el juicio de los pinchazos del tamayazo

Tamayo y Sáez reaparecen en plena formación del Gobierno de Madrid

Tránsfugas, constructores y exdirigentes del PP pretenden averiguar en los juzgados quién ordenó interceptar sus llamadas telefónicas los días previos al episodio que costó la presidencia a Simancas

Foto: Imagen de archivo de María Teresa Sáez y Eduardo Tamayo. (Cordon Press)
Imagen de archivo de María Teresa Sáez y Eduardo Tamayo. (Cordon Press)

Los tránsfugas del PSOE que hace 12 años dieron la presidencia de la Comunidad de Madrid a Esperanza Aguirre y al Partido Popular reaparecen en la esfera pública justo en pleno proceso de conformación de los nuevos gobiernos regionales. Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez volverán a ser protagonistas junto a nombres como José Luis Balbás, José Esteban Verdes o Francisco Bravo Vázquez en el juicio que tendrá lugar el próximo 15 de octubre en el Juzgado de lo Penal número 22 de Madrid por los denominados pinchazos del Tamayazo.

La vista -que estaba prevista para antes de las elecciones del pasado 24 de mayo, pero que fue retrasada sine die por la sustitución del juez que se iba a hacer cargo del caso- ha sido fijada tras la incorporación del nuevo magistrado y se produce a iniciativa de los propios protagonistas del Tamayazo, que durante los días posteriores al episodio que puso patas arriba la Comunidad de Madrid vieron cómo varios medios reprodujeron las llamadas telefónicas que habían tenido entre ellos antes de los comicios. Los cruces de conversaciones insinuaban que detrás del episodio que costó la presidencia al socialista Rafael Simancas podía existir una trama que tenía objetivos políticos y económicos.

En concreto, tras la decisión de Tamayo y Sáez de ausentarse de la Asamblea que se disponía a votar al próximo presidente de la Comunidad de Madrid, el diario El Mundo y la revista Interviú publicaron las llamadas telefónicas que cruzaron ambos diputados rebeldes con el empresario Bravo Vázquez y con el abogado Esteban Verdes, además de con el líder de la corriente socialista a la que pertenecían los dos políticos díscolos, José Luis Balbás.

El tamayazo llevó a Esperanza Aguirre a la presidencia de la Comunidad de Madrid. (Reuters)
El tamayazo llevó a Esperanza Aguirre a la presidencia de la Comunidad de Madrid. (Reuters)

Interviú publicó el 16 de junio que Tamayo y el consejero delegado del grupo inmobiliario Euroholding, Bravo Vázquez -que gestiona medio centenar de sociedades dedicadas al juego y a la construcción-, mantuvieron varios contactos telefónicos los días previos a las elecciones del 25 de mayo de 2003, lo que daba a entender que estaban detrás de una trama de ocultos intereses que tenía el fin de evitar el nombramiento de Simancas como presidente de la Comunidad de Madrid. En la misma información, la revista explicaba también las llamadas que habían cruzado entre Tamayo, que parecía el eje de todo el entramado, y José Luis Balbás, entonces cabeza visible de Renovadores por la Base.

El periódico, por su parte, aseguró 20 días después del episodio que dio el sillón presidencial a Aguirre que Esteban Verdes, Ricardo Romero de Tejada -entonces secretario general del PP de Madrid- y el propio Tamayo intercambiaron llamadas los dos días anteriores a la crisis política. De estas conversaciones -el orden y la duración, en ningún caso el contenido de las mismas- podría desprenderse, como señaló el diario, que el letrado "hizo de intermediario" entre el dirigente popular y el diputado regional "durante las 48 horas anteriores al 10 de junio", que fue el día en el que Tamayo decidió abandonar el hemiciclo madrileño junto a Sáez.

La relación entre los tres sugería, según el mismo medio, una suerte de complot organizado desde el PP que tenía la finalidad de desbancar a Simancas de un asiento que en realidad nunca llegó a ocupar. Destacaba el periódico madrileño que el abogado era también por aquella época novio de la concejal popular en el Ayuntamiento de Madrid Paloma García Romero, a su vez persona de confianza del entonces alcalde, Alberto Ruiz Gallardón, quien al mismo tiempo asumió el cargo de presidente regional en funciones durante el tiempo que se prolongó la crisis política.

El tamayazo derivó en una retahíla de acusaciones enfrentadas entre socialistas y populares relacionadas con el transfuguismo y la corrupción

Los presuntos perjudicados por esta interceptación de sus comunicaciones, que los citados medios situaban en la cúspide de una trama de conspiración, quieren saber quién hay detrás de los pinchazos que reprodujeron Interviú y El Mundo, por lo que decidieron denunciar a los dos exempleados de Telefónica que interceptaron la comunicación y posteriormente la filtraron. La Fiscalía desconoce quién dio la orden a los dos extrabajadores de la compañía -Álvaro S. C. y Alberto M. L.-, extremo que pretenden averiguar también los denunciantes.

Según el Ministerio Público -que solicita cuatro años de prisión para cada acusado por revelación de secretos-, los dos "consultaron los datos de clientes" que no tenían nada que ver con los usuarios que tenían asignados como gestores comerciales. En concreto, las llamadas que realizó Tamayo entre el 1 de mayo y el 11 de junio de 2003; Romero de Tejada, entre el 1 al 31 de mayo; Esteban Verdes, del 1 de mayo al 26 de junio; Bravo Vázquez, entre el 1 de mayo y el 18 de junio; y Balbás, del 1 de mayo al 11 de junio. 

El Tamayazo provocó una crisis política inédita hasta ese momento en España. Los diputados socialistas de la Asamblea de Madrid Tamayo y Sáez se ausentaron del hemiciclo durante la celebración de la votación que se disponía a elegir a Simancas presidente de la Comunidad de Madrid el 10 de junio de 2003. La suma de los 47 escaños logrados por el PSOE y los 9 de IU superaba por un voto los 55 diputados obtenidos por el PP. La abstención de los dos socialistas, por lo tanto, desequilibraba la balanza a favor del grupo presidido por Aguirre, que eligió a Concepción Dancausa como presidenta de la Asamblea regional.

El episodio derivó en una retahíla de acusaciones enfrentadas entre socialistas y populares relacionadas con el transfuguismo y la corrupción que finalmente desembocó en la repetición de las elecciones autonómicas el 26 de octubre de 2003, comicios que dieron la mayoría absoluta al PP, que obtuvo 57 escaños frente a los 45 del PSOE y los 9 de IU. Este nuevo resultado aupó a Esperanza Aguirre hasta la presidencia de la Comunidad de Madrid.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios