Un error judicial deja libre a un monitor acusado de abusos sexuales a 14 menores
  1. España
  2. Madrid
la fiscalía había pedido 90 años de cárcel

Un error judicial deja libre a un monitor acusado de abusos sexuales a 14 menores

La Fiscalía pedía 90 años de prisión, pero la Audiencia Provincial considera que la orden de entrada en su domicilio no fue válida y anula todo el procedimiento

La Sección Quinta de la Audiencia Provincial ha absuelto al monitor de ciclismo acusado de abusar de 14 menores durante 18 años. El tribunal ha anulado el registro que llevó a la Policía a obtener las principales pruebas y que desencadenó las denuncias de las presuntas víctimas, lo que ha invalidado todos los indicios que había contra el acusado. Según los jueces, la entrada en el domicilio del procesado se hizo "sin autorización judicial válida".

El delito por el que el Juzgado de Instrucción de Guardia de Valdemoro permitió el acceso de la Policía a la casa, según dice la Audiencia Provincial, no era grave, pues en principio solo había indicios de que fuera una "mera posesión" de pornografía infantil, castigada por el Código Penal con entre tres meses y un año de prisión. "No cabe duda -señala la sentencia de la Sección Quinta-de que ese comportamiento es merecedor del reproche penal, pero no puede hablarse de unos hechos delictivos graves, sobre todo cuando no consta que el acusado estuviera compartiendo" esos archivos.

Para el tribunal, el hecho de que la Policía tuviera conocimiento de que el sospechoso tenía DVD con contenidos de pornografía infantil (por información de una investigación de Interpol) no era suficiente para violar el derecho a la intimidad del domicilio. "La restricción del derecho fundamental no guardaba proporción con la gravedad del hecho delictivo conocido", asegura la resolución absolutoria.

"No existían evidencias sólidas de la comisión del delito", concluye el fallo, que considera que "los datos en que se basó la autorización de entrada y registro en el domicilio (...) eran exclusivamente los facilitados por la Policía canadiense", que ni siquiera confirmaban si los archivos habían sido descargados. La Policía española, además, "no comprobó si el material había sido descargado ni cuál era el contenido del mismo"."La petición policial en la que se apoyaba la resolución judicial no se encontraba suficientemente fundada, pues carecía de verdaderos indicios (...) y el juez se limitó a convalidarla, cuando (...) hubiera debido interesar de los solicitantes una ampliación de la información".

Las pruebas conseguidas en la vivienda fueron las que llevaron a los investigadores y a la Fiscalía a acusar posteriormente al monitor de nueve delitos continuados de utilización de menores para elaborar material pornográfico, dos delitos contra la intmidad, tres de abuso sexual, cuatro deexhibición de material pornográfico y otro más de posesión.

Javier G. V. S. llevaba en prisión provisional desde 2012. La Fiscalía solicitaba para él 90 años de prisión. Según el escrito del Ministerio Público, el empleo de monitor de tiempo libre permitía al acusado "entablar relación con los menores".Después de salir a hacer varias rutas ciclistas, continuaba la acusación, el instructor invitaba a algunos de los niños a su casa para "reparar bicicletas, ducharse, comer o jugar a videojuegos", lo que aprovechaba para "sus propósitos sexuales".

Pornografía Audiencia Provincial de Madrid Acoso sexual
El redactor recomienda