Rajoy reunió en Sigüenza a sus dirigentes y Arriola vendió optimismo y la subida del PP
  1. España
en el parador el pasado fin de semana

Rajoy reunió en Sigüenza a sus dirigentes y Arriola vendió optimismo y la subida del PP

La dirección del PP, después de una reunión con Arriola, dá animos a sus candidatos: el PP remonta ante una izquierda cada vez más fragmentada

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (EFE)

Mariano Rajoy no tiene prisa en nombrar a los candidatos pendientes para las elecciones municipales, pide a los repiten que contengan la tentación de aumentar el déficit e intenta insuflar optimismo: el PP empieza a remontar en las encuestas ante una izquierda cada vez más fragmentada. El presidente del Gobierno reunió a los principales dirigentes de su partido (también a su asesor áulico, Pedro Arriola) en Sigüenza, para preparar el curso antes de dirigirse al comité ejecutivo en la sede de Génova.

El jefe del Ejecutivo se encerró entre el pasado sábado y el domingo en el Parador de Sigüenza con el comité de dirección del PP: la secretaria general, María Dolores de Cospedal; los vicesecretarios (Carlos Floriano, Javier Arenas y Esteban González Pons) y los portavoces en el Congreso y en el Senado: Alfonso Alonso y José Manuel Barreiro.

Según ha sabido El Confidencial, sólo faltó Miguel Arias Cañete (sigue preparando sus oposiciones a comisario de la UE), pero estuvo Arriola para volver a ejercer de gran analista sociológico y demoscópico del momento político. Aunque fue cuestionado, una vez más, en algunos sectores del partido por el estilo “plano” seguido en la campaña europea, Rajoy demuestra que mantiene su confianza en el asesor del PP que ya lo fue durante toda la etapa de José María Aznar.

El retrato sociológico de Arriola, el que se deduce de las encuestas publicadas entre junio y agosto, incluido el barómetro del CIS, es que el PP sigue siendo el primer partido con gran ventaja sobre el segundo (el PSOE) y que la fragmentación del voto de izquierda va a más con el fenómeno de Podemos en liza. El partido de Pablo Iglesias “se come” el electorado de Izquierda Unida que, a su vez, había empezado a crecer a costa de los socialistas. Además, CiU se desangra en beneficio de ERC.

La novedad, luego transmitida por Cospedal a los miembros del comité ejecutivo, es que la intención de voto hacia el PP crece “día a día” después de haber tocado fondo en las elecciones europeas. El dato es de un optimismo muy relativo si se tiene en cuenta que el partido en el Gobierno se quedó en los comicios del pasado mes de mayo en un 26 por ciento de los votos, casi 17 puntos por debajo de los obtenidos en 2009.

Según el CIS, los populares tenían antes del verano una intención de voto del 30 por ciento, nueve puntos por encima de los socialistas, pero 14,6 puntos menos que en las elecciones generales de 2011.

En el comité ejecutivo, Rajoy enfrió cualquier expectativa de cambios de organización o táctica en su partido ante el nuevo periodo legislativo aunque se abra una etapa de 14 meses con dos procesos electorales fijos (municipales en mayo próximo y generales en otoño), más la posibilidad de adelanto de los comicios autonómicos en Cataluña y Andalucía.

De entrada, el mensaje más claro del presidente del PP a los miembros de la dirección de su partido consistió en proclamar que nombrará a los candidatos para las elecciones de mayo, cuando convenga al partido.

“El plazo lo marca la ley, no hay ninguna prisa”, sentenció Rajoy según fuentes de su formación. En primera fila estaban los dirigentes que opinan lo contrario y siguen pendientes de consulta, confirmación o descarte: Ignacio González, Alberto Fabra y Esperanza Aguirre.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, no acudió a la reunión. Después, Carlos Floriano sostuvo que el PP no tiene ningún problema para elaborar la próxima lista del partido para las elecciones municipales en la capital de España, “porque tiene muchos candidatos para Madrid, empezando por su alcaldesa”.

Rajoy previno a los reunidos ante la tentación de incurrir en gastos extras en las Administraciones autonómicas o locales por el hecho de que llegue un periodo electoral. Todos están en fase de preparar los presupuestos del próximo año, por lo que el presidente del Gobierno insistió en que deben vigilar el déficit porque España “se juega su credibilidad”. Y puso un ejemplo: “Las elecciones no se ganan con inaugurar una carretera”.

Elecciones Municipales y Autonómicas 2015 Pedro Arriola Javier Arenas Mariano Rajoy Ignacio González Miguel Arias Cañete Pablo Iglesias
El redactor recomienda