Es noticia
El PSOE enfanga la precampaña europea ante los malos augurios de los sondeos
  1. España
RUBALCABA SE QUEDA AL MARGEN DE LA BRONCA

El PSOE enfanga la precampaña europea ante los malos augurios de los sondeos

El PSOE lleva al Congreso la campaña europea con ataques personales a los ministros y a Arias después de que los sondeos anuncien otra derrota socialista

Foto: La vicesecretaria del PSOE y cabeza de lista a las elecciones europeas, Elena Valenciano. (EFE)
La vicesecretaria del PSOE y cabeza de lista a las elecciones europeas, Elena Valenciano. (EFE)

La oposición socialista ha llevado al Congreso la precampaña de las elecciones europeas con ataques directos y personales a los miembros del Gobierno y al cabeza de lista del PP, Miguel Arias Cañete, hasta mezclarlos con el caso Bárcenas para enfangar el terreno. Las últimas encuestas sobre los comicios, que otra vez dejan al PSOE por detrás de los populares, obligan a los portavoces socialistas a echar el resto. Alfredo Pérez Rubalcaba se queda al margen de la bronca: se conforma con preguntar a Mariano Rajoy por la política de becas.

Con sus retrasos y aplazamientos a la hora de nombrar cabeza de cartel para las europeas y proceder al relevo en el Ministerio de Agricultura, el presidente del Gobierno ha descolocado al PSOE aún más que a los responsables de la campaña del PP. La candidata socialista, Elena Valenciano, designada el 10 de febrero, se pasó dos meses sin saber con quién tenía que meterse. Elegido Arias Cañete el 9 de abril, el PSOE se dedicó a criticar que siguiera de ministro de Agricultura y, una vez centrados los socialistas en ese punto, se han encontrado con que Rajoy le cambiaba este lunes y les dejaba sin guion para los ataques previstos para toda la semana.

De la euforia de febrero, con las primeras encuestas que colocaban al PSOE ligeramente por encima del PP y con la apuesta por la número dos del partido como muestra de que iban a por todas, los socialistas han pasado a la preocupación por los sondeos del pasado fin de semana. Todas las encuestas les devuelven al empate una vez desvelado el nombre del cabeza de cartel del PP.

Rubalcaba y su equipo se juegan la supervivencia política en los comicios. Valenciano se puede quedar de portavoz en la Eurocámara, pero una nueva derrota, salvo que sea por la mínima y al menos con un porcentaje de voto superior al obtenido en las generales (el 28 por ciento), acabaría con todos los planes de resistencia al cambio de la actual dirección.

El secretario general del PSOE se limitó en la sesión de control al Gobierno a preguntar a Rajoy por el descenso en la cuantía de las becas y dejó para su portavoz parlamentaria, Soraya Rodríguez, el ataque frontal contra el Ejecutivo y el candidato del PP. A la vicepresidenta del Gobierno la acusó de cobrar 600.000 euros en “sobresueldos” y al exministro de Agricultura otros 300.000. Se supone que había echado cálculos sobre acusaciones de Bárcenas.

En tono de mitin, los portavoces de Justicia, Hacienda y Agricultura socialistas regaron con otras imputaciones personales a los ministros y al propio Arias Cañete: desde perseguir los derechos de las mujeres (por la reforma del aborto) en el caso de Alberto Ruiz-Gallardón, al de incumplir las normas de incompatibilidades en el del exministro de Agricultura. Los aludidos interpretaron los ataques en clave de pura precampaña electoral.

Sáenz de Santamaría respondió a Rodríguez que mentía y luego, en los pasillos, sostuvo que no había cobrado sobres “en mi puta vida”. También que Rodríguez sí que se había quedado con las mensualidades de la cesantía que percibía como exsecretaria de Estado, además del sueldo de diputada, hasta que el Gobierno se lo quitó con el cambio de la ley correspondiente. Cristóbal Montoro tuvo que salir en defensa de Arias para garantizar que siempre cumplió con la normativa de contratación aplicable en las empresas de las que era accionista y que gracias a su gestión el Ministerio de Agricultura saló del “caos en que lo tenían los socialistas”.

La vicepresidenta, Montoro y Gallardón entraron al trapo de “los mítines”. Sáenz de Santamaría comentó que ya se estaba dando cuenta de lo preocupado que estaba el PSOE con el nombramiento de Arias como candidato. Es la conclusión que sacaron los populares sobre el envite de precampaña de la oposición socialista: que el arranque de Valenciano no ha sido bueno y que la irrupción del exministro de Agricultura los lleva a probar con la “guerra sucia”. Según fuentes del PP, los socialistas quieren eludir los debates de fondo de la campaña (la UE y el peso de España en la misma) porque se saben en desventaja.

Alfredo Pérez Rubalcaba Elena Valenciano Miguel Arias Cañete Mariano Rajoy
El redactor recomienda