CORREA, MATAS, BLESA...

Rato cierra el círculo de los protegidos de Aznar cercados por la justicia

Los caídos hasta el momento (Bárcenas, Matas, Rato...) suponen una durísima carga en todos los aspectos para el Partido Popular y su principal amenaza para volver a la oposición

Foto: Rodrigo Rato y José María Aznar, en una foto de archivo. (Efe)
Rodrigo Rato y José María Aznar, en una foto de archivo. (Efe)

Le sienta como un tiro que le recuerden esta circunstancia pero nunca más que hoy fue una realidad. El 5 de noviembre de 2005, cuando todavía se desconocía casi todo sobre las distintas y muy variopintas andanzas irregulares de algunos de sus principales edecanes, que lo fueron, me recibió en su flamante despacho de la Fundación FAES. Eran las 19 horas exactas.

Consumía un enorme puro habano mientras contestaba displicentemente a mis preguntas que luego tabulé en el libro titulado La maldición de Casandra.

-Señor Presidente, ¿puede usted poner la mano en el fuego por todos aquellos que fueron sus colaboradores?

Me miró con aire de desprecio y de superioridad y contestó:

-Sí, claro, naturalmente...Yo no soy Felipe González.

Han pasado de aquello casi diez años.

La definitiva caída con estrépito, y sin igual, escándalo social y político del que fuera su todopoderoso vicepresidente económico y ministro de Economía y Hacienda, Rodrigo Rato, viene a coronar el florero particular y bajo sospecha permanente del expresidente José María Aznar. Ese ramillete. Por ahora. Porque existe la impresión en medios judiciales y políticos de que en breve podrían aparecer otros.

Los caídos hasta el momento suponen una durísima carga en todos los aspectos para el Partido Popular y su principal amenaza para volver a la oposición.

Rato y Aznar en una foto de archivo.
Rato y Aznar en una foto de archivo.

Correa, Don Vito

El primero en caer fue Francisco Correa, Don Vito, el hombre que entró a trabajar para el PP que presidía José María Aznar en la oposición de la mano de su hermana Elvira. Fue el hilo del que se tiró para conocer las extraordinarias aventuras de Luis Bárcenas y de un sinfín de altos cargos populares, la mayor parte de ellos protegidos del propio Aznar. Léase, sin ir más lejos, a Jesús Sepúlveda, el hombre de Pozuelo de Alarcón al que el expresidente puso como ejemplo de honradez y eficacia. O su exesposa, Ana Mato.

El segundo de Correa -Gürtel, correa en alemán-, Alvaro Pérez, el Bigotes, fue elegido directamente por Ana Botella como su hombre de imagen, incluso antes de que aterrizara en el Ayuntamiento de Madrid a título de alcaldesa. "Se enamoró de él, platónicamente, ¿eh?, señor juez", afirmó Paco Correa ante el instructor inicial de la causa.

Ambos organizaron la despedida de soltero de Alejandro Agag y fueron parte importante en la organización del bodorrio de El Escorial. La relación con Aznar era muy intensa, reconocen dirigentes del PP de entonces. Hasta el punto que remitió al que fuera su jefe de gabinete y secretario particular, Antonio Cámara, a trabajar en las empresas de Correa por un sueldo notable, 300.000 euros anuales. La relación duró poco, harto Cámara de aguantar las "impertinencias" de su jefe.

Luis Bárcenas. (Efe)
Luis Bárcenas. (Efe)

De Álvaro Lapuerta a Bárcenas

Cuando el juez Manglano pilló in fraganti al tesoro que le había testado Manuel Fraga en el PP, Rosendo Naseiro, Aznar personalmente encargó a Francisco Alvárez Cascos buscar una persona de confianza que fuera rica para dirigir y contar los dineros de la Oficina Central del partido. Lo encontró en la persona del diputado riojano Alvaro Lapuerta que a su vez contrató como gerente a Luis Bárcenas, el hombre que llegó a Génova 13 con una mano delante y otra detrás. Luego lo ascendería Mariano Rajoy a número uno.

¿Fue durante esos años en los que se establecieron sobresueldos en forma de sobres? Así lo han decretado varias instrucciones judiciales hasta el punto que el juez de Pozuelo, Enrique Presa Cuesta, afirma en una sentencia que también el propio Aznar cobró sobresueldos cuando era presidente del Gobierno.

