Las seis claves del CIS sobre Podemos
  1. España
MITO Y REALIDAD DE LA NUEVA FORMACIÓN

Las seis claves del CIS sobre Podemos

Los datos del último barómetro del CIS arrojan una serie de conclusiones que desmienten algunos tópicos sobre Podemos, pero profundizan otros

placeholder Foto: Miles de personas se manifiestan en la Plaza de Sol, el 31 de enero en Madrid. (Cordon Press)
Miles de personas se manifiestan en la Plaza de Sol, el 31 de enero en Madrid. (Cordon Press)

Los datos del último barómetro del CIS arrojan una serie de conclusiones sobre Podemos y sus potenciales votantes que desmienten algunos tópicos, pero profundizan otros. El perfil sociodemográfico, estatus económico y edad de sus electores, la posición en el eje ideológico derecha e izquierda que le otorgan los encuestados o el porcentaje de personas que les votarían siempre, independientemente de cualquier otro factor, son algunas de las principales pistas que dibujan la irrupción de Podemos como un fenómeno transversal e interclasista, marcadamente de izquierdas y con una considerable falta de autocrítica por parte de sus simpatizantes, en comparación a los de otros partidos.

Una mayoría social… más a la izquierda que IU, BNG o Amaiur

En una escala en la que el 1 significa extrema izquierda y el 10 extrema derecha, el 27,4% de los potenciales votantes de Podemos se sitúan en el uno. La media, siguiendo esta misma escala, es del 2,28, lo que sitúa a los votantes de Podemos como los más izquierdistas de los consultados por el CIS. Superando así a los de Izquierda Unida (2,62), los de Amaiur (2,34), los del BNG (2,45) o los de ERC (3,53). Unas conclusiones que chocan con el discurso transversal que inunda el mensaje de Podemos, reacio a colocarse etiquetas ideológicas y a autodefinirse como de izquierdas.

Los electores más formados

El 20,5% de los votantes de Podemos cuentan con estudios superiores, lo que duplica a las personas con este tipo de formación académica que votan al PP o al PSOE. Asimismo, reúne el mayor porcentaje de votantes con grados de Formación Profesional y estudios de secundaria. Por tanto, los potenciales electores de esta formación son, con mucha diferencia, los más formados.

Comienza a calar en el rural y las pequeñas ciudades

Una buena parte de los votos de Podemos provienen de las ciudades con más de un millón de habitantes, aunque con respecto al último CIS se han hecho fuertes en los núcleos con poblaciones entre los 50.000 y los 100.000 habitantes. Las zonas rurales siguen siendo el gran escollo de la formación política, aunque puede apreciarse una mejoría en comparación al barómetro de noviembre. De continuar esta tendencia, la diferencia inicial entre zonas rurales y urbanas acabaría reduciéndose al mínimo.

Fuertes simpatías entre las clases altas y medias-altas

El estatus socioeconómico de los votantes es uno de los datos que más llevan a confusión, pues se trata de una posición que se autoatribuyen los propios encuestados, sin responder a ingresos objetivos. Teniendo en cuenta este factor de corrección, los votantes de Podemos se enmarcan, principalmente, entre las clases medias-altas y altas, lo que sin embargo va en consonancia con su formación profesional. El segundo estrato social que más votantes aporta a Podemos serían los obreros cualificados, seguidos de las “nuevas clases medias”.

El mito del voto juvenil

Contrariamente al pregonado “voto joven” que estaría nutriendo a Podemos, el último barómetro del CIS desvela que el grueso de sus votantes pertenecen a una amplia franja de edad, que va desde los 18 hasta los 64 años. De entre los grupos que “con total seguridad, le votaría siempre”, destacan las personas con edades comprendidas entre los 25 y los 34 años, seguidas de las que tienen entre 55 y 64 años, aunque sin amplias diferencias con el resto de población. El único estrato que se le resiste a la formación es el de mayores de 65 años, una franja en la recoge tres cuartos de votos menos que la media. El porcentaje de votos masculinos también supera considerablemente al femenino, siendo un 22,9 el porcentaje de intención directa de voto entre los hombres y un 15,7 entre las mujeres.

Los votantes con más confianza ciega

Tradicionalmente, el PNV era el partido con más porcentaje de encuestados que “le votarían siempre”. Una posición que los nacionalistas vascos han perdido enfavor de Podemos, la formación con el mayor porcentaje de votantes fieles que nunca cambiarían su papeleta.

Noticias de Podemos Política
El redactor recomienda