Gobierno y PP esgrimen los brotes verdes contra Bárcenas, Mas y los sondeos
  1. España
ARENGAS DE SÁENZ DE SANTAMARÍA Y MONTORO

Gobierno y PP esgrimen los brotes verdes contra Bárcenas, Mas y los sondeos

El Gobierno lo apuesta casi todo, sus planes hasta fin de año para empezar, a la mejora de la economía, declarada inminente y presentada como bálsamo

placeholder Foto: La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. (EFE)
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. (EFE)

El Gobierno y el PP lo apuestan casi todo, sus planes hasta fin de año para empezar, a la mejora de la economía, declarada inminente y presentada como bálsamo para curar las heridas internas, frenar a la oposición, remontar en las encuestas y hasta paliar el desafío independentista en Cataluña. Así lo proclamó para abrir el curso parlamentario Soraya Sáenz de Santamaría ante los diputados del Grupo Popular en el Congreso (“la luz empieza a verse”) y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el Senado.

Ni el caso Bárcenas, ni el fiasco de la candidatura de Madrid a organizar los Juegos Olímpicos, ni los problemas internos en la dirección del partido se tocaron en la primera reunión del Grupo Popular después de las vacaciones. La vicepresidenta del Gobierno se dirigió a los diputados de la mayoría para arengarlos en defensa del Ejecutivo y prometerles que lo peor de la crisis económica ha pasado y que ya se adivina la recuperación que servirá, además, para descolocar a la oposición.

“Lo previsible: dar ánimos y transmitir las peticiones de Rajoy”. Así resumían el contenido de la reunión los parlamentarios más veteranos después de escuchar el discurso de Soraya Sáenz de Santamaría, quienes ya daban por descartado cualquier cambio de equipo o discurso en el Gobierno después del verano.

La vicepresidenta del Ejecutivo se centró en alabar a los diputados por la labor realizada en lo que va de legislatura y dejar clara la tarea para los próximos meses, básicamente deberes económicos: “La creación de la autoridad fiscal independiente, unos Presupuestos Generales del Estado que impulsen la recuperación, la reforma de las Administraciones Públicas y el debate de las enmiendas de la Ley de Emprendedores y de la Unidad de Mercado”.

Sáenz de Santamaría sostuvo que España ha dejado de ser un foco de desconfianza para convertirse en un referente de estabilidad, con un Gobierno que goza de “una mayoría organizada, que sabe que había momentos difíciles, que había que aguantar ese tirón y que ha aguantado”. También citó aAlfredo Pérez Rubalcaba como “un indicador avanzado” del fin de la recesión. “Cuanto menos quiere hablar de economía, más evidente se hace que la mejoría ha llegado". La doctrina oficial del Gobierno es que la inminente salida de la crisis descoloca y desactiva el acoso socialista, basado en sacar partido del caso Bárcenas.

La segunda de Rajoy tuvo que dar explicaciones sobre el desgaste y la impopularidad del Gobierno. Adujo que el gabinete del PP ha hecho reformas y ha tomado medidas como la laboral, que otros no se atrevieron a acometer por el coste político o personal que conllevaban, pero que se debían hacer por el interés general de los españoles. También presumió de que esas reformas han servido para que España empiece a salir de la crisis después de ganar competitividad y ajustar las cuentas de sus Administraciones.

placeholder Comité ejecutivo nacional del pp

En el Grupo Popular son conscientes de que en los próximos meses tendrán que promover cambios en el sistema de las pensiones, para lo que tampoco encontrarán el apoyo de la oposición, igual que para culminar la reforma de la Educación.

En la misma línea, pero el ámbito de la Cámara Alta, Cristóbal Montoro se empeñó después en sostener que "no falta nada" para que España llegue al crecimiento económico y a la creación de empleo "en términos netos". Hasta apeló a su etapa de responsable de Hacienda con José María Aznar: “Pronto se verá que España es ese gran país que se mereció el respeto del mundo en su momento, y volverá a merecerlo pronto". Se refería a la España de 1996-2004, en la que se crearon 8 millones de puestos de trabajo.

Montoro también expresó otra de las esperanzas del Gobierno en la pronta recuperación económica: que la mejora en las cuentas públicas y privadas ayude a frenar el reto separatista del nacionalismo catalán al ofrecer nuevos márgenes para renegociar la financiación autonómica y parar las políticas de ajuste. El ministro de Hacienda se mostró convencido de que habrá soluciones a los problemas prioritarios de los catalanes que, a su juicio, son “salir de la crisis y lograr la financiación correcta de sus servicios públicos”.

Caso Bárcenas Independencia de Cataluña Partido Popular (PP) Mariano Rajoy
El redactor recomienda