EL ÚLTIMO MENSAJE A SU ESPOSA y ABOGADOS

Las horas más bajas de Bárcenas: “Quiero salir ya. No más portadas de prensa”

El último mensaje que ha mandado Bárcenas: Quiero salir ya de la cárcel. No más portadas. Para qué sirven tantos titulares si no consigo la libertad

Foto: El extesorero del PP Luis Bárcenas (d) sentado en el patio de la cárcel. (EFE)
El extesorero del PP Luis Bárcenas (d) sentado en el patio de la cárcel. (EFE)

Es el último mensaje que ha mandado Luis Bárcenas a su esposa y abogados: "Quiero salir ya de la cárcel. No más portadas de prensa. Para qué sirven tantos titulares si no consigo la libertad". El grito carcelario del extesorero del PP es una especie de autocrítica a su estrategia del ventilador. El que fuera uno de los hombres más poderosos de Génova se queja ante los suyos de que las informaciones filtradas por él y su entorno a dos periódicos (primero a El País y, luego, a El Mundo) no han servido para forzar su puesta en libertad.

Los datos y documentos aportados en la causa por Bárcenas sobre una supuesta financiación irregular del PP y el cobro de sobresueldos por parte de algunos de sus antiguos compañeros de partido no le han generado los réditos esperados. El extesorero del PP, según su entorno, ve cómo "se acaba su artillería" (en expresión de uno de sus amigos) y ni el fiscal general del Estado ni Rajoy se amedrentan. Esa frustración está provocando una profunda desmoralización y un deterioro en su personalidad, según las personas que han hablado últimamente con él y con sus familiares.

Uno de sus allegados reconoció a El Confidencial que la cárcel está haciendo mella en el "duro" Bárcenas: "Sobre todo, porque más que nunca está convencido de que le espera una larga temporada en la sombra, en contra de lo que algunos le prometieron".

Bárcenas empieza a comprender que se ha pasado de frenada y que sus mensajes a navegantes no han servido para doblegar al juez Ruz ni para que los agentes de la Unidad de Delitos Económicos y Financieros (UDEF) aminoren la marcha de las investigaciones. El Ministerio del Interior mantiene que los últimos cambios producidos en la cúpula de la Policía Judicial no van a afectar a las pesquisas sobre el patrimonio del extesorero. El riesgo de destrucción de pruebas y el dinero que todavía conserva en el extranjero, fruto de las comisiones corruptas y de la especulación, son dos de las causas que lo mantienen en la cárcel. Al menos, son los principales motivos esgrimidos por el juez Pablo Ruz en su auto de prisión.

Comienza a flaquear

“Bárcenas era duro como una roca. Le pedías un consejo y al día siguiente se presentaba con una libreta llena de notas para darte una respuesta aunque hubiera tenido que dedicarle media noche", comenta uno de los excolaboradores del tesorero de Génova.

 Imagen facilitada por La Sexta de un vídeo grabado en el interior de la prisión madrileña de Soto del Real
Imagen facilitada por La Sexta de un vídeo grabado en el interior de la prisión madrileña de Soto del Real
Sin embargo, desde hace semanas, sus fuerzas flaquean, como reconocen su propia esposa Rosalía y unos pocos allegados. "Bárcenas está rebotado con todo el mundo y no salva a nadie de sus años de pujanza en Génova. Se siente traicionado por todos. No le quedan amigos. Sólo Luis Fraga y un círculo reducido de empresarios que han hecho negocios con él y siguen siendo sus amigos. Pero que se pueden contar con los dedos de una mano. Ha discutido hasta con Ángel Sanchís, que se ha metido en un lío por ayudarle".

Bárcenas está convencido de que su estrategia de presión y chantaje contra Mariano Rajoy y otros altos cargos de Génova no le ha funcionado. Al menos, no le ha reportado la impunidad que esperaba lograr. Uno de sus amigos ha comentado que está desbocado y ha dejado de ser el hombre calculador para convertirse en un personaje rencoroso y vengativo: "Ya ha empezado a amenazar con largar todo lo que sabe, afecte a quien afecte y caiga quien caiga, aunque no consiga nada a cambio".

Las frustraciones del tesorero (la última, la negativa de la Fiscalía a seguir investigando el borrado de los discos duros de los ordenadores del PP) lo colocan en una situación de desesperación. Una persona próxima a Bárcenas comenta que el extesorero es "un tipo maquinador, pero también vengativo". La misma fuente cree que "cuanto más crezca su grado de frustración, mayor será su capacidad de respuesta". Ese es el perfil de Bárcenas: "Un tipo prepotente y soberbio que no consiente la derrota".

Para los funcionarios de Instituciones Penitenciarias esa es la reacción habitual de los reclusos que ven cómo se aleja su excarcelación: "Tienen todo el tiempo del mundo para diseñar su estrategia legal, pero también para alimentar la maldad. Nosotros estamos cansados de ver cómo, hasta los más inteligentes, se derrumban y se convierten en personas destructivas. En verdaderos psicópatas".

Bárcenas, desde que en febrero pasado comenzó su estrategia de acoso y derribo contra el PP y la campaña contra el presidente, Mariano Rajoy, y la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, ha visto fracasar todas sus acciones para salvarse de la cárcel. Primero, filtró al diario El País por medio de su amigo, el abogado Jorge Trías, unas fotocopias que, supuestamente, recogían la contabilidad B del PP y los sobresueldos que percibían algunos de sus dirigentes y, más tarde, facilitó los originales de toda esa documentación al diario El Mundo. Pero, en septiembre, el juez Ruz a petición del fiscal se negó a concederle la libertad provisional y, según fuentes de la Audiencia Nacional, es poco probable que abandone la cárcel en los próximos meses. Antes tendría que hacer aflorar todo el dinero recaudado ilegalmente y evadido a cuentas bancarias del extranjero que siguen rastreando los agentes policiales de la UDEF.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios