NÚMERO Y PESO DE LOS AFILIADOS POR PROVINCIAS

El músculo de Podemos a nivel territorial y su estrategia de implantación autonómica

Podemos enfrentará un proceso contrarreloj, desde el 16 de noviembre y hasta el 14 de febrero, para asentar los pilares de su estructura a nivel territorial

Las afiliaciones a Podemos no han cesado de medrar desde el pasado mes de julio, hasta llegar a los 212.000 militantes actuales, varios miles por encima de los que suma el PSOE. Unas cifras que desde la formación liderada por Pablo Iglesias consideran más que suficientes para dar el salto a la última fase constitucional del partido: implantar sus estructuras en los niveles municipal y autonómico. Un proceso que, según la hoja de ruta marcada por la promotora, se iniciará al día siguiente de la proclamación de los órganos ejecutivos centrales, el 15 de noviembre. En el caso de los municipios, este proceso se cerrará el 2 de enero, mientras que a nivel autonómico se extenderá hasta el 14 de febrero.

La nueva formación política, que según la encuesta de intención de voto del CIS podría tener posibilidades de gobernar el país, se enfrenta ahora a un proceso contrarreloj para asentar los pilares de su estructura territorial. Primero se dotará de secretarios generales y consejos a nivel municipal, y a posteriori se replicará el mismo esquema a nivel autonómico, del cual saldrán los 17 líderes regionales de Podemos. Previsiblemente, los mismos que encabezarán las listas en las elecciones de mayo, comicios estos últimos a los que el partido se presentará con marca propia, mientras que en los locales acudirá bajo la figura de agrupación de electores, si así lo deciden los respectivos círculos, o integrándose en las candidaturas ciudadanas Ganemos.

La autonomía en la que más peso está adquiriendo Podemos es Asturias, en donde destacan caras visibles del partido como la eurodiputada Tania González y el periodista y activista social Daniel Ripa

La autonomía en la que más peso está adquiriendo Podemos es Asturias, en donde destacan caras visibles del partido como la eurodiputada Tania González y el periodista y activista social Daniel Ripa, autor de uno de los documentos organizativos que más respaldo adquirió (Podemos participar más), pero que a última hora se integró en el modelo defendido por la promotora. Ambos forman parte del equipo técnico de Podemos y se han alineado en la órbita de Pablo Iglesias. Asturias es, junto a Madrid, Valencia o Baleares, una de las comunidades en las que la nueva marca puede convertirse en determinante para la configuración del Gobierno. En el caso del Principado, Izquierda Unida ya ha lanzado, a través de su coordinador regional, Manuel Orviz, su propuesta de reeditar una suerte de Frente Popular.

Madrid, con 40.284 afiliados, se ha convertido en el principal fortín de Podemos, mientras que A Coruña es la tercera provincia con más militantes en relación al censo (7.265 según los últimos datos disponibles). En la ciudad herculina los militantes de la formación ya han manifestado su predisposición a concurrir a las elecciones locales bajo el paraguas de Marea Atlántica (la versión gallega de Ganemos), una candidatura municipalista ciudadana entre cuyos impulsores se encuentra el escritor y periodista Manuel Rivas. Esquerda Unida (EU), Anova, Equo y Espazo Ecosocialista también trabajan en este espacio político, junto a movimientos sociales y vecinales. Su presencia electoral está asegurada y las bases programáticas se concretarán el próximo mes de diciembre.

Pablo Iglesias, durante la asamblea ciudadana de Podemos. (Daniel Muñoz)
Pablo Iglesias, durante la asamblea ciudadana de Podemos. (Daniel Muñoz)

El caso catalán y la estrategia  de “unidad popular” en las locales

Las regiones en las que más está sufriendo Podemos para llevar a cabo su objetivo expansivo son Cataluña y Baleares. En el caso catalán pesa la calculada indefinición que la formación de Iglesias ha planteado respecto al modelo territorial. De hecho, desde los círculos catalanes se ha insistido en varias ocasiones sobre la necesidad de tomar una posición firme y favorable al proceso secesionista, en contradicción con las tesis del exfiscal Jiménez Villarejo, cara visible de la formación en Cataluña. Una cuestión que, en cambio, no parece haber hecho mella en el caso de Vizcaya, sorprendentemente, la cuarta provincia con un mayor número de militantes en proporción al censo (6.945). Un escenario opuesto al de las otras dos provincias vascas, ambas por debajo de la media provincial de afiliados.

Las asambleas locales desarrollarán sus propios principios organizativos, éticos y políticos para poder “incorporar las particularidades de cada territorio”, aunque siempre con la condición de adaptarse a los documentos aprobados por la asamblea ciudadana. “En concreto, los principios políticos podrían reflejar un análisis de la situación política y social del municipio, así como la estrategia electoral municipal concreta, siempre respetando los acuerdos de la Asamblea Ciudadana Estatal”, según explicaron recientemente los miembros del equipo de Iglesias durante una “rueda de masas” en el foro Plaza Podemos.

La decisión final sobre “la candidatura de unidad popular en la que participar, y cómo hacerlo”, no podrá tomarse oficialmente hasta que finalice el proceso de constitución municipal de Podemos, el próximo mes de enero. Mientras tanto, según estas mismas fuentes, “los  compañeros y compañeras, a nivel particular, podrán participar en espacios en los que se estén organizando candidaturas de unidad popular, para ir tomando el pulso al desarrollo de esas iniciativas, siempre de forma provisional y sin atribuirse la representación de Podemos en el municipio (ya que es la asamblea ciudadana, formada por todos los inscritos e inscritas, la que toma las decisiones)”.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
43 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios