IDENTIFICA LAS “ZONAS MÁS ADECUADAS PARA LA RESISTENCIA ACTIVA”

El mapa del 25-A para asaltar el Congreso

Los convocantes de la jornada de protesta 25-A Asedia el Congreso, que tendrá lugar este jueves en las calles del centro de la capital, han diseñado

Foto: El mapa del 25-A para asaltar el Congreso
El mapa del 25-A para asaltar el Congreso

Los convocantes de la jornada de protesta 25-A Asedia el Congreso, que tendrá lugar este jueves en las calles del centro de la capital, han diseñado una estrategia de combate callejero para doblegar el cordón policial y tratar de acceder a la Cámara Baja. Los planes del colectivo organizador, la Plataforma ¡En Pie!, incluyen un plano que están distribuyendo en las redes sociales en el que se indican los puntos más sensibles del dispositivo de seguridad que rodeará las inmediaciones de la carrera de San Jerónimo para cerrar el paso de los manifestantes.

Los organizadores no habían querido desvelar hasta ahora el recorrido de la convocatoria para no facilitar datos a los servicios de información de la Policía que siguen de cerca esta protesta. Finalmente, la marcha 25-A Asedia el Congreso, que ha sido secundada por la izquierda más contestataria, arrancará a las 17 horas en tres puntos distintos de la capital: Puerta del Sol, Puerta de Alcalá y la plaza de la Estación de Atocha.

Desde esos lugares, los convocantes proponen acercarse a la zona protegida por la Policía, siempre teniendo en cuenta los diferentes anillos de seguridad que rodearán al Congreso. Para lograr el éxito de la aproximación, los promotores del 25-A han distribuido un mapa de la zona que facilitará el trabajo a los manifestantes que deseen aprovechar la cita para ejercer una “defensa activa” de sus derechos, el eufemismo que emplean los organizadores para referirse al uso de la violencia.

Un acercamiento al Hemiciclo dividido por zonas

El plano que ha confeccionado Plataforma ¡En Pie!, disponible en su página web, divide la zona en tres áreas. Por un lado, “zonas amarillas o frescas”, las que “previsiblemente serán más tranquilas”. En ellas debe situarse la “gente que opte por una Resistencia Pasiva o las personas que por edad o condición son más vulnerables”. Según el mapa, se encuentran en la parte más alejada de la Cámara Baja, principalmente, en el espacio del Paseo del Prado y en los alrededores de la Puerta del Sol. 

Tras cruzar esta primera línea, habrá una segunda zona “naranja o tibia”. En ella “habrá que estar alerta”, alertan los convocantes, “aunque en principio no se prevé violencia policial”. Este espacio se ubicará entre la calle Atocha y la Calle Huertas, las manzanas de la acera oeste del Paseo del Prado y al Norte de la calle de Alcalá.

Por último, Asedia el Congreso identifica el área supuestamente de mayor riesgo para los manifestantes. La denominan “roja o caliente”, se sitúa junto al perímetro de seguridad que rodeará a la Cámara Baja y recomiendan que se reserve en exclusiva a los participantes que opten por la “Resistencia Activa” contra las fuerzas del orden. Los organizadores advierten de que será el espacio más “conflictivo” por su proximidad “al cordón policial”.

Tácticas de guerrilla urbana

El mapa es similar a los que se utilizan en los ejercicios de prácticas militares. Sus autores recomiendan llevarlo encima para conocer la distribución del dispositivo de seguridad y aprovechar sus debilidades para intentar cruzarlo. No obstante, advierten de que las indicaciones de este plano son “una estimación de la realidad que estará sujeta a cambios en función de la estrategia policial”, por lo que recomiendan seguir consultándolo hasta minutos antes de las 17 horas del jueves.

Las indicaciones se acompañan además de enlaces a los manuales de estrategia y lucha que Plataforma ¡En Pie! ha confeccionado también para la jornada del 25-A. En ellos recomiendan a los manifestantes resistir a las cargas policiales “sin perder terreno” y “no dar un paso atrás si no es absolutamente necesario”; dejar la respuesta más violenta a los miembros del denominado bloque negro, la unidad de élite del combate callejero, reconocibles por vestir ropa oscura y usar gafas y capucha para evitar ser identificados; y “ejecutar otras acciones complementarias”, como “cortes de luz provocados en sitios estratégicos”, “la inhabilitación de cámaras de vigilancia”, “expropiaciones de alimentos y otros bienes necesarios en multinacionales”, “la inhabilitación de cajeros automáticos”, “cortes de carreteras, vías o accesos a la ciudad importantes” y hasta “escraches” contra cargos políticos y autoridades.

Preocupación en las fuerzas de seguridad

La convocatoria ha generado gran inquietud en las fuerzas de seguridad por el tono radical que la ha acompañado desde el principio. De hecho, otros movimientos habituales en este tipo de convocatorias, como el colectivo 15-M o la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), han preferido desmarcarse de los preparativos por la virulencia de su manifiesto, que entre otras aspiraciones reclama la caída del sistema constitucional, de la Monarquía, de la Iglesia, el fin de la oligarquía financiera y la abolición de los partidos. 

Aunque el Hemiciclo apenas tendrá actividad el jueves, tras la anulación del pleno previsto para evitar problemas de acceso a las instalaciones, el Ministerio del Interior blindará los aledaños de la carrera de San Jerónimo con 1.400 efectivos de las Unidades de Intervención Policial (UPI), más de los que se emplearon los pasados meses de septiembre y octubre durante las concentraciones de 25-S Rodea el Congreso. Algunos de los antidisturbios llevarán por primera vez en la espalda el nuevo número que permitirá identificar a los agentes en caso de denuncia o de incidentes.

La aspiración última de los promotores es romper el cordón policial y cercar la Cámara Baja. Por ello, además de distribuir a los manifestantes por zonas en función del perfil de cada individuo, Asedia el Congreso recomienda que no se asista con niños y exige a todos los participantes que “respeten” siempre a aquellos activistas que quieran ejercer de forma “consciente” la violencia contra las Fuerzas de Seguridad.

Ante la previsión de que se produzcan detenciones, Plataforma ¡En Pie! ha colgado en su página web los nombres y los números de teléfono de tres letrados que se han ofrecido a prestar asistencia legal a la protesta. La última gran convocatoria de este tipo, la del 25 de septiembre del pasado año, se saldó con 35 detenidos y contundentes cargas policiales. Interior espera que no vuelvan a repetirse esos incidentes.  

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
52 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios