Es noticia
Menú
La línea que separa a los votantes de Pablo Iglesias y a los de Le Pen
  1. España
ASÍ ES EL PERFIL DE SU ELECTORADO POTENCIAL

La línea que separa a los votantes de Pablo Iglesias y a los de Le Pen

Las analogías de Podemos con las formaciones de carácter populista pueden discutirse en el plano discursivo, pero no tanto en el sociodemográfico

Foto: Militantes de Podemos durante el congreso del partido celebrado en Vistalegre. (Daniel Muñoz)
Militantes de Podemos durante el congreso del partido celebrado en Vistalegre. (Daniel Muñoz)

Urbanitas, treintañeros, con estudios secundarios o superiores, pertenecientes a las nuevas clases medias o altas y profesionales cualificados. El perfil prototípico del votante de Podemos radiografiado por la última encuesta del CIS se aleja tanto del votante de los partidos de clase como del electorado prototípico de las fuerzas populistas que cogen vuelo en Europa, con el Front National de Marine Le Pen a la cabeza. Podemos se ha convertido, a día de hoy, en un partido que ya juega en la centralidad del tablero sociológico, de acuerdo con la estrategia inicial diseñada por sus promotores.

Las analogías con las formaciones de carácter populista pueden discutirse en el plano discursivo e, incluso, del marketing político, pero en lo que respecta a las masas que respaldan a unos y a otros las diferencias son muy significativas. Le Pen ha desarrollado su músculo entre las clases humildes, según los sondeos del instituto galo CSA, mientras que en la formación de Pablo Iglesias el estrato socioeconómico en la que más simpatías recoge son las clases medias-altas y altas.

El nivel de estudios es otro de los factores que más distancian a los votantes potenciales del ultraderechista Front National (FN) y de Podemos. En el caso de los primeros, “cuanto más bajo es su nivel de estudios, más probabilidades tienen de votar al FN”, como manifestaba la politóloga Nonna Mayer en las páginas del diario galo Libération, todo lo contrario que los segundos. Según los datos del sondeo de opinión de CSA, sólo el 12% de los votantes son profesionales liberales, mientras que el 47% son obreros no cualificados.

La formación es una cuestión directamente relacionada con las exigencias que unos y otros plantean a sus dirigentes. En el caso de Podemos, se ha visibilizado durante las primeras fases de su proceso constituyente el carácter crítico de los militantes, que, por ende, manifestaron unas mayores ansias de participación y vigilancia sobre la toma de decisiones internas. En este sentido, la formación educativa y la política suelen ir de la mano.

Zonas urbanas versus rurales

La procedencia geográfica de los apoyos de Le Pen se concentra mayoritariamente en las zonas rurales y el extrarradio de las grandes ciudades. Por el contrario, Podemos cosecha la mayoría de sus votos en las grandes urbes (el 23,6% en las que superan el millón de habitantes), mientras que las zonas rurales son su gran talón de Aquiles. En los municipios con 2.000 habitantes o menos, la formación de Iglesias sólo recaba un 6% de los votos.

El perfil prototípico del votante de Podemos no se concentra pues en las capas de la población más azotadas por la crisis, si bien sí es la opción preferente para aquellas personas de estratos sociales mejor posicionados pero que han visto rebajadas sus expectativas vitales. Esto es, mano de obra cualificada e incluso gerentes que, debido a la situación económica y a la gestión de esta, han sufrido una merma en sus ingresos y un mayor número de obstáculos para seguir escalando profesionalmente.

La última gran diferencia entre ambos votantes tiene que ver con la edad. Si el mayor porcentaje de votantes de Podemos cuenta entre 25 y 34 años (26%), el del Front National se eleva a la franja de edad que va de los 50 a los 64 (35%). En resumen, las diferencias sociodemográficas entre los seguidores de la populista Le Pen y los de Pablo Iglesias se basan en la edad (jóvenes frente a mayores), la profesión (profesionales liberales frente a obreros no cualificados), la clase social (baja y media-baja frente nuevas clases medias y altas) y procedencia geográfica (zonas urbanas frente a rurales).

Urbanitas, treintañeros, con estudios secundarios o superiores, pertenecientes a las nuevas clases medias o altas y profesionales cualificados. El perfil prototípico del votante de Podemos radiografiado por la última encuesta del CIS se aleja tanto del votante de los partidos de clase como del electorado prototípico de las fuerzas populistas que cogen vuelo en Europa, con el Front National de Marine Le Pen a la cabeza. Podemos se ha convertido, a día de hoy, en un partido que ya juega en la centralidad del tablero sociológico, de acuerdo con la estrategia inicial diseñada por sus promotores.

Marine Le Pen
El redactor recomienda