Miguel Ángel Rodríguez, el último problema del PP al volante
  1. España
OTROS CARGOS 'POPULARES' HAN SIDO PILLADOS CONDUCIENDO EBRIOS

Miguel Ángel Rodríguez, el último problema del PP al volante

La Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes de Tráfico (DIA) expresó ayer su estupor tras conocerse que el exportavoz del Gobierno, Miguel Ángel Rodríguez, fue detenido la

Foto: Miguel Ángel Rodríguez, el último problema del PP al volante
Miguel Ángel Rodríguez, el último problema del PP al volante

La Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes de Tráfico (DIA) expresó ayer su estupor tras conocerse que el exportavoz del Gobierno, Miguel Ángel Rodríguez, fue detenido la madrugada del viernes después de dar positivo al volante, con una tasa de alcohol que cuadruplicaba el máximo permitido. El propio MAR apareció ayer por la tarde en las redes sociales para pedir perdón y mostrar su arrepentimiento por su infracción. “En estas horas tan terribles necesito pedir perdón a las tres personas cuyos coches dañé ayer y a la sociedad por mi mal ejemplo”, se excusaba textualmente en su cuenta de Twitter.

El exportavoz del Gobierno de José María Aznar no es la primera personalidad del Partido Popular que se ve envuelta en un problema de este tipo. El último popular cazado al volante fue Vicente Ferrer, portavoz del PP en la Comisión de defensa en el Congreso de los Diputados, que fue condenado por conducir ebrio al triplicar la tasa de alcohol permitida. Ferrer Roselló fue sancionado por el juzgado de instrucción número 19 de Valencia con una multa de 900 euros y la retirada del carné durante un periodo de ocho meses, tras ser sorprendido por una patrulla de la Policía Local. Pero hay más antecedentes. 

Su condición de aforado obligó al Tribunal Supremo a juzgar al diputado del PP y presidente de Nuevas Generaciones, Nacho Uriarte, por haber provocado en la madrugada del 19 de febrero de 2010 un accidente de tráfico en el centro de Madrid cuando conducía con una tasa de alcohol muy superior a la permitida.

El secretario del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Granada, Alfonso Carlos Ruiz Trigueros, se vio obligado a renunciar a su cargo en la dirección provincial de su partido cuando en octubre de 2012 fue multado y condenado por conducir sin haber tenido nunca el carné. En Valencia, el Juzgado de lo Penal número 8 condenó a la alcaldesa del municipio de Alfarp por conducir bebida, un desliz que le costó una multa de 1.440 euros. En la sentencia quedó probado que el 24 de mayo de 2012 Carmen Añó conducía su vehículo por Valencia después de haber ingerido bebidas alcohólicas, lo que le provocó que circulara “en forma de zig-zag e, incluso, se subiera un par de ocasiones a la acera”. Un hecho que fue ratificado por el conductor de un camión que circulaba detrás de ella.

El concejal del PP en el Ayuntamiento canario de Puerto de la Cruz, Luis Miguel Rodríguez, optó por saltarse un control de alcoholemia en junio de 2012. Rodríguez fue detenido por agentes del Cuerpo Nacional de Policía "tras hacer caso omiso de las señales que le realizaban los agentes para que detuviera el coche". Tras la maniobra evasiva realizada por el edil popular, los agentes procedieron a la persecución y detención del concejal, que fue trasladado al vecino municipio de La Orotava en donde se le sometió a la prueba de alcoholemia "que resultó negativa por muy poco margen, ya que presentaba en un primer momento 0,23 miligramos de alcohol frente a los 0,25 que estipula la ley". Rodríguez estuvo en el foco mediático unos meses antes, cuando reconoció que gastó 9.634 euros en 2011 con cargo al móvil del consistorio.

Dormido en el coche ante un semáforo

El concejal del PP de Santiago de Compostela, número tres en la candidatura a la alcaldía, Ángel Espadas, fue sorprendido dormido en su coche ante un semáforo en diciembre de 2011. El control de alcoholemia dio como resultado una tasa de 0,79 miligramos de alcohol por litro, el triple de la cantidad permitida para conducir. El popular presentó su renuncia a su acta como edil y tampoco concurrió a las siguientes elecciones municipales.

Arsenio Pacheco Atienza, diputado del PP por Murcia, ocasionó un accidente sin heridos en esa ciudad en julio de 2010. Un año antes, era el segundo teniente de alcalde del ayuntamiento de Arganda del Rey (Madrid), Manuel Cercadillo, quien presentaba su dimisión tras ser acusado de resistencia a la autoridad, intento de fuga y utilización del cargo para intentar evitar la acción de los guardias civiles y agentes municipales. En este caso, fue detenido la madrugada de un sábado cuando circulaba ebrio por las calles del municipio.   

El caso más sonado -y reciente- aunque no tiene que ver con el alcohol lo protagonizó otro miembro de NNGG del PP. Su vicesecretario en Madrid, Ángel Carromero, de 27 años, detenido en Cuba el 22 de julio tras sufrir un accidente de tráfico en el que fallecieron dos los disidentes cubanos, contaba con un amplio historial de infracciones al volante en España. El 18 de mayo de 2012, la Dirección General de Tráfico le notificó que iniciaba la tramitación del expediente para retirarle el carné de conducir, ya que había acumulado hasta 45 multas de tráfico desde marzo de 2011, tres de ellas por exceso de velocidad. En el momento en el que viajó a La Habana, Carromero ya no disponía de ningún punto en su carnet de conducir.

En resumen, que los populares no se llevan bien con el volante. Algo que ya demostró Mariano Rajoy, que en su juventud sufrió un accidente por las carreteras de Pontevedra que le llenó de cicatrices la cara (por eso lleva barba). De hecho, otro de los momentos de Rajoy dentro de un coche fue cuando empezó a colgar en la web del PP vídeos: el primero era uno dentro de un vehículo en marcha... sin cinturón de seguridad.