Jaume Matas, el hombre silencioso

Aznar nombró también -a instancias de Eduardo Zaplana- ministro de Medio Ambiente a Jaume Matas y le ascendió dentro del PP balear hasta el punto de alcanzar la presidencia de las islas. Está imputado en numerosas causas y condenado ya por varias cumpliendo condena en la cárcel segoviana.

Supuso también, aunque en menor nivel que Rodrigo Rato, un durísimo correctivo para la militancia del PP.

Jaume Matas, junto a su abogado. (Efe)
Jaume Matas, junto a su abogado. (Efe)

Blesa, el compañero de piso

Si hay un nombre al que José María Aznar López está indisolublemente unido ese es Miguel Blesa Parra, inspector fiscal y natural de un pueblo de Jaén. Se conocieron en Logroño cuando ambos ejercían de oscuros inspectores fiscales. Llegaron a compartir piso y desde entonces sus vidas discurrieron en paralelo y muy unidas.

Cuando Aznar se hizo con los mandos del PP en los años 90, todavía en la oposición a Felipe González, Blesa empezó a colaborar con el partido en asuntos fiscales. Hasta el punto que ejercía de asesor de Lapuerta y Bárcenas -por indicación expresa del presidente- para optimizar los pagos a la Hacienda Pública.

Cuando en 1996 Aznar alcanza el poder, Blesa sabe que está a punto de conseguir su objetivo: convertirse en banquero. Lo logrará sin mucha dificultad y pese a que carece de toda experiencia en ese campo; será nombrado presidente de Cajamadrid, entonces la segunda caja de España en importancia. Durante catorce años hará y deshará a su antojo no sin antes comprar las voluntades de propios y extraños en sindicatos y el resto de los partidos politicos con representantes en la caja. Un email de Aznar (18 septiembre 2008) a su protegido (intentó contra viento y marea que la entonces presidenta madrileña Esperanza Aguirre no decapitara a su Miguelito) demuestra hasta qué punto era la relación entre ambos:

-"Querido Miguel: esto es confidencial para ti". Y le adjuntaba una relación de obras que Cajamadrid debería comprar del artista, amigo también de Aznar y ya fallecido, Gerardo Rueda por un montante de 54 millones de euros.

Miguel Blesa. (Reuters)
Miguel Blesa. (Reuters)

Como la petición no prosperó, el hijo de Aznar José María Aznar Botella remitió otro email de Blesa de este tenor: "Con los pelos que se ha dejado mi padre por ti, y han sido muchos, me parece impresentable lo que has hecho. No se merecía esta decepción...".

La decepción es porque no había comprado su protegido Blesa la colección de Rueda por la morterada de millones de euros que pedía. Hasta el punto que el presidente de Cajamadrid responde: "Oye, oye que Cajamadrid no es mi cortijo....". Edificante y descriptivo todo. Blesa y sus escándalos pusieron al sistema financiero español contra las cuerdas hasta el punto de tener que ser rescatado.

Bárcenas, Blesa, Correa representan la podredumbre del centro derecha al que han puesto en dificultades máximas.

El padre del milagro

Pero faltaba el principal que, además, era un icono para todo el PP. El prestigio de Rodrigo Rato alcanzó su cénit con la marcha al Fondo Monetario Internacional tras coronar con éxito el mando de la politica económica española durante ocho años. Era tal su predicamente que el propio Aznar, celoso, le dijo al enviado especial del diario italiano de La Repubblica; "El milagro soy yo...".

Rodrigo Rato es trasladado a su despacho desde su domicilio durante los registros. (Efe)
Rodrigo Rato es trasladado a su despacho desde su domicilio durante los registros. (Efe)

De todo el elenco de colaboradores que Aznar ha tenido en el Gobierno, sin duda, Rato era el más cercano y en el que pensó inicialmente como su sucesor, opción que rechazó en un principio el propio RR aunque luego se pusiera refunfuñoso cuando se enteró de que su espacio lo ocuparía Mariano Rajoy. Pocos saben que el primer trabajo que tuvo José María Aznar nada más acabar la carrera de Derecho lo tuvo en la Rueda de Emisoras Rato, entonces propiedad de la familia. Fue su hombre clave en los años de la oposición (1990-96) como desde 1996 a 2004.

Los matrimonios eran íntimos a cuyas cenas se unía la familia Arriola/Villalobos. Juntos iban de fin de semana al molino de Carabaña o a esquiar a Baqueira, donde también se unía el matrimonio de Juan Hoyos, otro compañero de pupitre del colegio El Pilar.

Los nombres que he descrito aquí son sólo por ahora. La mazmorra puede contener otros escualos hoy todavía en la desenfilada.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios