Podemos ante el espejo de Syriza: 'plan de rescate', auditoría y presidente sin corbata
  1. España
PABLO IGLESIAS COmparte GUION con alexis TSIPRAS

Podemos ante el espejo de Syriza: 'plan de rescate', auditoría y presidente sin corbata

Grecia no es España, pero Podemos sí es Syriza. No solo en el plano ideológico y programático, también en el estético. Sus líderes se retroalimentan mútuamente

Foto: Alexis Tsipras, primer ministro de Grecia, junto a Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, en el mitin de cierre de campaña de Syriza. (Reuters)
Alexis Tsipras, primer ministro de Grecia, junto a Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, en el mitin de cierre de campaña de Syriza. (Reuters)

Grecia no es España, pero Podemos sí es Syriza. Al menos, en lo que a programa se refiere, como esbozó ayer el líder de la formación durante el discurso que dio arranque a la precampaña del ciclo electoral de 2015. Ante una multitud que abarrotó la Puerta del Sol y sus calles aledañas, Pablo Iglesias saludó el cambio en Grecia, capitaneado por Alexis Tsipras, con el que mantiene una relación muy cercana, y defendió como logros sus primeras medidas de gobierno. Propuestas similares a las que, según citó a continuación, incluirá Podemos en un 'plan de rescate ciudadano' con el objetivo de materializar en los 100 primeros días de gobierno. El mismo guion que Syriza.

“En menos de una semana de nuevo gobierno griego, se ha conseguido electricidad gratuita para 300.000 personas que no podían pagarla, la suspensión de los procesos de privatización en puertos, compañía pública de electricidad y 14 aeropuertos, la recuperación de la cobertura sanitaria para todo el mundo, el reconocimiento de la nacionalidad para todos los niños independientemente del color de su piel y la readmisión de los funcionarios despedidos”, recordó el secretario general de Podemos al final de la marcha (que El Confidencial siguió minuto a minuto). Un espejo programático en el que se mira desde el pasado lunes.

Al mismo tiempo que Tsipras formaba gobierno, Pablo Iglesias adelantó que la formación trabajaba en una serie de propuestas de implantación inmediata con motivo de las elecciones andaluzas. Medidas que, como en el caso de Syriza, tiene "a los sectores de la población más excluidos y vulnerables” en el punto de mira. Ayer, volvió a matizar la propuesta apuntando que se trata de “un plan de rescate ciudadano para destinar recursos de urgencia nacional”. Lo que sus socios griegos en el Parlamento Europeo han bautizado como el 'Programa Salónica'. Un plan “innegociable” de “reconstrucción nacional” que asegure la universalización de los derechos básicos.

¿El dinero? Llegará tras la reestructuración de la deuda, repiten ambos. Una reestructuración que, según esgrimió ayer Iglesias, debe ser “rigurosa, solvente y honesta, acorde con la cuarta economía del euro”. Para luego añadir: "Lo que está en juego es la democracia, y frente al totalitarismo financiero nostros estamos con la democracia”. Estos días, el líder de Podemos se felicitaba también por la iniciativa del goberno irlandés al apoyar una Conferencia Internacional para reestructurar la deuda de los países del sur de Europa, con la vista puesta en Grecia y España. Así, sacando pecho, amenazó a Angela Merkel con quedarse aislada de Europa, después de que, además de Irlanda, “Francia e Italia digan que hay que ponerle límites” a la canciller alemana.

Sin salirse del guion en clave europea, tras los “vientos de cambio” agitados desde Atenas, Pablo Iglesias insistió en que “la soberanía no está en Davos, ni en el Bundestag, la Troika o Merkel, está en la ciudadanía y basta ya de secuestrarla. Basta ya de gobiernos cobardes que no defienden a sus pueblos. Queremos una Europa de la ciudadanía, no de los mercaderes”. Palabras poco amables que dirigió a los más ricos, “a los 1.700 que viajaron en jets privados a Davos para discutir sobre economía y medio ambiente”. Así, criticó que “el problema es el actual modelo, que ha puesto a trabajar al Estado en contra de la sociedad, engordando las cuentas de los privilegiados mientras adelgazaban las de la gente. Eso es la corrupción, no son solo sinvergüenzas que meten la mano en la caja, es que un uno por ciento de los ricos posean lo mismo que el 70% de la población. Desde que empezó la crisis hay un 27% más de ricos, los mismos que españoles en riesgo de pobreza”, lamentó.

“Se puede ser presidente sin corbata”

El jueves de la samana pasada, Pablo Iglesias se convertía en la estrella del mitin que cerraba la campaña de Syriza en la plaza Omonia de Atenas. Alexis Tsipras lo eligió a él, desachando al resto de representantes de la izquierda europea que también habían acudido a respaldarlo, entre ellos el presidente de la Izquierda Europea, Pierre Laurent. “Syriza, Podemos, venceremos”, exclamó, después de leer un breve discurso en griego. Idioma al que volvió hacer un guiño ayer. La conexión entre ambos líderes es total, y no solo se circunscribe al plano simbólico.

Vídeo: Miles de personas arropan a Podemos en Madrid

La primera llamada que atendió Pablo Iglesias tras las elecciones europeas fue la de Tsipras. Sus primeras palabras: “Five? This is very important”. A los arquitectos de Podemos no les extrañó que el politólogo pidiese a sus compañeros que contactasen de inmediato con Syriza, y es que este partido fue una de las principales fuentes de inspiración de Podemos. El pasado domingo, tras el escrutinio electoral, volvió a llamarlo por teléfono. “Lo felicité y me dijo que iba a formar gobierno”.

Unas semanas después del 25M, el día en que Podemos comenzó a agitar el panorama político español, el griego le cedería el honor de ser el candidato a la presidencia del europarlamento por el grupo de izquierdas GUE/GNL. Desde entonces se han unido no solo en lo profesional, sino también lo personal. Si Alexis Tsipras no estuviese estrenándose como primer ministro, estaría en la 'Marcha del Cambio', aseguran cercanos a Iglesias, como sí lo estuvieron Jean-Luc Mélenchon, líder del Front de Gauche, o la europarlamentaria del Bloco de Esquerdas Marisa Matias.

Podemos no es el 15M, como quiso arrogarse ayer Iglesias, pero sí es Syriza, y viceversa. No solo en el plano ideológico y programático, también en el estético (que no terminológico, pues el partido griego sí se declara abiertamente de izquierdas). Precisamente por ello, el líder de coleta y camisa, se felicitó “porque un primer ministro no necesita jurar su cargo con corbata”. Asimismo, aplaudió que “su primer acto simbólico fue homenajear a los griegos que lucharon contra la ocupación alemana”.

Noticias de Podemos Syriza Marcha Alexis Tsipras Troika Parlamento Europeo
El redactor recomienda