Rajoy aplica la doctrina Arriola, retrasa la precampaña y se centra en frenar a Mas
  1. España
El gobierno convoca el 25-M sin tener candidato

Rajoy aplica la doctrina Arriola, retrasa la precampaña y se centra en frenar a Mas

El Consejo de Ministros ha aprobado la convocatoria de las elecciones europeas sin que su presidente haya nombrado al candidato del Partido Popular

placeholder Foto: Arias Cañete, con el secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos de Armas, el pasado miércoles. (Efe)
Arias Cañete, con el secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos de Armas, el pasado miércoles. (Efe)

El Consejo de Ministros ha aprobado la convocatoria de las elecciones al Parlamento Europeo para el 25 de mayo sin que su presidente, Mariano Rajoy, haya anunciado quién encabezará la candidatura de su partido. Es un hecho sin precedentes. Al mismo tiempo que el correspondiente real decreto aparece en el BOE, el jefe del Ejecutivo envía a sus ministros a hacer precampaña este fin de semana, incluido el titular de Agricultura, Miguel Arias Cañete, a quien en la sede de Génova y en el grupo parlamentario europeo dan por hecho que será el elegido.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha tenido que informar de la convocatoria por el Consejo de Ministros como un trámite de lo más ordinario (tocaba hacerlo para cumplir los plazos legales), aunque los tiempos de Rajoy hayan chocado con la habitual lógica de los preparativos electorales y siga sin candidato para los comicios que convoca. Los demás partidos tienen sus listas hechas desde febrero o por lo menos nombrado al número uno de las mismas.

La propia Sáenz de Santamaría viaja este domingo a Barcelona para participar en la convención del PP catalán que sirve para el lanzamiento de la precampaña europea, pero que será empleado para que la vicepresidenta y Alicia Sánchez Camacho den la réplica al penúltimo capítulo del desafío independentista de Artur Mas.

La doctrina asentada en la dirección del Partido Popular (avalada por su sociólogo de cabecera Pedro Arriola) es que “el país no está para precampañas”, que el Gobierno lo que tiene que hacer es “vender” la recuperación económica y que el reto es movilizar al electorado más clásico del partido. Pero sin buscar un gran debate nacional adelantado que tampoco calaría en la opinión pública.

placeholder Mariano Rajoy en el Comité Ejecutivo del PP. (Reuters)
Mariano Rajoy en el Comité Ejecutivo del PP. (Reuters)

Si España no está para campañas, como repite el propio Arias Cañete cuando le preguntan por su posible candidatura, se da la circunstancia añadida de que el debate político está absorbido por los planes secesionistas del nacionalismo catalán. El PP estudia cómo conjugar las elecciones europeas con la respuesta oficial al empeño de Mas en seguir adelante con su consulta separatista.

Es un debate complicado para el PP en el plano institucional, pero que no le incomoda en clave de campaña electoral. La defensa de la unidad de España, medida en cada palabra, reconcilia a Rajoy con su electorado y plantea más problemas al PSOE, partido que tiene que conjugar en la materia los intereses del PSC y del PSE con los del resto de la formación. De ahí su apuesta por una reforma “federal” de la Constitución que sólo apoyan ellos mismos.

Rajoy no ha tenido ninguna prisa en nombrar al candidato de su partido. Mantiene en vilo a toda la organización, y en especial tiene a los eurodiputados de los nervios por no saber si seguirán o no en los escaños; pero también descoloca al adversario. La socialista Elena Valenciano arrancó su particular precampaña con la reforma del aborto como monotema y luego se ha ido diluyendo al no encontrar rival con el que meterse o medirse.

Pedro Arriola. (Efe)Pero ahora los plazos ya se estrechan y acotan las decisiones de Rajoy sobre su candidato y la respuesta a los independentistas catalanes. Las listas para las europeas tienen que estar cerradas antes del 21 de abril y el presidente del Gobierno repite que habrá candidato “a primeros de mes”. Pero el día 8 tiene en el Congreso un pleno importante: se debate la petición del parlamento autonómico para hacerse con la competencia de convocar su consulta. Será una semana con escaso margen informativo para otra cosa que no sea la respuesta constitucionalista a Mas que Rajoy coordinará con Alfredo Pérez Rubalcaba.

Cañete, de campaña en Andalucía y a disimular

En fuentes del PP dan por hecho que “el parto” de su jefe será la próxima semana, antes de la reunión de la intermunicipal del partido convocada en Valencia para los días 4 y 5 de abril. El acto, que reúne a cientos de alcaldes y concejales populares, está organizado para que pueda servir de lanzamiento del candidato, si es que para entonces se conoce. La dirección del PP quiere que los ediles sean los responsables de movilizar a esas bases electorales más fieles del PP que, según la doctrina Arriola, tienen el resorte para ganar los comicios europeos.

Arias Cañete protagoniza este fin de semana en Málaga la convención del PP andaluz, organizado también como acto de precampaña y con el ministro dispuesto de nuevo a repetir que él no sabe nada de su candidatura ni Rajoy le ha dicho nada aunque siempre está “al servicio del partido”. Elministro de Agricultura tiene el lunes un acto con los Príncipes de Asturias y luego acude al funeral de Estado en memoria de Adolfo Suárez. Después tiene su agenda llena hasta el Consejo de Ministros del viernes, toda una semana de espera para el PP.

Elecciones europeas Nacionalismo Consejo de Ministros Parlamento Europeo Miguel Arias Cañete Elena Valenciano Mariano Rajoy Artur Mas
El redactor recomienda