MALESTAR EN LAS AGRUPACIONES MUNICIPALES

Desencanto interno en Ciudadanos ante los enchufes, las dimisiones y los tránsfugas

Es difícil encontrar provincia o municipio en los que no se hayan denunciado “irregularidades” en la elección de candidatos de C's o listas en las que que no figuren afiliados de otras opciones políticas

El partido que lidera Albert Rivera ha conseguido formar candidaturas en todas las comunidades autónomas, todas las capitales de provincia y en 750 municipios españoles de cara a las elecciones del 24 de mayo. Ciudadanos pretende dar continuidad a los éxitos cosechados en Andalucía, región en la que sorprendentemente obtuvo nueve escaños.

La agrupación, con sede en Barcelona, parece ir sobre ruedas pero, incluso cuando las cosas van bien, hay desencuentros internos. El desencanto en las agrupaciones municipales se ha hecho patente. Es difícil encontrar una ciudad en la que no se hayan denunciado “supuestas irregularidades” en los procesos de elección de candidatos o quejas entre los afiliados ante la avalancha de personas procedentes del resto de opciones políticas. “Las cosas están cambiando demasiado” con respecto al proyecto ciudadano original, comenta una persona que ha abandonado la afiliación en la Comunidad Valenciana. De hecho, existe una agrupación de unas 150 personas que integran a los ‘críticos’ naranjas, aglutinados en la denominada Plataforma por las Garantías Ciudadanas.

Los candidatos ‘oficialistas’ han ido ganando peso frente a candidatos respaldados por las bases, e incluso se pueden encontrar cabezas de lista procedentes de otros partidos, como UPyD, que han preferido cambiarse a un barco más seguro en el último momento.

El hombre clave en la elección de los candidatos es el secretario de organización del partido, Fran Hervías, a quien personas cercanas a Ciudadanos describen como “el hombre que mueve los hilos”. De él dependen muchas de las decisiones que se toman en la formación naranja y él reitera a El Confidencial que “en este partido son los afiliados los que deciden siempre, según los estatutos que aprobamos para el funcionamiento ordinario de Ciudadanos”. Sí acepta que hay candidatos que no cumplen con el requisito establecido en esos reglamentos, según el cual deben llevar al menos seis meses afiliados al partido. “Efectivamente, en ocasiones extraordinarias, el Comité Ejecutivo puede habilitar a esos aspirantes”, explica.

Ignacio Prendes, antes de abandonar UPyD por Ciudadanos. (Efe)
Ignacio Prendes, antes de abandonar UPyD por Ciudadanos. (Efe)

Argumentos que, sin embargo, no calan entre muchas de las agrupaciones de las comunidades autónomas. En Galicia, una de las provincias más reñidas ha sido A Coruña. Al final Ciudadanos apostará por Yago Folla-Cisneros, expulsado de UPyD hace apenas un mes, el 15 de abril. También la número tres de su lista, Patricia Pertierra, era militante magenta. El quebradero de cabeza que estaba suponiendo esta ciudad gallega parecía interminable. El comité ejecutivo de C’s decidió revocar la afiliación de nueve miembros de la agrupación ante lo que consideraba una “actitud alejada de los principios éticos de Ciudadanos”. Lola Prieto, que encabezaba la dirección coruñesa en un principio, fue apartada tras descubrirse que recomendaba al PP candidatos para su lista.

Y esta no ha sido la única polémica vivida en la formación naranja. También Ourense sufrió una oleada de bajas, después de que varios miembros acusaran al partido de “falta de transparencia”, “fraude” o “caciquismo”. Responsables locales aseguran que “presentaron un proyecto para el Ayuntamiento junto con una lista elegida democráticamente” y liderada por Rafael Castro, un joven arquitecto de 39 años, que después Barcelona tumbó diciendo que “no daba la talla”. Al final esta provincia se ha quedado sin candidatura ‘ciudadana’. El equipo de Castro dice que se negaron a incluir a gente de UPyD en su propuesta y eso fue lo que provocó el rechazo de la cúpula.

En la comunidad vecina, Asturias, Ciudadanos también ha contado con un exdiputado magenta, Ignacio Prendes, para posicionarlo como número dos de la lista, por detrás de Nicanor García. Prendes, por cierto, era el candidato de Rosa Díez a la presidencia de esta región y la militancia asturiana de C's mostró cierto malestar ante la posibilidad de que fuera el ex magenta el que liderara la candidatura naranja. Aunque C’s y los ‘críticos’ de UPyD coquetearon con la idea de crear una nueva marca, al final ‘los huidos’ magentas se incorporan a las siglas de Ciudadanos.

