LA HETEROGENEIDAD COMO SEÑA DE IDENTIDAD

Las corrientes internas de Podemos: el peso de las diferentes ‘familias’ y su ideología

El proceso fundacional en el que está inmerso Podemos para definir su modelo organizativo. La heterogeneidad es su principal seña de identidad

El proceso fundacional en el que está inmerso Podemos para definir su modelo organizativo, así como sus principios éticos y políticos, ha sacado a relucir las diferentes corrientes internas del partido. La heterogeneidad es una de las principales señas de identidad de la formación liderada por Pablo Iglesias, por lo que está emergiendo una pluralidad de posturas respecto a importantes cuestiones políticas (como el modelo territorial, económico o de defensa) y organizativas (convergencia con otras organizaciones políticas, métodos de participación o de extensión a movimientos sociales y sociedad civil en general).

Las diferentes líneas políticas y de opinión en el seno de esta organización pueden agruparse en cuatro grandes categorías, que no sólo responden a postulados ideológicos, sino también a las clásicas camarillas o “familias”. La que más peso tiene en la organización es la conformada por la promotora, cuyos miembros han acaparado durante estos meses la mayor atención mediática y responsabilidad interna (lo primero ha sido en la mayoría de casos consecuencia de lo segundo): Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Juan Carlos Monedero, Carolina Bescansa y Luis Alegre conforman el núcleo duro de Podemos Central o, lo que es lo mismo, del Círculo Podemos Complutense.

La segunda corriente interna con más peso en la organización es la de Izquierda Anticapitalista (IA), que en 2008 se escindió de Izquierda Unida

La segunda corriente interna con más peso en la organización es la de Izquierda Anticapitalista (IA), que en 2008 se escindió de Izquierda Unida para convertirse en un partido independiente. La mayoría de sus miembros fundadores son antiguos militantes de la Liga Comunista Revolucionaria, como es el caso del histórico Jaime Pastor, politólogo y profesor de la UNED. El papel de esta organización fue fundamental para la creación de Podemos, que idearon y diseñaron desde su secretaría general. Entre los militantes cercanos a IA con cargos de responsabilidad en Podemos destaca los eurodiputados Pablo Echenique y Teresa Rodríguez, además de Miguel Urbán, que actualmente se encarga de la comisión de extensión y fue el número siete en la lista a las elecciones europeas.

La eurodiputada de las bases

Con un peso, de momento, secundario, pero cada vez más ruidoso y nutrido por las bases se encuentra la corriente de corte netamente quincemayista. Muy heterogénea y poco compactada, esta familia está formada casi por descarte, al estar alejada tanto de Podemos Central como de la estructura de IA. Sin embargo, no está exenta de identidad propia como están demostrando durante estas primeras semanas de asamblea fundacional. En su mayoría son activistas que despuntaron con el 15-M y que forman parte del tejido social de sus respectivas ciudades, aunque cuentan con el apoyo de la eurodiputada Tania González.

La corriente federalista destaca por su cohesión, aunque su peso en la organización es a día de hoy bastante marginal

Los integrantes de esta corriente están repartidos por los círculos de todo el territorio y su principal punto de encuentro se basa en la voluntad de dotar a Podemos de una estructura los más asamblearia posible y regida por la democracia directa. Entre los nombres que más destacan por méritos propios (propuestas con más adhesiones recabadas entre las bases) destacan los equipos encabezados por Víctor García (Profundización Democrática), Daniel Ripa (Podemos Participar Más), Carolina Huelmo (Círculo Enfermeras) y Pablo Soto (Iniciativa Ciudadana Podemos, que la promotora ya ha integrado en su propuesta).

Tania González, durante una rueda de prensa de Podemos en Gijón. (EFE)
Tania González, durante una rueda de prensa de Podemos en Gijón. (EFE)

La corriente federalista destaca por su cohesión, aunque su peso en la organización es a día de hoy bastante marginal. Impulsada, principalmente, por el círculo de Podemos en Canarias (para llamar la atención sobre "la singularidad del archipiélago), y con el apoyo de otros como los de Navarra, su principal reivindicación es construir una organización descentralizada, en el que las asambleas territoriales tengan más autonomía y representación, y unos principios políticos que reconozcan y promuevan el derecho de autodeterminación. Una cuestión sobre la que todavía reina la indefinición en el seno de Podemos y sobre la que abundan posturas encontradas, como la del exfiscal catalán y eurodiputado electo de Podemos Jiménez Villarejo, que manifestó públicamente su férrea oposición a la consulta catalana, en contradicción con lo manifestado por Pablo Iglesias (en su día ya abandonó ICV por no compartir su postura secesionista).

Los tres niveles de la “radicalidad democrática”

Existe una pluralidad de posturas respecto a importantes cuestiones políticas, como el modelo territorial, económico o de defensa, además de organizativas

Las líneas políticas de las principales corrientes de opinión en Podemos apuntan, a grandes rasgos, a tres niveles diferentes de “radicalidad democrática”. La propuesta de máximos es la defendida por la corriente más quincemayista y de base, que como apuntan los propios nombres de sus borradores buscan una mayor “profundización democrática” y “participación” con respecto al modelo defendido por la promotora. Para ello, han diseñado diferentes métodos de democracia directa y asamblearia, como el Voto Único Transferible (VUT), la rotación de cargos asumidos por sorteo de miembros que se presentasen previamente como voluntarios, mecanismos para integrar a la sociedad civil en la toma de decisiones o referéndums populares.

Las herramientas telemáticas juegan un papel fundamental a la hora de potenciar estos procesos deliberativos. En definitiva, todos ellos pretenden que “los círculos ordenen y los representantes obedezcan”. Una máxima en la que coinciden los principales autores de estos borradores y que la fundadora del Círculo de Enfermeras (que encabezó la única lista alternativa a la presentada por Iglesias para pilotar el partido durante los meses previos a su asamblea fundacional) define como imprescindible debido a las “carencias democráticas” del modelo propuesto por la promotora.

En un punto intermedio entre esta corriente de base y la liderada por Iglesias se encuentra la de IA. Su documento de referencia, Es la Hora de la Gente, aboga por una mayor descentralización de los poderes ejecutivos, mediante una suerte de multiportavocía compuesta por siete personas que asumirían en conjunto la máxima responsabilidad y visibilidad mediática en el seno de Podemos. A grandes rasgos, lo que más lo diferencia del documento del equipo promotor, como se explicita en el propio texto, es que se “aumenta la intensidad y el alcance de los procesos de participación, control y revocación, así como la frecuencia con la cual se consulta a los miembros de los círculos”. La semana que arranca será la última dedicada al debate de los borradores, que se votarán el próximo fin de semana. Un momento en el que comenzarán a erigirse los pilares sobre los que se sustentará la formación. 

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
47 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios