guerra en interior

El comisario Villarejo reconoce la existencia de la llamada "operación Cataluña"

Admite que estuvo trabajando en ella junto al que era jefe de Asuntos Internos, Marcelino Martín Blas, quien ha provocado ahora la imputación de Villarejo en el caso Nicolás

Foto: El comisario José Manuel Villarejo, tras declarar en el marco del caso ático. (EFE)
El comisario José Manuel Villarejo, tras declarar en el marco del caso ático. (EFE)

Un alto mando de la Policía ha admitido por primera la existencia de una denominada "operación Cataluña". Ha sido el comisario adscrito a la Dirección Adjunta Operativa del cuerpo y autodefinido como agente encubierto José Manuel Villarejo, que ha declarado este miércoles como imputado en el marco de la instrucción que dirige el Juzgado número 2 de Madrid para averiguar quién grabó la reunión que mantuvieron en octubre de 2014 dos policías y dos agentes del CNI que investigaban el caso Nicolás.

[Évole: "Villarejo ha visto las orejas al lobo. Lo de la doctora Pinto le inquieta”]

Villarejo ha reconocido que trabajó con el comisario Marcelino Martín Blas, que está al frente de las pesquisas que instruye el Juzgado número 2 y que ha provocado la imputación del primero, de modo "muy intenso" en 2012, cuando ambos coincidieron en la mencionada "operación Cataluña". Ha admitido esta vinculación profesional de ambos para argumentar que la relación entre los dos era buena en aquel momento y que no se torció hasta que en el marco de la operación Emperador Villarejo le recriminó a Martín Blas el estar investigando a varios policías al margen del control judicial.

Según el imputado, el entonces jefe de Asuntos Internos -Martín Blas- no solo no le hizo caso cuando le llamó la atención en este sentido, sino que incluso comenzó a investigar al hijo de Villarejo. Este episodio, según el agente encubierto, fue el origen de la mala relación que existe actualmente entre ambos comisarios y que ha provocado una enorme división en la cúpula de la Policía durante los últimos meses, sobre todo a raíz del caso Nicolás, que ha tenido como investigador jefe a Martín Blas, quien trató inicialmente de imputar sin éxito a Villarejo metiendo su nombre en un informe.

Francisco Nicolás atiende a los medios a la salida de los Juzgados de Plaza de Castilla. (EFE)
Francisco Nicolás atiende a los medios a la salida de los Juzgados de Plaza de Castilla. (EFE)

El confidencial publicó en octubre de 2014 que el Ministerio del Interior había enviado 30 agentes de la Unidad de Inteligencia de la Policía -creada por el director del cuerpo, Ignacio Cosidó, en 2012- a Cataluña con intención de investigar a Convergencia y ERC, como de hecho ha quedado acreditado en las grabaciones realizadas en el despacho del ministro Jorge Fernández Díaz hace dos años que sacó a la luz el diario Público la semana previa a las elecciones generales del pasado 26 de junio.

En esas grabaciones -cuyos audios duran cuatro horas- Fernández Díaz habla con el que era jefe de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, sobre cómo desprestigiar e incluso abrir investigaciones contra los dos grandes partidos nacionalistas, Convergencia y Esquerra Republicana. Las entrevistas entre los dos interlocutores tuvieron lugar en octubre de 2014, pocos días antes de la celebración de la polémica consulta soberanista del 9N.

El comisario Villarejo ha acusado, de hecho, al propio Martín Blas de hacer la grabación solo para incriminarle y ha argumentado que él no pudo registrar la reunión porque no tuvo conocimiento de ella hasta que la vio en el diario Infolibre y se lo escuchó al director adjunto de la Policía, Eugenio Pino. En ese momento, ha comentado, Martín Blas fue "objeto de chanza" entre la cúpula de Policía, quedó en "ridículo" por haber sido grabado. El comisario ha llamado "torpe" e incluso "delincuente" a Martín Blas en varias ocasiones durante su declaración hasta que el titular del Juzgado número 2, Arturo Zamarriego, le ha llamado la atención y le ha recriminado su actitud, momento en el que Villarejo ha empezado a hablar de "don Marcelino".

Gómez Iglesias ha revelado que fue precisamente López quien se acercó a él y le propuso al chico decir el nombre de la persona que grabado

A pesar de que el encuentro entre los policías y los agentes del CNI apareció también en el diario digital Información Sensible, propiedad de la mujer de Villarejo, éste aseguró que no estaba detrás de la filtración. Argumentó que su pareja es periodista, independiente y tiene un "fuerte carácter". "Yo no soy la fuente, porque yo no estuve en la investigación" del pequeño Nicolás, ha insistido Villarejo, quien ha dejado claro que no influye en Información Sensible porque "su esposa no se lo permite".

Además de Villarejo, también han declarado este miércoles ante Zamarriego, el joven Francisco Nicolás Gómez Iglesias y el inspector Rubén López, número dos de Martín Blas en la investigación del caso Nicolay y de la pieza separada que rastrea al autor de la grabación de la reunión entre los policías y los agentes del CNI. Gómez Iglesias ha revelado que fue precisamente López quien se acercó a él un día antes de declarar en el juzgado y le propuso al chico decir el nombre de la persona que había realizado la grabación. Según el pequeño Nicolás, López le llegó a decir que, si lo hacía, intercedería por él ante el juez y ante la Fiscalía.

Este extremo ha sido negado por López en su comparecencia de este miércoles. En concreto, de hecho, el inspector ha negado que fuera él quien se acercara a Nicolás, sino que fue el joven el que tuvo la iniciativa.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios