"estoy en libertad y confío en la justicia"

Cae Rodrigo Rato, número dos de Aznar y símbolo del milagro económico

Tras un intenso registro que duró varias horas, Rato fue detenido ayer en su casa de Madrid. El banquero será investigado por los delitos de blanqueo de capitales, fraude y alzamiento de bienes

Foto: Rato abandona su despacho al concluir el registro de funcionarios de la AEAT (Foto: P. López Learte)
Rato abandona su despacho al concluir el registro de funcionarios de la AEAT (Foto: P. López Learte)

Rodrigo Rato, el padre del milagro económico español, exvicepresidente del Gobierno con José María Aznar, exdirector del FMI y expresidente de Bankia, quedó este jueves de madrugada en libertad tras siete horas detenido por agentes de Aduanas que requisaron varias decenas de cajas con documentación y soportes informáticos de su vivienda y su despacho. En la mañana del viernes se está realizando un nuevo registro de su domicilio aunque en este caso él no está presente y los agentes de aduanas han vuelto a llevar a Rato a su despacho para continuar con el registro. A su llegada, el banquero ha sido recibido entre insultos de "hijo de puta" y "ladrón".

“Tengo confianza en la justicia y he colaborado con ella. Estoy en mi casa, con mi familia y en libertad”, dijo Rato tras ser acompañado por varios agentes hasta su domicilio. Ahora, deberá esperar a que se investigue la documentación y las diligencias de la juez. Pero Rato, el símbolo de toda una era, es ya un símbolo caído.

Los hechos se precipitaron a toda velocidad. El riesgo de que hubiera destrucción de pruebas llevó a que la Fiscalía acudiera ayer mismo a solicitar la inmediata entrada y registro en el domicilio y despachos de Rodrigo Rato por un entramado societario con tintes delictivos investigado desde hace tiempo por la Agencia Tributaria. Durante más de siete horas estuvo retenido mientras se sacaba de ambos inmuebles numerosa documentación y se procedía a otros registros en Sotogrande.

Rodrigo Rato, auge y caída

Vídeo: Auge y caída de Rodrigo Rato

Los agentes lo dejaban, con traje pero sin corbata, en la entrada de su casa pasadas las doce de la noche, una vez finalizada toda la incautación de documentos. Con cara de cansancio pero satisfecho por poder volver a su domicilio, el exministro de Economía llamaba al telefonillo para poder entrar mientras todo el dispositivo policial se daba por finalizado.

Temor a que destruyera las pruebas

Hace unos días había salido a la luz pública a través de una información en Vozpopuli que el exministro de Economía y exdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI) se había acogido a la amnistía fiscal, y comenzaban a saltar algunas informaciones sobre una maraña de sociedades en paraísos fiscales. Ante el temor de que Rato pudiera destruir pruebas y reventar la investigación que llevaba abierta desde hacía meses en la Agencia Tributaria, los investigadores decidieron dar pasos rápidos. Una vez entregada toda la información a la Fiscalía de Madrid, esta optó por presentar una denuncia en el juzgado de guardia de Plaza de Castilla para que ordenara la inmediata entrada y registro del domicilio.

Estas fuentes explican que el asunto está todavía en estado embrionario. Se investiga a Rato, icono de la bonanza económica española, por los delitos de blanqueo de capitales, fraude y alzamiento de bienes por una estructura societaria en la que estarían implicadas más personas. Otras fuentes conocedoras del caso señalan que las últimas noticias sobre su amnistía fiscal han precipitado los acontecimientos, aunque no es la causa de la investigación.

Rodrigo Rato, detenido en su domiclio

Vídeo: La detención del exministro

Es decir, este caso es otra pata judicial abierta contra aquel que estuvo a punto de ser el candidato a la presidencia del Gobierno como sucesor de José María Aznar. La imagen de Rodrigo Rato entrando detenido en el coche policial (vea el álbum del momento) –aunque no esposado– es la representación escénica de que finalmente el exministro que logró el milagro económico de España ha caído en desgracia. A primera hora de la tarde de ayer, agentes de la Agencia Tributaria entraban en su domicilio y le comunicaban su detención para sacar toda la documentación relacionada con el entramado investigado. Fue después de algo más de tres horas cuando los agentes lo trasladaban al registro de su despacho, a escasos 500 metros de distancia. Después de otras tres horas más, los funcionarios de Aduanas sacaban del despacho una veintena de cajas de grandes dimensiones con documentación. Tras eso, Rodrigo Rato volvió a introducirse en el mismo coche policial –esta vez sin que ningún agente le agachara la cabeza– y regresó a su domicilio acompañado por varios policías. Allí quedó en libertad a la espera de nuevas diligencias.

Aún tardará en ser llamado a declarar

La Fiscalía de Madrid no consideró que, tras los registros, el expresidente de Bankia tuviera que pasar la noche en los calabozos ni pasar a disposición judicial. El objetivo estaba cumplido: coger toda la documentación para proceder a su análisis. Tampoco está previsto que en los próximos días Rato sea citado a declarar en calidad de imputado por la titular del Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid, Inmaculada Iglesias. Esta manera de actuar ya ocurrió con el arresto del menor de Jordi Pujol, Oleguer Pujol Ferrusola, que fue detenido únicamente para garantizar la incautación de documentación para ser puesto posteriormente en libertad. A día de hoy y después de seis meses de investigación, la Policía sigue analizando los documentos y el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz todavía no le ha citado a declarar.

Fuentes fiscales señalan que, una vez se ha requisado toda la documentación, los agentes deben estudiar cada uno de esos papeles. A pesar de que la denuncia fue presentada por la Fiscalía madrileña, fuentes del ministerio público aseguran que este asunto quedará en manos de la Fiscalía Anticorrupción tras la pertinente orden de la fiscal general del Estado, Consuelo Madrigal.

Ahora bien, estas fuentes hacen una distinción. Aunque entre en Anticorrupción, se trata de una investigación totalmente independiente a la que existe contra Rato y el resto de miembros del Consejo de Administración de Bankia por su fusión y salida a Bolsa. Tampoco tiene nada que ver con las tarjetas 'black', por las que también se encuentra imputado, ni por la investigación abierta por el Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales (Sepblac) para averiguar si pudo cometer un delito fiscal y blanqueo por ocultar dinero al fisco. El caso afloró en 2012 tras acogerse a la conocida como 'ley Montoro' para retornar a España el dinero oculto en otros países.

Registro en un filial del despacho de la calle Serrano

Mientras el foco de las cámaras se centraba en el domicilio de Rato en la calle Don Ramón de la Cruz y, posteriormente, en el despacho de la calle Castelló, los agentes de Vigilancia Aduanera llevaban a cabo otras acciones similares en el despacho de abogados Plaza en Sotogrande (Cádiz) relacionado con el exvicepresidente del Gobierno y también una filial del mismo despacho en la céntrica calle de Serrano en la capital de España.

Funcionarios de la Agencia Tributaria sacan cajas con documentación del despacho de Rato. (EFE)
Funcionarios de la Agencia Tributaria sacan cajas con documentación del despacho de Rato. (EFE)

Los agentes registraron durante horas un edificio del número 27 de esa calle, donde se ubica el despacho Plaza, que Rato había estado visitando en varias ocasiones durante los últimos días y, según un testigo consultado por este diario, incluso este mismo miércoles. Dos vehículos del servicio policial del Ministerio de Hacienda se apostaron en la entrada del inmueble junto a tres funcionarios que evitaban que cualquier persona ajena a las viviendas accediera al edificio mientras sus compañeros registraban la sede del despacho, situada en el quinto piso del mencionado número 27. Toda la documentación requisada en formato papel o en soportes informáticos será analizada ahora por la Agencia.

Calabozo reservado en la Comisaría de Chamberí

Aunque finalmente no ha sido necesario su uso, según fuentes policiales la Agencia Tributaria solicitó a primera hora de la tarde a la Comisaría de Policía de Chamberí, situada en la madrileña calle de Rafael Calvo, que reservara un calabozo para que una persona pasara la noche. Los funcionarios de Policía prepararon la celda, pero esta finalmente no alojó como inquilino a Rato, pues la Fiscalía no lo consideró necesario para el desarrollo de la investigación puesto que, según esas fuentes, la detención y operación iba destinada a que Rato no destruyera información.

Rodrigo Rato regresa a casa tras su detención

 

La operación, dirigida por el Ministerio Público bajo el amparo del Juzgado número 35 de Madrid, que operaba en funciones de guardia, ha sido ejecutada por el Servicio de Vigilancia Aduanera, departamento policial dependiente orgánicamente de la Agencia Tributaria y que desarrolla habitualmente investigaciones sobre contrabando, narcotráfico, fraude fiscal relativo al comercio exterior y blanqueo de capitales.

Los funcionarios que forman parte del Servicio de Vigilancia Aduanera tienen carácter policial y son considerados agentes de la autoridad, por lo que cuentan con capacidad para utilizar armas de fuego y practicar detenciones como la que ayer realizaron sobre la persona de Rato. No necesitan, por lo tanto, ir de la mano de otros cuerpos policiales como Guardia Civil o Policía Nacional, aunque en ocasiones colaboran en operaciones contra el tráfico de drogas, por ejemplo, con el instituto armado o con la Policía. En esta operación contra Rato no ha habido ninguna participación de Policía o Guardia Civil salvo la necesaria para guardar el orden en el exterior de los edificios que se registraban.

El fin de una era

Una vez terminadas todas las operaciones, en el aire queda la idea, para algunos, de una excesiva pena de telediario propiciada desde el propio Gobierno –la vicepresidenta Sáenz de Santamaría afirmaba a media tarde que la operación demostraba que el Ejecutivo es “implacable” contra la corrupción-; otros, sin embargo, no entienden que el expresidente del FMI quede libre y duerma en su casa. Pero lo cierto es que su imagen entrando detenido al coche para seguir con los registros, retrasmitida en directo, supone la escenificación de la caída de Rodrigo Rato y de toda una era política y económica en el PP y en España.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
64 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios