AGENTES SECRETOS GARANTIZABAN LA SEGURIDAD DE LAS COMUNICACIONES EN SU SEDE DE BARCELONA

El exsocio de Urdangarin revela que el CNI trabajó para el Instituto Nóos

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) trabajó para el Instituto Nóos y tuvo acceso a todos los documentos y registros telefónicos de la entidad

Foto: Iñaki Urdangarin a su llegada a la Ciutat de la Justicia de Barcelona. (EFE)
Iñaki Urdangarin a su llegada a la Ciutat de la Justicia de Barcelona. (EFE)
Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) -los servicios secretos del Estado- trabajó para el Instituto Nóos y tuvo acceso a todos los documentos y registros telefónicos de la entidad "sin ánimo de lucro" al menos entre 2003 y 2006, es decir, mientras estuvo formalmente presidida por el yerno del Rey, Iñaki Urdangarin. Así lo ha revelado ante el juez su exsocio, Diego Torres, en una grabación a la que ha tenido acceso El Confidencial.

    Torres acudió el pasado día 16 al Juzgado de Primera Instancia número 46 de Barcelona por la demanda de protección del derecho al honor presentada contra él por Urdangarin, que acusa a su antiguo socio de haber difundido correos electrónicos que hacen referencia a su "vida íntima". Durante su declaración ante la juez María del Remei Vergés, Torres aseguró que decenas de personas tuvieron acceso a esos correos, dando a entender que cualquiera de ellas pudo haberlos filtrado.

    Para reforzar sus argumentos, el ex número dos de Urdangarin hizo una sorprendente revelación: que el CNI trabajó para el Instituto Nóos. Según Torres, agentes de los servicios secretos acudían regularmente a la sede barcelonesa de la entidad, "cada equis semanas", para "revisar el sistema informático, los teléfonos y la seguridad de las comunicaciones". Además, un informático "que era íntimo amigo de la infanta Cristina hacía semanalmente copias de seguridad" de todos los archivos.

    "Por lo tanto", añadió Torres, "los servicios secretos y los informáticos, además de los 40 empleados del Instituto Nóos, tuvieron acceso a todos esos correos". El exsocio del duque de Palma también recordó durante su declaración que "un exagente del CNI fue detenido con 140.000 euros, que él declara que son del Ministerio de Defensa, y además reconoce que tenía los correos electrónicos".

    Decenas de miles de correos

    Torres se refería a Matías Bevilacqua, un hacker argentino y antiguo colaborador del CNI que fue detenido en mayo de 2011 en el marco de laOperación Pitiusa contra las redes de venta de datos personales, y en cuyo poder fue hallado un pendrive que contenía decenas de miles de correos electrónicos vinculados al caso Nóos. Bevilacqua, en realidad, no pirateó esos correos, sino que tuvo acceso a ellos porque fue contratado por el abogado de Urdangarin, Mario Pascual Vives, para que ordenara y clasificara todo el material informático de Nóos.

    El Confidencial se puso ayer en contacto con el CNI para averiguar por qué el servicio de inteligencia hizo supuestamente trabajos para el Instituto Nóos, es decir, para una entidad privada. Sin embargo, un portavoz autorizado se limitó a decir que "el supuesto servicio secreto" al que Torres aludió durante su declaración judicial del pasado día 16 "no es el CNI". Al ser preguntado acerca de a qué otro servicio secreto podría referirse el exsocio de Urdangarin, no hubo respuesta.

    Fuentes muy cercanas al caso Nóos consultadas por este diario sostienen que muy probablemente fue el CNI quien alertó al Rey de los turbios negocios de su yerno, ya que, bajo el paraguas de garantizar la seguridad de las comunicaciones del Instituto Nóos, los servicios secretos tuvieron acceso de forma regular a los archivos informáticos y registros telefónicos de la entidad, tal y como asegura Torres. Don Juan Carlos despachaba habitualmente con los máximos responsables del CNI en aquella etapa, primero Jorge Dezcallar y más tarde Alberto Saiz.

    España
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    11 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios