjetas de clientes autorizadas por el comité financiero. Unas tarjetas para gastos de representación de empleados que dependen del comité de medios. Y las remuneratorias de libre disposición de consejeros y ejecutivos no son competencia del comité de medios.

Blesa: "Los auditores tenían 'pistas' para deducir la existencia de las tarjetas"

-El presidente tenía una delegación para fijar el sistema de esa compensación y la cuantía. Era el presidente quien decidía la entrega de la tarjeta y la cantidad que se podía gastar. El área de operaciones se encargaba de la emisión de la tarjeta y de darla de alta en el sistema

-¿En ese acuerdo de 1988 se menciona la palabra "tarjeta"?, pregunta Luzón. Blesa contesta que no. 

-Yo fui consejero con el presidente Terceiro y tuve acceso con él a una tarjeta

-Las tarjetas de gastos de representación [otra de las tarjetas que recibieron los consejeros] no tenían límite, afirma Blesa.

-¿Quién toma la decisión de incrementar los límites de gasto delas tarjetas?, pregunta Luzón. "La tomo yo porque estoy habilitado por el acuerdo de 1988 para fijar la cuantía", responde Blesa

-Fui incrementando los límites de las tarjetas porque la caja no era la misma que la de 1988. Ese año tenía un balance de 30.000 millones de euros. En 2009 ese balance se había duplicado. Respondía a la implicación de los consejeros en una caja en expansión.

-Yo tomaba la decisión sobre la cuantía de las tarjetas. Eso había que comunicárselo a alguien. Se lo comunicaba al director de recursos humanos, a Sánchez Barcoj, que ponía enmarcha la maquinaria para la emisión de la tarjeta o que tomara nota de los cambios en el importe máximo que se podía gastar. Había muchos incidentes con las tarjetas y de ellos se ocupaba Sánchez Barcoj.

-¿Cuándo le pedían que le aumentaran el límite para el mes de agosto, quien tomaba la decisión? Las tarjetas tienen un límite operativo para evitar que si se pierde alguien pueda usarla. Si alguien tenía previsto realizar un gasto superior durante un mes o dos meses, pedían que ese límite operativo, no la cuantía, se le levantase durante ese período. Ese mes podía gastar más pero nunca superaría la cantidad que tuviera establecida anualmente.

-¿Se daba información a los consejeros de la necesidad de declarar esas tarjetas? Ninguna información se da a los consejeros sobre cómo hacer su declaración de IRPF, pero todos los empleados de la caja tenían cada año un certificado de haberes.

-Supimos que no se incluían esas tarjetas en los certificados con los informes de Bankia. Todo el mundo estaba en la creencia de que las tarjetas estaban incluidas.

-¿Por qué no se hacían retenciones? "Todo el mundo estaba en el convencimiento de que esas retenciones sí se hacían", responde Blesa.

-Luzón pregunta por qué las tarjetas no constaban en los informes de gobierno corporativo de Caja Madrid, donde se explicaban con detalle las retribuciones de consejeros y directivos. "No hay que hacer mención al medio de pago, sino a la cuantía de la retribución". "Esas cantidades estaban incluidas en las retribuciones de los consejeros y los directivos. Le dábamos de manera agregada todas las cifras a la Comisión Nacional del Mercado de Valores"

-El fiscal pide que se le exhiba a Blesa el correo de Enrique de la Parra con copia a Blesa en el que informa de la existencia de las tarjetas "black a efectos fiscales" . Blesa responde que ese correo no iba dirigido a él. 

Blesa entra al juicio
Blesa entra al juicio

-Ese correo explica la tarjeta a la que tenían acceso los miembros de la comisión de control y el límite y se explica que son "black a efectos fiscales". Se dice que tienen la "bendición presidencial".

-Blesa dice que no ha leído ese correo. "Si lo hubiera leído en su momento me habría interesado por lo que decía"

-Luzón le pregunta por qué el mismo en un correo explicaba que esas tarjetas eran "un tema delicado". Blesa responde que todas las retribuciones de consejeros y directivos eran "delicadas". "Nadie tiene por qué saber cómo se gasta cada uno su dinero".

-¿No cree que las retribuciones deberían ser transparentes y no opacas?, insiste el fiscal anticorrupción. "No hay ocultación porque están incluidos en el plan general de contabilidad de la caja, los auditores disponen de ello y por eso no hay ocultación ninguna. Cuando llegó la inspección pudo analizar esas cuentas", responde.

-¿Conocía el auditor externo estas tarjetas? "Los auditores necesariamente conocen la existencia delas tarjetas. Porque tienen obligación de analizar las actas de organos de gobierno, y de la inspección. De ahí se puede deducir la existencia de las tarjetas", dice Blesa.

-¿Cómo lo pueden deducir? Tienen suficientes pistas para deducir la existencia de las tarjetas.

-El fiscal pasa a preguntar ahora sobre las tarjetas de los directivos. ¿Tenían soporte contractual? Blesa responde que estas retribuciones vía tarjeta no aparecían en los contratos de los directivos. Pero sostiene que iban incluídos en su remuneración fija. "Los contratos no tienen todas las remuneraciones. Tienen las iniciales pero no se van apuntando las nuevas que se van añadiendo"

-¿Por qué algunos no podían sacar dinero? "No sé quien tomó esa decisión. No me parece coherente porque es una retribución de un consejero"

-¿Por qué algunos miembros del consejo usaron sus tarjetas tras dejar la caja? "En el momento en que dejen la caja, la tarjeta debe ser anulada. Desconozco como pasar eso". "No sé quien pudo autorizar esto" "Cuando salí de la caja, al día siguiente, tiré mi tarjeta"

-El fiscal da por terminado su interrogatorio. Comienza ahora su abogado defensor, Carlos Aguilar.

-Blesa vuelve a insistir en que los aumentos de las tarjetas no eran ampliaciones de retribución, sino ampliaciones del límite operativo de las tarjetas. Ese límite siempre es el mismo por razones de seguridad y uno puede pedir que se eleve.

-Amplió usted el límite de su tarjeta? En mi caso fue para hacer un viaje en el que iba a tener gastos superiores, por eso yo pedía la operación. 

-El abogado pregunta sobre el excel que contiene los extractos de las tarjetas. Blesa dice que no es un documento mercantil. Si uno compara los extractos de una tarjeta y el listado excel, verá que no coinciden en el formato. No es el movimento de cuenta. No es un documento bancario. No es una suma de extractos bancarios ni es el documento de Visa. Los datos que ahí vienen no los puedo contrastar con ningún documento que yo firmara al hacer un gasto fuera donde fuera.

-Blesa vuelve a cargar contra su antecesor Jaime Terceiro al afirmar que fue durante su presidencia cuando se crearon las tarjetas black. Recuerda que el acuerdo del consejo de 1988 aprobado durante su mandato daba al presidente la discrecionalidad para repartir incentivos entre sus consejeros.

-"Nunca me pidieron que justificara los gastos de mi tarjeta en mi etapa de consejero"

-¿Caja Madrid tenía información de los gastos que se hacían con esta tarjeta?, pregunta su defensor. "Sí, claro". Explica que se tenía conocimiento a través de Visa y que esos informes se almacenaban, no se destruian. 

-"Los miembros de la auditoría interna durante la presidencia de Terceiro también tenían tarjeta"

-"No hay reproche alguno ni acusación de irregularidad de  ningún departamento interno de la caja ni externo, ni auditores ni Banco de España ni Hacienda a la forma de contabilizar los gastos de las tarjetas a lo largo de 23 años.

-Tengo la plena convicción de haber actuado legítimamente.

-A las 13.47, termina la declaración y suspende la sesión. Se reanudará el próximo martes con el interrogatorio de Rodrigo Rato.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios