Murcia recula y asume los 200 millones de deuda del aeropuerto fantasma de Corvera
  1. España
sin garantía de poder pagarla

Murcia recula y asume los 200 millones de deuda del aeropuerto fantasma de Corvera

Después de seis meses de trayecto en una dirección, la Comunidad Autónoma de Murcia ha oficializado una vuelta atrás en toda regla

Foto: El aeropuerto internacional de Corvera, en la Región de Murcia (EFE)
El aeropuerto internacional de Corvera, en la Región de Murcia (EFE)

Después de seis meses de trayecto en una dirección, la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia ha oficializado una vuelta atrás en toda regla asumiendo como propios los casi 200 millones que había avalado ante un grupo bancario para que el aeropuerto de Corvera fuera construido por un consorcio liderado por Sacyr, comúnmente denominado Aeromur. Esta es la consecuencia directa de la retirada de la concesión a los constructores decidida por el Gobierno regional en septiembre pasado y que llevó a Aeromur a declarar el preconcurso de acreedores.

El consejero de Economía, Juan Bernal, firmó el martes en Madrid la asunción de ese préstamo, evitando así la ejecución del aval otorgado como garantía por la comunidad autónoma, según publicó el miércoles las prensa local, lo que habría llevado a Murcia a la bancarrota económica habida cuenta de que ya en septiembre superó el techo de déficit fijado por el Ministerio de Hacienda para 2013. Murcia queda comprometida a ir pagando, de momento, los intereses de esa deuda durante tres años mientras los bancos prestatarios consientan en no ejecutarla.

Las dificultades de encontrar otro grupo dispuesto a hacerse cargo del nuevo aeropuerto mediante un concurso público todavía por convocar ha llevado al Ejecutivo de Ramón Luis Valcárcel a desdecirse radicalmente y a, supuestamente, negociar con Sacyr las condiciones que Aeromur había pedido hace un año y medio para seguir adelante con el proyecto.

La renegociación del contrato fue solicitada por la concesionaria habida cuenta de que las perspectivas económicas de explotación disminuyeron notablemente a raíz de la crisis económica que acarreó, entre otras cosas, un descenso notable en la intensidad del tráfico aéreo desde 2009 y, previsiblemente, en los próximos años. Juan Bernal siempre se negó a esa reestructuración de la deuda, según fuentes empresariales. La divergencia cristalizó con la retirada de la concesión a Aeromur, en septiembre pasado, sobre la base de un informe del Consejo Jurídico Regional de Murcia que señalaba incumplimientos de contrato, cosa que la concesionaria niega.

El presidente de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel. (EFE)Ningún responsable de la Consejería de Economía se avino ayer a informar sobre el asunto a este diario. La responsable de prensa de ese departamento remitió al de Obras Públicas cuando fue preguntada sobre las supuestas negociaciones para hallar una salida al problema y aseguró no poder responder a la cuestión de si los intereses de los 186 millones asumidos por la comunidad computarán como deuda pública o no.

Fuentes empresariales mostraron su disgusto por la asunción de la deuda anunciada a través de la prensa local por la Consejería de Economía y calificaron de “irresponsable” la rescisión de contrato con la concesionaria “sin tener los 200 millones necesarios para hacer frente” al aval. Según estas, Murcia lleva meses al borde del “default” (quiebra) económico.

El presidente Valcárcel viene reiterando públicamente desde hace semanas que hay negociaciones en curso con Aeromur. Fuentes empresariales negaron este extremo y aseguraron que la comunidad autónoma responde negativamente a todas las alternativas que plantea la concesionaria para resolver el problema. Esas fuentes consideran que la única salida posible, antes y después de la retirada de la concesión, es un “reequilibrio económico” del contrato mediante un crédito participativo –“como se ha hecho con las autopistas radiales de Madrid”– en función de la nueva realidad impuesta por la crisis.

Paralelamente, Aena ha hecho saber recientemente que sólo está dispuesta a asumir la gestión del nuevo aeropuerto de Corvera, pero no contempla hacerse cargo o concursar a la concesión. Para realizar esa primera opción, la gestora aeroportuaria estatal tendría que cerrar las instalaciones del aeropuerto de San Javier, a unos 20 kilómetros en línea recta de Corvera, y trasladar la plantilla de una instalación a otra, cosa que suscita muchas reticencias entre los actuales empleados.

Deuda pública Murcia Aeropuerto de Murcia Ramón Luis Valcárcel
El redactor recomienda