LUCHA CONTRA LA CRISIS y DESARROLLO SOSTENIBLE

Lleno absoluto en Madrid para escuchar los cimientos económicos de Ciudadanos

Albert Rivera llegó a un salón abarrotado acompañado de sus dos economistas estrella: Manuel Conthe y Luis Garicano. Los tres insuflaron ilusión a los asistentes, que no dejaron de aplaudir

Foto: El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)

No cabía ni un alfiler. Albert Rivera presentaba este martes por la tarde su programa económico en el madrileño edificio del Círculo de Bellas Artes y la expectación que había por escuchar sus propuestas era máxima. Albert Rivera llegó al salón, abarrotado de un público de todas las edades, acompañado de sus dos últimos fichajes en materia económica: el expresidente de la CNMV, Manuel Conthe, y el economista Luis Garicano. El catalán inauguró el acto dando las gracias a las decenas de personas que se tuvieron que quedar fuera de la sala y motivó al votante desencantado para que el 24 de mayo acuda a la convocatoria con las urnas. "Nuestro enemigo no es el PP ni el PSOE: es el paro y la corrupción", recalcó al cerrar el acto.

Entre el público no hubo ningún político de relumbrón desencantado con el bipartidismo que quisiera darle una oportunidad al joven catalán. Las primeras filas estaban reservadas para personas afines a la formación y periodistas amigos, como Pedro J. y su esposa, Ágatha Ruiz de la Prada -que fueron los primeros en llegar; Ana Rosa Quintana o Ana Pastor, entre muchos otros. No faltaron a esta cita Carolina Punset, la candidata de Ciudadanos a la Comunidad Valenciana, ni los candidatos a primarias en Madrid, Ignacio Aguado y Begoña Villacís. También tuvo su hueco reservado el controlador aéreo César Cabo, que durante meses sonó como candidato del partido en la capital.

Ciudadanos ha sabido venderse como un partido nuevo y para los jóvenes. Más de la mitad del público eran ciudadanos con menos de 30 años. Algunos de ellos ni siquiera han votado todavía en unas elecciones generales. En conversaciones con este periódico, reconocían que el partido de Albert Rivera se perfila como “una esperanza” para una generación todavía perdida.

El primero en tomar la palabra fue Rivera, que reivindicó que España necesita “proyectos viables” como el suyo, “ya que ocurrencias tiene mucha gente”. Antes de presentar a sus hombres fuertes en economía, el catalán apeló al sentimiento español advirtiendo que “este país vale la pena” e insistió en que “el talento” tiene que ser el motor de cambio de España. “La economía preocupa y ocupa un lugar importante en este país”, advirtió, para terminar advirtiendo de sus aspiraciones políticas: “Queremos retomar las riendas de nuestro país. Es incalculable las ganas de cambio que hay en España”.     

Los cimientos económicos de Ciudadanos

Rivera dio paso a Garicano, que desgranó los grandes ejes sobre los que girará su programa económico: la lucha contra la crisis y la construcción de los cimientos del crecimiento económico sostenible. “El mundo necesita mercados flexibles y dinámicos. Vamos a hacer una política económica nueva”. Además, reconoció que se ha unido al proyecto de Rivera “porque nos apetece cambiar las cosas” y se comprometió con el público a que “vamos a tener un país mejor”.

Entre otras medidas, Ciudadanos plantea un modelo de contrato único de carácter indefinido, un "seguro contra el despido", un "complemento salarial anual garantizado" para quienes tengan salarios bajos o empleos precarios y una ley de segunda oportunidad para las personas físicas deudoras.

El documento, titulado El cambio sensato. Propuestas de Ciudadanos para devolver a España su futuro, señala la necesidad de promover "un modelo de crecimiento inclusivo basado en el conocimiento y en la formación, en el esfuerzo y en el mérito", que combine la flexibilidad para encajar en la economía mundial con la igualdad de oportunidades y la seguridad para los ciudadanos. Según C's, es necesario "reformar y regenerar" para acabar con "la corrupción y el chanchullo" de los últimos años, pero hay que hacerlo desde "la sensatez y la seguridad", para mantener la confianza de los españoles y los extranjeros, y situando a los ciudadanos en el centro de esta actuación.

En el primer eje -la lucha contra la crisis-, C's plantea dar herramientas a los ciudadanos, los trabajadores, los parados, las empresas y los autónomos para superar la crisis, así como establecer una fiscalidad "justa, eficiente y que garantice la sostenibilidad de la deuda". Y para generar un crecimiento económico de calidad y a largo plazo, considera necesario acabar con "el capitalismo de amiguetes y la corrupción" y ofrecer una preparación adecuada a los jóvenes.

Para conseguir el segundo gran objetivo, un crecimiento sostenible, hay otras tres propuestas: educar a los niños y jóvenes en el marco de un futuro globalizado y la economía del conocimiento, eliminar la corrupción impune y asegurar la independencia y transparencia de las instituciones y, por último, asegurar la competencia en los mercados, destruyendo los cárteles.

C's defiende una "segunda oportunidad" para los españoles "lastrados por un endeudamiento excesivo", y para ello promovería una nueva legislación destinada a mejorar la situación de todas las personas físicas deudoras, ya sean consumidores o empresarios. En lo referido a las hipotecas, aboga por legislar para que los bancos tengan que aceptar la dación en pago para reducir la deuda por un importe igual al 100% del valor de mercado del inmueble; en el caso de que quedara todavía pendiente una deuda remanente propone un acuerdo extrajudicial para reestructurar este importe.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios