Es noticia
Menú
Villarejo quiere usar el caso Nicolás para ajustar cuentas con CNI y Asuntos Internos
  1. España
COMPARECERÁ ESTE VIERNES EN CALIDAD DE TESTIGO

Villarejo quiere usar el caso Nicolás para ajustar cuentas con CNI y Asuntos Internos

El comisario de la Policía adelanta a su círculo de confianza que aprovechará su declaración en el caso del pequeño Nicolás para revelar presuntas irregularidades en la investigación

Foto: Francisco Nicolás Gómez Iglesias. (Efe)
Francisco Nicolás Gómez Iglesias. (Efe)

El controvertido comisario de la Policía Nacional José Manuel Villarejo declarará este viernes en la instrucción judicial sobre el pequeño Nicolás, y está dispuesto a que su testimonio tenga consecuencias en el procedimiento. Según ha podido saber este diario, Villarejo ha adelantado a su círculo de confianza que piensa aprovechar la ocasión para ajustar cuentas con la división de Asuntos Internos del cuerpo y con el CNI, sus enemigos declarados en el conflicto soterrado que mantienen los diferentes servicios de información y que ha estallado con el escándalo del ático de Ignacio González.

La declaración de Villarejo fue solicitada por la defensa de Francisco Nicolás Gómez Iglesias, principal acusado en el procedimiento. Al joven se le imputan los delitos de falsedad documental, estafa y usurpación de funciones públicas. Sus abogados solicitaron la nulidad de la causa tras conseguir una cinta en la que agentes de Asuntos Internos y del CNI reconocerían que intervinieron el teléfono del chico sin disponer de la autorización judicial necesaria. Por ahora, la petición ha sido rechazada por el instructor del sumario, el titular del Juzgado número 2 de Plaza de Castilla, Arturo Zamarriego, pero ha servido para abrir una pieza separada sobre la supuesta grabación.

El comisario deberá aclarar si Nicolás fue seguido y escuchado antes de que la investigación llegara a la mesa de un juzgado

La citación de Villarejo se encuadra en esa parte del procedimiento. La defensa de Nicolás cree que, por su actividad en el ámbito de la inteligencia, el comisario está en condiciones de aclarar si el pequeño Nicolás fue efectivamente seguido y escuchado antes de que la investigación llegara a la mesa de un juzgado. El joven espera que el agente avale que todas las pruebas que existen contra él fueron obtenidas ilícitamente y, por tanto, se archiven las acusaciones a las que se enfrenta.

El pequeño Nicolás puede tener suerte. Según fuentes policiales consultadas por El Confidencial, el comisario Villarejo ha transmitido a su entorno que quiere contar todo lo que sabe sobre el papel que habrían jugado Asuntos Internos y el CNI en este procedimiento. Su testimonio incluiría la verdadera explicación de por qué asumió este caso la unidad de la Policía encargada exclusivamente de investigar a otros funcionarios del cuerpo, la presunta alteración de pruebas incriminatorias y también la revelación de vínculos del joven con instituciones del Estado que hasta ahora habían quedado al margen del procedimiento.

Algunas de las personas que entraron en contacto con el chico también comparecerán el próximo viernes, aunque en calidad de imputados. Se trata del excoordinador general de seguridad de Madrid y actual asesor del PP de la capital, Emilio García Grande; los policías municipales Felipe Gallego Santos y Jorge González Hormigos; y el guardia civil Francisco Javier Sánchez López. Pero la investigación ha permitido averiguar que el chico tenía relación con otros altos cargos, entre ellos el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz.

El propio Villarejo se ha visto salpicado por este presunto caso de corrupción. Como reveló este diario, Asuntos Internos remitió al juez un informe en el que sostenía que el agente encubierto pudo reunirse con el chico en un parque de Madrid. La unidad llegó a esa conclusión apoyándose en imágenes grabadas por las cámaras del recinto, pero la Dirección Adjunta Operativa de la Policía corrigió a Asuntos Internos, negó que Villarejo fuera la persona que aparecía en los fotogramas y reprochó a los investigadores que firmaran un informe con elucubraciones.

La pasada semana se hizo pública la destitución del máximo responsable de esa unidad policial y también de la investigación sobre el pequeño Nicolás, el comisario Marcelino Martín-Blas. Con todo, el nombre de este otro comisario seguirá gravitando sobre el proceso. Su voz es una de las que aparecen en la grabación clandestina que ha aportado la defensa del principal acusado. Y, además, Villarejo se ha querellado contra él por mencionarle en el informe sobre la falsa reunión en el parque.

Esa rivalidad estará presente en la declaración del agente encubierto como testigo, así como la que este mismo también mantiene con el CNI. Villarejo ha acusado al servicio de inteligencia de filtrar datos sobre su abultado patrimonio aprovechando el estallido de un nuevo episodio sobre el ático de Marbella de Ignacio González. Este pasado mes de marzo, el aún presidente de la Comunidad de Madrid acusó públicamente a Villarejo y a otro comisario de utilizar la investigación sobre su vivienda de lujo para tratar de chantajearle. El escándalo se ha saldado con el final de la carrera política de González, pero también ha servido para poner sobre la mesa las actividades presuntamente opacas a las que Villarejo se habría dedicado presuntamente durante las últimas tres décadas.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha ordenado una investigación sobre el funcionario, cuyo resultado se conocerá en las próximas semanas, pero Villarejo no ha esperado para acusar directamente al CNI de haber orquestado la campaña en colaboración con Asuntos Internos para forzar su destitución. Así se lo ha manifestado ya a sus colaboradores y, según aseguran las fuentes preguntadas, espera hacer lo mismo el viernes ante el juez del pequeño Nicolás.

El controvertido comisario de la Policía Nacional José Manuel Villarejo declarará este viernes en la instrucción judicial sobre el pequeño Nicolás, y está dispuesto a que su testimonio tenga consecuencias en el procedimiento. Según ha podido saber este diario, Villarejo ha adelantado a su círculo de confianza que piensa aprovechar la ocasión para ajustar cuentas con la división de Asuntos Internos del cuerpo y con el CNI, sus enemigos declarados en el conflicto soterrado que mantienen los diferentes servicios de información y que ha estallado con el escándalo del ático de Ignacio González.

Ministerio del Interior Policía Nacional Comisario Villarejo CNI
El redactor recomienda