para todo lo referente a Gürtel y bárcenas

La UDEF denuncia que un 'comisario político' del ministro supervisa sus informes

Los agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (DEF) de la Policía están indignados por el control que Interior hace de sus investigaciones

Foto: El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz (Efe)
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz (Efe)

Los agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional están indignados por el control que el Ministerio del Interior está haciendo de su trabajo. Fuentes policiales consultadas por este diario aseguran que los funcionarios de esta unidad especializada en la lucha contra la corrupción, el blanqueo y el fraude han denunciado a sus mandos que el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, está utilizando a un comisario de su confianza ajeno a la estructura de esta sección para supervisar la evolución de todas sus investigaciones.

El policía escogido por Fernández Díaz para efectuar esta labor de control es el comisario principal José Luis Olivera, actual máximo responsable del Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado (CICO), un organismo que depende directamente de la Secretaría de Estado de Seguridad y que, por tanto, no tiene ninguna relación jerárquica con la Comisaría General de Policía Judicial en la que se ubica la Udef. Es decir, que oficialmente la relación de Olivera con la Udef debería ser nula.

Pero Fernández Díaz ha recurrido a él para tener un conocimiento detallado de las investigaciones de la Udef y tratar de influir en ellas, especialmente, en las relacionadas con los casos Gürtel y Bárcenas, los dos procedimientos judiciales que han puesto contra las cuerdas al Gobierno de Mariano Rajoy durante la primera mitad de la legislatura. Después de todo, los hallazgos de la Udef han sido completamente decisivos para mantener con vida estos procesos y avanzar en el esclarecimiento de las presuntas tramas de financiación irregular del Partido Popular. 

Contactos en la Udef

Para acceder a esas informaciones, Olivera está utilizando los numerosos contactos que tiene dentro de la Udef gracias a su anterior etapa como jefe de la unidad, revelan las fuentes consultadas. Lo cierto es que sólo ha transcurrido año y medio desde que la abandonó para hacerse cargo del Cico en julio de 2012.

Fernández Díaz también tiene acceso a las investigaciones de la Udef a través del director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, el responsable directo de la Comisaría General de Policía Judicial. Pero el ministro del Interior ha preferido crear una vía de comunicación alternativa de su completa confianza. Y fuentes cercanas al ministro aseguran que pretende otorgarle mayores responsabilidades en las próximas semanas. 

Una relación intensa

La relación de Fernández Díaz y Olivera se remonta más allá incluso de que Luis Bárcenas llegara al Partido Popular. Ambos son de Barcelona, comparten amistades en la Ciudad Condal y sus familias se conocen desde hace décadas. La fortaleza del vínculo la demuestra por ejemplo el hecho de que Olivera fuera uno de los dos comisarios que eligió Interior para proponer a los fiscales anticorrupción de Barcelona encargados del caso Millet el registro de la sede de Convergencia Democrática de Catalunya (CDC) en plena precampaña de las elecciones catalanas de 2012. En ese momento, Olivera ya estaba al frente del Cico y no tenía ninguna relación con las pesquisas del desvío de fondos a CDC desde el Palau de la Música, pero supuestamente acudió a Barcelona en representación de los investigadores. Los fiscales rechazaron esa medida pero la propuesta trascendió meses después.

Ignacio Cosidó, director general de la Policía.
Ignacio Cosidó, director general de la Policía.

Más recientemente, a la vuelta del pasado verano, Fernández Díaz se negó a firmar la propuesta anual de condecoraciones del Cuerpo Nacional de Policía confeccionada por la Dirección General si no se incluía a Olivera en la lista de agraciados con una medalla con distintivo rojo, pensionada de por vida con un 10% extra de la nómina. Olivera ya había recibido en tres ocasiones ese galardón, pero la Dirección General tuvo que modificar el listado inicial para concederle el cuarto por imposición del ministro.

Cuatro relevos en la Comisaría de Policía Judicial

La obsesión de Interior con la Udef se ha manifestado de otras formas menos sutiles a lo largo de la legislatura. Desde que Rajoy llegó a La Moncloa, el Ministerio del Interior ha forzado hasta cuatro relevos al frente de la Comisaría General de la Policía Judicial, la responsable de la Udef. El actual jefe de la Policía Judicial es comisario principal Santiago Sánchez Aparicio. Fue nombrado el pasado mes de octubre tras el relevo forzoso de su predecesor en el cargo, el comisario principal José García Losada, que sólo lo ocupó durante 15 meses.

En enero de 2013, la Udef provocó sin pretenderlo uno de los momentos de mayor tensión en Interior cuando los sectores del Gobierno y del Partido Popular más cercanos a la ministra de Sanidad, Ana Mato, reprocharon a Fernández Díaz que la unidad policial hubiera enviado a la Audiencia Nacional un informe en el que se concluía que la dirigente popular y su exmarido, el exalcalde de Pozuelo de Alarcón (Madrid) Jesús Sepúlveda, habían recibido numerosos regalos de lujo de la trama Gürtel. Interior reaccionó ordenando a los agentes de la unidad contra los delitos económicos que a partir de ese momento se abstuvieran de hacer afirmaciones que trascendieran las estrictas peticiones del instructor de los casos Gürtel y Bárcenas, el magistrado Pablo Ruz.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
42 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios