Un piloto de Ryanair a la torre de control: "¡Solo queda combustible para cinco minutos!"
  1. España
EL COMANDANTE DE LA 'LOW COST' MINTIÓ SUPUESTAMENTE PARA TENER PRIORIDAD DE ATERRIZAJE

Un piloto de Ryanair a la torre de control: "¡Solo queda combustible para cinco minutos!"

O el presidente de Ryanair no ha cumplido su palabra o algunos de sus pilotos mienten. Michael O'Leary se comprometió en septiembre a que sus aviones

placeholder Foto: Un piloto de Ryanair a la torre de control: "¡Solo queda combustible para cinco minutos!"
Un piloto de Ryanair a la torre de control: "¡Solo queda combustible para cinco minutos!"

O el presidente de Ryanair no ha cumplido su palabra o algunos de sus pilotos mienten. Michael O'Leary se comprometió en septiembre a que sus aviones volarían con una reserva de combustible suficiente para 15 minutos más de vuelo en caso de emergencia, pero el pasado 7 de diciembre un aparato de la compañía low cost se vio forzado a aterrizar de urgencia en el aeropuerto de Budapest porque el comandante aseguró a la torre de control que con el fuel que quedaba en sus tanques solo podía permanecer cinco minutos más en el aire, lo que luego resultó ser falso.

El dueño de Ryanair anunció el 20 de septiembre que la compañía cambiaría su política de combustible y que sus aviones volarían con fuel suficiente para 15 minutos más de vuelo. O'Leary asumió ese compromiso después de que en julio tres aviones de la aerolínea aterrizasen de emergencia en el aeropuerto de Valencia por falta de combustible.

Los tres vuelos fueron desviados desde Madrid-Barajas porque una fuerte tormenta eléctrica desaconsejaba el aterrizaje en la capital, pero al llegar a Valencia tuvieron que seguir en el aire a la espera de recibir permiso para tomar tierra. Los pilotos emitieron entonces una llamada de emergencia alertando de que no disponían de combustible suficiente, y finalmente consiguieron prioridad para aterrizar.

​Un incidente muy similar se produjo el pasado día 7 en el aeropuerto de la capital húngara. Fuentes del sector aeronáutico han asegurado a El Confidencial que un Boeing 737 de Ryanair procedente de París-Beauvais estaba a punto de aterrizar en Budapest cuando la torre de control advirtió al piloto de la aeronave que debía abortar de inmediato la maniobra de aproximación. El motivo: se había declarado un pequeño incendio en la propia torre, al parecer por un fallo eléctrico, y la prioridad en ese momento era extinguirlo.

Ryanair