la fiscalía pide 10 meses de prisión

El caso Asunta sienta a un guardia civil en el banquillo de un tribunal militar

El agente que custodiaba a Alfonso Basterra tuvo un encontronazo con un superior y la Fiscalía pide casi un año de prisión en aplicación del Código Penal Militar

Foto: El incidente que provocó el juicio contra el guardia civil se produjo a la salida del juzgado, tras una declaración de Alfonso Basterra. (EFE)
El incidente que provocó el juicio contra el guardia civil se produjo a la salida del juzgado, tras una declaración de Alfonso Basterra. (EFE)

El caso Asunta sigue dando que hablar incluso después de que el tribunal condenara a Rosario Porto y Alfonso Basterra a 18 años de cárcel. El guardia civil que custodiaba a este último durante el proceso judicial se sentará también en el banquillo de los acusados, aunque por un incidente aparentemente intrascendente. En concreto, por ordenar que el furgón que trasladaba al entonces imputado abandonara los juzgados, como había ordenado el juez José Antonio Váquez Taín, pero en contra del criterio de un cabo de otra unidad. 

El 30 de diciembre de 2013, el agente trasladó a Basterra ante el instructor para que prestara declaración. Tras el testimonio, y con el beneplácito del magistrado, el encargado de la custodia metió al acusado en el furgón policial y se dispuso a abandonar las dependencias judiciales cuando se encontró con un obstáculo imprevisto. Un cabo del Servicio de Intervención Rápida se interpuso en su camino y le dijo que no podía irse. Comenzó en ese momento una discusión entre el jefe de la custodia y el cabo.

El superior de este último -un sargento- acusó posteriormente al agente de empujar al cabo, lo que provocó la apertura de un proceso judicial que derivó en el Tribunal Militar Territorial número 4 de A Coruña. La Fiscalía, de hecho, solicita 10 meses de prisión para el guardia en aplicación del Código Penal Militar, pena que ha provocado la reacción de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), que califica el testimonio del superior de falso.

"A pesar de existir imágenes que demuestran que los hechos no ocurrieron tal y como indicaba el sargento, y a pesar también de las múltiples y constantes contradicciones en las declaraciones del cabo, del sargento y de otros testigos, nuestro compañero tendrá que sentarse en el banquillo y enfrentarse a una posible condena de 10 meses en una prisión militar", explican desde AUGC, donde se muestran dispuestos a emprender "acciones legales contra aquellos que han sido capaces de faltar a la verdad sin importarles las consecuencias".

La prueba principal ha aparecido dañada

El juicio contra el agente estaba previsto que comenzara este martes en el mencionado tribunal militar. Sin embargo, ha sido suspendido debido a que la prueba principal que exoneraría al acusado, según AUGC, ha aparecido dañada. Se trata de un CD que mostraría las imágenes de los hechos y que, en opinión de la asociación mayoritaria de guardias civiles, demostraba que el acusado en ningún momento empuja al cabo.

Desde AUGC inciden además en que "en cualquier cuerpo policial, incluso el Ejército, el guardia no habria estado a cargo del servicio [no cobra por esa responsabilidad], sino que habría sido un suboficial el responsable del traslado, con lo cual no se habría producido" el incidente. "Pero en la Guardia Civil todos cobran por la responsabilidad, aunque el trabajo lo realizan los de abajo", subrayan.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios