la hija del rey mintió al juez castro

La Infanta, en evidencia: el empresario Boixareu era más que un simple "vecino"

La infanta Cristina mintió al juez durante su declaración como imputada. El empresario Joaquim Boixareu era mucho más que una simple "amistad de vecindario"

Foto: La infanta Cristina a la salida del juzgado de Palma de Mallorca. (Reuters)
La infanta Cristina a la salida del juzgado de Palma de Mallorca. (Reuters)

La infanta Cristina de Borbón se parapetó tras una aparente falta de memoria para echar balones fuera durante su declaración como imputada ante el juez José Castro, el pasado 8 de febrero. Pero también recurrió a la mentira para esquivar las cuestiones más espinosas del interrogatorio. Un inédito correo electrónico al que ha tenido acceso El Confidencial demuestra que la hija del Rey faltó a la verdad cuando aseguró que sólo estaba unida por una "amistad de vecindario" con el empresario Joaquim Boixareu, que estuvo imputado en el caso Nóos como presunto hombre de paja de Iñaki Urdangarin.

El 6 de mayo de 2003, el yerno de Don Juan Carlos envió un email a Boixareu –al que se dirige de manera familiar como Quim– que no deja lugar a dudas de la intimidad y cercanía que los duques de Palma compartían con el empresario catalán. "Después de nuestra reunión en tu casa el pasado miércoles hablé con Cristina", le cuenta Urdangarin a su amigo. "Está de acuerdo en los pasos que vamos a dar sobre tasación de pisos y terreno, sondeo bancario y charla informativa con el jefe", en alusión al Rey, al que se refiere con ese término coloquial. "Deberás de tener noticias supongo que en un par de días. Ya me contarás".

En aquella época, según fuentes cercanas a la Casa del Rey, Urdangarin, la infanta Cristina, Boixareu y la esposa de este, Marga Fiol, estaban interesados en adquirir unos terrenos en el Ampurdán para levantar allí dos viviendas anexas en las que ambas familias pasarían los fines de semana. De ahí que el duque de Palma comente a su amigo que la Infanta ha dado el visto bueno a la "tasación" del terreno que habían visitado previamente, y que posteriormente informarían de todos los detalles, incluido el "sondeo bancario", a Don Juan Carlos.

Los dos matrimonios, además, solían acudir juntos a la estación invernal de Baqueira-Beret para esquiar y compartían frecuentes escapadas al extranjero, según las mismas fuentes. En definitiva, una estrecha amistad que deja en evidencia lo declarado por la infanta Cristina el pasado 8 de febrero ante el juez. Aquel día, la hija del Rey aseguró que Boixareu "era vecino nuestro en el piso de la avenida de Pedralbes", la vivienda que los duques de Palma ocuparon antes de adquirir el lujoso palacete de seis millones de euros. Pero cuando Castro le preguntó: "¿Les une cierta amistad?", la Infanta mintió.

"Amistad de vecindario", respondió al juez. Este no se dio por vencido: "¿Frecuentaba usted el domicilio de este señor y este señor el suyo?". "No", contestó con sequedad la Infanta. Castro insistió: "¿No se han planteado llegar incluso a comprar una finca juntos?". Doña Cristina, acorralada, de nuevo dijo "no". Y entonces el magistrado hurgó en la herida: "¿Es Joaquim Boixareu la misma persona que simuladamente intervino en la creación de la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social?", en alusión a la entidad sucesora del Instituto Nóos, que Urdangarin utilizó como tapadera para seguir haciendo negocios. "No lo sé, señoría", zanjó la Infanta.

Boixareu adelantó el dinero

La amnesia de la duquesa de Palma le impidió recordar que fue precisamente Boixareu, a petición de Urdangarin, quien creó la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social como heredera del Instituto Nóos. Y que fue el propio empresario quien depositó los 30.000 euros para ponerla en marcha, cantidad que posteriormente le fue reembolsada por el duque de Palma mediante dos facturas. El juez Castro le imputó al considerar que Boixareu había actuado como hombre de paja del yerno del Rey, pero en marzo de 2013 levantó provisionalmente la imputación que pesaba sobre él.

Un mes después de aquel primer correo electrónico, Urdangarin envió un nuevo email, esta vez a su cuñado, Felipe de Borbón. "¿Te acuerdas de Joaquim Boixareu y Marga Fiol? Son unos vecinos nuestros de Barcelona y con los cuales compartimos esquí y mesa en Baqueira", le cuenta el duque de Palma al heredero de la Corona. Con la familiaridad propia de dos cuñados entonces bien avenidos, Urdangarin le pide al Príncipe de Asturias que, aprovechando un inminente viaje oficial a Moscú, reciba a su amigo Boixareu en la capital rusa.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
38 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios