El fiscal intenta evitar que el Supremo 'tumbe' investigaciones a pederastas
  1. España
un caso pone en duda los registros policiales

El fiscal intenta evitar que el Supremo 'tumbe' investigaciones a pederastas

El Ministerio Público recurre la absolución de un monitor de ciclismo acusado de abusar de 14 niños durante 18 años que salió en libertad porque la Audiencia de Madrid invalidó el registro policial

Foto: El fiscal intenta evitar que el Supremo 'tumbe' investigaciones a pederastas
El fiscal intenta evitar que el Supremo 'tumbe' investigaciones a pederastas

La Fiscalíaestá preocupada. Las investigaciones policiales contra la pederastia se han encontrado un inesperado obstáculo que podría tumbar decenas de casos y permitir un elevado grado de impunidad a los delincuentes. En concreto, el Ministerio Público considera que sí es suficiente para entrar a registrar un domicilio con saber a ciencia cierta que el sospechoso cuenta con material pedófilo, criterio que no comparte la Audiencia Provincial de Madrid, que el pasado febrero absolvióa un acusado de haber abusado de 14 niños porque la autorización judicial de registro no era válida.

El permiso del juez fue otorgado con base en la certeza de que el sospechoso tenía archivos de pornografía infantil, dato que había sido aportado por Interpol, que llegó hasta el vecino de Ciempozuelos, un monitor de ciclismo, después de rastrear el envío de material pedófilo solicitado por el hombre a una web alojada en Canadá. La Sección Quinta de la Audiencia Provincial anuló la autorización de entrada y registro porque consideraba que ese único indicio apuntaba a una “mera posesión” y, por lo tanto, el registro se tornaba desproporcionado.

No tiene en cuenta, por lo tanto, la Sección Quinta que posteriormente, una vez dentro del domicilio, la Policíase incautó de fotos y vídeos grabados por el propio ciclista que sí representaban pruebas de cargo contra el acusado. Estas pruebas quedaron anuladas, según el criterio de la Audiencia Provincial, porque habían sido conseguidas gracias a una autorización judicial invalidada, lo que provocó la absolución del procesado.

La Fiscalía ha recurrido el fallo ante el Tribunal Supremo, porque considera que tener la certeza de que alguien tiene material pedófilo es suficiente para que la Policía entre a registrar el inmueble donde se aloja el sospechoso. De tornarse firme el criterio esgrimido por la Audiencia Provincial, considera el Ministerio Público, se crearía un peligroso precedente que perjudicaría seriamente a las investigaciones policiales contra los pederastas.

Desde la Fiscalía consideran que se trata de un delito muy “sigiloso” que únicamente puede ser puesto en evidencia gracias a las entradas y registro de los domicilios de los investigados, que suelen esconder las pruebas en archivos digitales invisibles al resto de la ciudadanía. Su comportamiento, por lo tanto, se mantiene escondido en todo momento, lo que hace imposible llegar a recoger pruebas determinantes sin entrar a inspeccionar el material informático (ordenadores, teléfonos móviles, cámaras, etc).

En 2013, último dato publicado por el Ministerio del Interior en su Anuario, hubo 320 casos conocidos por las fuerzas de seguridad sobre corrupción de menores, de los que fueron esclarecidos 253 –lo que supuso la detención de 221 personas–, cifra que según la Fiscalía podría verse sensiblemente disminuida de imponerse el criterio que defiende la Audiencia Provincial de Madrid.

En el domicilio del vecino de Ciempozuelos absuelto por la Sección Quinta, la Policía encontró cámaras ocultas utilizadas para grabar a menores en situaciones comprometidas, 11 discos duros y dos cedés destinados a almacenar el material filmado, una cámara de fotos y otra de vídeo, así como tres teléfonos móviles. Los investigadores reconocieron en estas imágenes a los niños que habitualmente habían estado con el monitor de ciclismo y observaron también fotos de otros menores que no consiguieron ser identificados.

El Ministerio Público, que solicitó 90 años de prisión, señaló al ahora absuelto porque consideraba que se llevaba a los niños de excursión por el campo con las bicicletas y luego los metía en su casa, donde los sometía a vejaciones descritas en el escrito de acusación. Según la Fiscalía, el monitor abusó de 14 niños durante los 18 años que estuvo realizando este tipo de prácticas.

Tribunal Supremo Pederastia
El redactor recomienda