Pedro Arriola suministra optimismo al PP con los sondeos y ante los nervios del PSOE
  1. España
"la campaña, decisiva esta vez", según génova

Pedro Arriola suministra optimismo al PP con los sondeos y ante los nervios del PSOE

“Los datos son buenos, vamos por delante”, dicen en el PP por los primeros análisis demoscópicos de Pedro Arriola y después de ver nervios en el PSOE

Foto: Miguel Arias Cañete, en acto de precampaña en Jaén a finales de abril. (Efe)
Miguel Arias Cañete, en acto de precampaña en Jaén a finales de abril. (Efe)

El nombramiento como cabeza de lista de un dirigente de peso bien considerado en todos los sectores del partido (Miguel Arias Cañete) y la publicación de tres encuestas de escasa muestra han conseguido que en tres semanas el PP pase de la angustia al optimismo ante las elecciones europeas. “Los datos son buenos, vamos por delante”, dicen ahora en la sede de Génova por los primeros análisis demoscópicos de Pedro Arriola. A los eurodiputados les han dicho que pueden aspirar a los 21 escaños (sólo dos menos que los obtenidos en 2009) si la campaña funciona y consiguen que al menos vayan a votar los electores más fieles.

En fuentes del PP no aclaran el origen de esos primeros datos, si salen de los sondeos publicados la pasada semana en los medios de comunicación, son estudios propios o avances de la encuesta específica que el Centro de Investigaciones Sociológicas tiene que hacer pública en los próximos días.

Las empresas privadas que en febrero daban una pequeña ventaja a los socialistas o un empate, han pasado en abril a pronosticar la victoria del PP por unas décimas o por tres o cuatro puntos. Los estudios están hechos con menos de 1.500 entrevistas. El sondeo del CIS multiplica por tres o cuatro ese número de entrevistas, trabajo ya terminado y que arrancó nada más conocerse la designación de Arias Cañete. Si Rajoy hubiera tardado aún más en hacer pública su elección, los encuestadores hubieran tenido un problema añadido.

El PP y los demás partidos esperan el sondeo del CIS con gran expectación. Es cierto que la alta abstención prevista y el esperado fenómeno del voto de castigo dificultan cualquier pronóstico. Como dice el ministro de Educación y experto sociólogo José Ignacio Wert a sus compañeros de gabinete, ninguna de las encuestas hasta ahora realizadas tiene una fiabilidad razonable. Pero los comicios son de ámbito nacional, el CIS marca diferencias con las privadas y en el precedente de 2009 se acercó al resultado final: falló por dos escaños.

placeholder Mariano Rajoy y Miguel Arias Cañete. (Efe)

El empate de 2009 que fue victoria del PP por dos escaños

En las elecciones europeas de junio de 2009, el sondeo oficial pronosticó un empate a 23 escaños entre el PSOE y el PP, con una leve ventaja de 6 décimas de los socialistas sobre los populares en el porcentaje de voto. La candidatura de Jaime Mayor Oreja se impuso al final con 23 eurodiputados y 3 puntos frente a los 21 del PSOE. Y la participación ya se redujo en esa cita al 45% del electorado.

Pero el optimismo que se nota entre los dirigentes del PP ante la próxima cita en las urnas se basa sobre todo en la buena acogida interna que ha tenido la designación de Arias Cañete, “el mejor candidato posible” por experiencia, conocimiento de la política europea y hasta buen manejo ante los medios, según repiten desde todos los sectores. “Le ha gustado hasta a José María Aznar”, comentan con ironía. El ex ministro de Agricultura también formó parte de su equipo en la anterior etapa del PP en el poder.

Además, los primeros actos electorales de la precampaña apuntan a que las organizaciones locales del PP responden a las instrucciones de movilización general para evitar al Gobierno unos traspiés en su trayectoria de reformas para salir de la recesión, aunque haya incluido ajustes y disgustos como las subidas de impuestos. En principio, el objetivo básico de la dirección del partido es obtener un escaño o un voto más que los socialistas, muy crecidos en el momento de lanzar a Elena Valenciano como candidata, pero dispersos luego a la hora de comunicar sus mensajes.

Valenciano vuelve a su campaña feminista en el Congreso

Entre el arranque de precampaña socialista basado en atacar la reforma de la ley del aborto y la escasa afluencia de público a los actos del PSOE, en el PP consideran que sus adversarios llevan peor que ellos la misión de movilizar a sus bases y electorado más fiel. Y atribuyen a los nervios socialistas el hecho de que prueben ahora a enfangar la campaña con alusiones, más que acusaciones, sobre corrupción. Valenciano se ha desmarcado de ese frente y volverá sobre su guión habitual en el próximo pleno del Congreso con una pregunta sobre si el Gobierno protege “la libertad de las mujeres”.

Rajoy se va a volcar en la campaña, se juega la estabilidad de su gabinete. Si el PP pierde el jefe del Ejecutivo se verá obligado a dar algún giro en sus políticas y le queda el margen de empezar por una crisis de Gobierno con relevos de ministros. Para Alfredo Pérez Rubalcaba quedarse por detrás de los populares puede suponer el cuestionamiento general interno de todos sus planes para seguir al frente del partido. Más que primarias para elegir candidato a la presidencia del Gobierno, lo que pedirán sus críticos en caso de derrota clara es un congreso extraordinario para cambiar de secretario general.

Miguel Arias Cañete Alfredo Pérez Rubalcaba Elena Valenciano Mariano Rajoy
El redactor recomienda