Fran Hervías (i) y Albert Rivera (c), en rueda de prensa. (Efe)
Fran Hervías (i) y Albert Rivera (c), en rueda de prensa. (Efe)

Castilla y León es otra de las comunidades en las que Rivera espera lograr una incursión en los principales núcleos de población. Pero también ha sufrido problemas. Cerca de una veintena de militantes de la provincia de León escribió una carta al Consejo de Dirección para denunciar “flagrantes irregularidades” y “actitudes dictatoriales” por parte de miembros del partido como Sadat Maraña, actual coordinador y portavoz de la provincia de León (antes estuvo en UPyD). De hecho, en la misiva que después fue analizada por el Comité de Garantías, aseguraban que hubo “irregularidades” en la asamblea de marzo de la que salieron muchas candidaturas. También se quejaron del impedimento a los candidatos "no oficialistas" a presentarse "en igualdad de condiciones que las candidaturas impuestas". Al final, la candidata a la Alcaldía de León es la joven Gemma Villarroel, después de que el propio Rivera desmontara la opción del que era su candidato, el empresario José Ángel Crego, tras la controversia que éste protagonizó al sugerir que debían ser los despedidos los que pagaran una indemnización a la compañía que les echara. El número dos de la lista es Luis Carlos Fernández Tejerina, exmilitante del PP que en 2008 compitió con la fallecida Isabel Carrasco por hacerse con la presidencia ‘popular’ de la provincia. También se han unido al equipo naranja dos ex cabeza de lista de UPyD: Ana Carlota Amigo, excandidata del partido al Ayuntamiento, y Santiago Álvarez, excandidato de los 'magentas' a las Cortes.

La aspirante a presidir la Junta de Extremadura, María Victoria Domínguez Paredes, es otra de las ‘ex’ del PP que Rivera ha fichado para su mapa electoral. Domínguez fue durante cuatro años la opción de los ‘populares’ para ser alcaldesa de Plasencia y en 2007 fundó Unión del Pueblo Extremeño (UPEx), partido por el que será concejal hasta la celebración de los próximos comicios, a los que acudirá como número uno bajo el paraguas de Ciudadanos. Militantes y simpatizantes extremeños han mostrado su sorpresa al no ver en primera fila a los dos ‘impulsores’ de C’s en la región, Javier Tajuelo y Juan Pedro Lázaro.

María Victoria Domínguez, candidata de C's en Extremadura, estuvo antes en PP y UPEx.
María Victoria Domínguez, candidata de C's en Extremadura, estuvo antes en PP y UPEx.

En la Comunidad Valenciana hay un escenario similar. Carolina Punset luchará por hacerse con la presidencia de la Generalitat tras resultar vencedora en las primarias. Fuentes del partido en la región reconocen que fue una sorpresa la reacción de la cúpula de Ciudadanos cuando Toni Cantó tanteó su posible integración en el partido después de abandonar UPyD. “Nos chocó que fuera Carolina la que diera la cara y en Barcelona tardaran tanto”, comentan. El número dos de Punset, Alexis Marí, era el coordinador territorial del partido magenta en Valencia.

En la provincia de Toledo, los afiliados también presentaron quejas al Comité de Garantías. De hecho, una treintena de ellos hizo llegar un escrito en el que denunciaban que no se había respetado el resultado de las primarias, insistiendo en que Esteban Paños, candidato actual al Ayuntamiento, no fue el elegido en la asamblea local. Criticaron también al coordinador provincial, Antonio López, que, según ellos, mandó un correo electrónico pidiendo el voto para Paños, aspirante ‘oficialista’, a pesar de que David Solano y Miguel Payán eran presuntamente los que contaban con el apoyo de las bases de la agrupación. También en Murcia, el candidato al municipio de Santomera, Ángel Losa Pérez, tiene un amplio currículum político. Durante años estuvo integrado en las filas del PP, formación que abandonó por VOX tras las discrepancias que mantenía con los ‘populares’ acerca del aborto. Ahora ha fichado por Ciudadanos.

Miembros de la agrupación de Aragón están decepcionados ante lo que consideran “una verdadera avalancha” de nuevos afiliados pertenecientes al Partido Aragonés Regionalista (PAR), salpicado por múltiples casos de corrupción y, por lo que consideran la imposición de candidatos ‘oficialistas’ por la coordinadora de Ciudadanos en la región, Susana Gaspar, aspirante también a la presidencia de esta comunidad.

Concretamente, fuentes internas del partido aseguran que estos nuevos fichajes se han producido hace ocho o nueve semanas, y han conseguido hacerse con un gran peso dentro de la formación desplazando a los militantes ‘ciudadanos’. También un grupo de ‘críticos’ aragoneses envió una carta a la Ejecutiva Nacional presentando sus quejas y criticando el proceso de las primarias, de “escasa difusión y con falta de información”, que imposibilitó a los candidatos conocer las listas de los afiliados para ponerse en contacto con ellos. Según explica Bruno Crespo, uno de los firmantes, tras enviar la misiva, la Dirección les comunicó su expulsión del partido. Desde luego, la presencia del PAR en las listas aragonesas se hace patente: en el ayuntamiento de Zaragoza, el número dos y número tres, Alberto Casañal y Sara Fernández, pertenecían a esta formación hasta hace pocos meses. En las Cortes, en cambio, encabeza la lista Susana Gaspar y la acompañan entre otros, Susana Garrido, que milita en el grupo naranja desde hace apenas unas semanas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
81 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios