Es noticia
Menú
Mónica Oriol negó la reducción de jornada a una madre y la mandó a dos horas de casa
  1. España
le dio el turno de noche

Mónica Oriol negó la reducción de jornada a una madre y la mandó a dos horas de casa

La mujer, que al principio trabajaba de mañana y tarde de lunes a viernes, denunció la decisión de la empresa, aunque no llegó a celebrarse el juicio y hubo un acuerdo

Foto: Mónica Oriol, en una imagen de archivo. (EFE)
Mónica Oriol, en una imagen de archivo. (EFE)

La empresaria Mónica Oriol cumple lo que predica públicamente: las mujeres en edad fértil no son útiles. Durante el pasado año, una empleada que acababa de tener una hija solicitó reducir su jornada laboral, pero la compañía se negó en redondo. Tras incorporarse de la baja por maternidad, la chica pidió trabajar una hora menos al día, como contempla la ley para las madres con hijos con edad inferior a los 12 años, para atender a su pequeña. Ante la insistencia de la joven, la empresa decidió cortar por lo sano y tratar de forzar su salida voluntaria pasándola al turno de noche y enviándola a trabajar a casi dos horas de distancia de su domicilio.

La mujer comenzó a trabajar de lunes a domingo en esas condiciones, que empeoraban claramente con respecto a las que tenía antes. Estas nuevas circunstancias motivaron que la chica interpusiera una denuncia contra la empresa para que fueran los tribunales los que decidieran. El proceso, sin embargo, no llegó al juzgado. En la fase de conciliación, los representantes de Seguriber, la compañía para la que trabajaba la muchacha, admitieron su derecho reconocido en la ley y se comprometieron a concederle la reducción de jornada.

El secretario general de la sección de seguridad privada de la Unión Sindical Obrera en Madrid, Manuel Guillén, asegura que este tipo de comportamientos "son habituales" en la empresa de Mónica Oriol. "Van al límite y de partida no conceden nunca los derechos a los trabajadores hasta que un juez lo pide", afirma Guillén, quien remarca que hay ocasiones en las que "incluso con una sentencia judicial en la mano, la empresa se niega a cumplir la ley". Para los dueños de Seguriber, continúa, "los empleados somos simple mercancía".

Oriol, que fue la primera mujer que presidió el Círculo de Empresarios, declaró en octubre que 'prefiere' contratar mujeres de más de 45 años o menores de 25

Oriol, que fue la primera mujer que presidió el Círculo de Empresarios, declaró, sin embargo, el pasado octubre que ella “prefiere” contratar a mujeres mayores de 45 años o menores de 25 porque el resto son favorecidas por la ley. “Si una mujer se queda embarazada y no la puedes echar durante los 11 años siguientes a tener a su hijo, ¿a quién contratará el empresario?”, se preguntó en alusión a las mujeres trabajadoras que se cogen jornada reducida.

Si se quedan embarazadas, dijo, “¿qué hacemos con el problema?”. “Un recursos humanos elegiría antes a un hombre que a una mujer”, añadió. “Cuando dices a una mujer de 35 años si quiere volver tarde por la noche y viajar constantemente, la realidad es que no; llegar a puestos directivos no se consigue con cuotas o regulaciones, sino con que la mujer sepa que un puesto directivo requiere sacrificios”, incidió antes de recomendar a las directivas que “se casen con un funcionario o con un marido al que le gusten mucho los niños”.

Las cuentas de Seguriber –compañía que cubría la seguridad del Madrid Arena durante la tragedia– son cada vez peores. La sociedad perdió 35,5 millones de euros en 2013, cuando un año antes había ganado 220.000 euros. En abril de 2014, cuando Oriol era aún presidenta del Círculo de Empresarios, propuso legalizar puestos de trabajo con sueldos inferiores al salario mínimo interprofesional para personas poco cualificadas con el fin de acelerar la creación de empleo, iniciativa que generó una enorme polémica en la opinión pública.

También propuso reducir el coste del despido hasta 18 días por año, en línea, dijo, con otros países de la Unión Europea, en lo que denominó una “segunda vuelta” de la reforma laboral. La empresaria argumentaba que los síntomas de recuperación económica son claros, pero insuficientes, por lo que había que tomar medidas como la citada para impulsar la economía.

La empresaria Mónica Oriol cumple lo que predica públicamente: las mujeres en edad fértil no son útiles. Durante el pasado año, una empleada que acababa de tener una hija solicitó reducir su jornada laboral, pero la compañía se negó en redondo. Tras incorporarse de la baja por maternidad, la chica pidió trabajar una hora menos al día, como contempla la ley para las madres con hijos con edad inferior a los 12 años, para atender a su pequeña. Ante la insistencia de la joven, la empresa decidió cortar por lo sano y tratar de forzar su salida voluntaria pasándola al turno de noche y enviándola a trabajar a casi dos horas de distancia de su domicilio.

Mónica de Oriol Igualdad de género
El redactor recomienda