nuevo frente judicial contra bankia

De la Mata investiga la sobretasación de pisos y las hipotecas de alto riesgo de Caja Madrid

De la Mata admite a trámite una querella contra Blesa y una veintena de directivos de la entidad por estafa, administración desleal, falsedad y asociación ilícita

Foto: El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa. (Reuters)
El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa. (Reuters)

Nuevo frente judicial para Bankia. El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha iniciado una investigación contra una veintena de miembros del consejo de administración de Caja Madrid entre 2003 y 2009, en pleno 'boom' inmobiliario, por la práctica sistemática de sobrevalorar inmuebles a la hora de conceder hipotecas, así como por la concesión de créditos a clientes que, por su reducida solvencia, debieron ser rechazados y que derivó en el rescate de Bankia con 22.000 millones de euros. Entre los querellados se encuentra el expresidente de la entidad Miguel Blesa e Ildefonso Sánchez Barcoj, también imputados en la causa por el falseamiento de cuentas y en las tarjetas 'black'. El magistrado aprecia los delitos de estafa, administración desleal, falsedad documental y asociación ilícita.

La querella, presentada por dos accionistas de Bankia -Santiago Barroso Gamella e Isabel Menéndez Muñiz-, se dirige también contra la tasadora del grupo, Tasaciones Madrid SA, que, según el magistrado, "valoraba de forma sistemática los inmuebles hipotecados por encima del precio de los mismos". Al abrigo de estas sobretasaciones, "se concedían de forma sistemática préstamos por encima del 100% del precio de compraventa de los inmuebles hipotecados", prosigue la resolución.

El auto asegura que Caja Madrid, mediante esta sistemática, "concedía préstamos hipotecarios de 20 o más años a personas extranjeras con permisos temporales de residencia y trabajos de uno o dos años de validez". Ello derivó en "una cartera hipotecaria de alto riesgo que, en ciclos de recesión como el actual, explicaron la mayor mora" de Bankia comparada con el resto de entidades de crédito así como "la acumulación de pérdidas".

Ildefonso Sánchez Barcoj. (EFE)
Ildefonso Sánchez Barcoj. (EFE)

El juez cita como imputados a Blesa, Sánchez Barcoj (exdirector general financiero y de medios), Ramón Martínez Vílchez (exgerente de riesgos) e Ignacio Navascués (exdirector general de Tasaciones Madrid SA) y pide a Bankia la relación de todos los miembros del consejo de administración de Caja Madrid, su comisión ejecutiva, comisión de control, dirección general financiera y de medios y gerencia de riesgos entre 2003 y 2009, la época del 'boom' inmobiliario en que se desarrollaron estas prácticas que ahora se investigan.

De la Mata justifica que sea la Audiencia Nacional la que investigue el caso por el enorme perjuicio a la economía nacional que esas prácticas habrían causado. El juez asegura que esa operativa sistemática y generalizada habría afectado a miles de clientes y habría producido pérdidas generalizadas. El auto recuerda la posición destacada de Bankia en el mercado financiero español durante esos años con un negocio crediticio de más de 186.000 millones de euros, y señala "los miles de millones de caudales públicos que han debido ser inyectados en la misma para sanearla, capitalizarla y, así, mantener su operativa y el cumplimiento de sus obligaciones frente a depositantes, clientes y acreedores".

Antiguo cartel de Caja Madrid. (EFE)
Antiguo cartel de Caja Madrid. (EFE)

Para evaluar si debía o no admitir a trámite la querella e iniciar la investigación, el instructor solicitó un informe sobre estas prácticas a la Inspección del Banco de España. Ese documento relata las deficiencias del sistema de análisis de riesgo implantado por Caja Madrid en 2003 y su agresiva política comercial, que derivaron en el incremento de las operaciones que debieron ser rechazadas durante el periodo 2006-2008. "En muchos casos, esas operaciones estaban mal concedidas desde su inicio a clientes sin ingresos regulares o con ratios de endeudamiento elevado", relata De la Mata en relación a ese informe, que afirma que el importe de muchos créditos concedidos era el equivalente al valor del inmueble o superior.

El sistema de análisis de riesgos, según la inspección, "no contemplaba como factores diferenciadores de riesgo ni el canal de entrada, ni la nacionalidad del acreditado". "Informes de auditoría interna reiteran en esos años una deficiencia en la información sobre la capacidad de pago del acreditado", añade. Todo ello derivó en un incremento sostenido de los créditos morosos. La tasa de mora pasó del 0,31% en diciembre de 2005 al 8,4% en marzo de 2009 debido a las operaciones captadas a través de agentes de la propiedad inmobiliaria, las que superaban el 80% del valor del inmueble y los préstamos concedidos al "colectivo extranjero".

Respecto al papel de Tasaciones Madrid, el informe del Banco de España refleja que esa entidad elaboraba tasaciones que "no se ajustaban a la realidad del mercado", "eran de baja calidad, por establecer, como regla general, un valor de tasación significativamente superior al valor de mercado de los bienes".

 

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios