Es noticia
Menú
León, Aído, ‘Maleni’… Zapatero reduce la influencia de España en el mundo
  1. España
APENAS SITÚA A ESPAÑOLES EN EL EXTERIOR

León, Aído, ‘Maleni’… Zapatero reduce la influencia de España en el mundo

El legado de José Luis Rodríguez Zapatero en política exterior deja a España con una pobre presencia en los centros de decisión mundial. Resulta complicado encontrar

Foto: León, Aído, ‘Maleni’… Zapatero reduce la influencia de España en el mundo
León, Aído, ‘Maleni’… Zapatero reduce la influencia de España en el mundo

El legado de José Luis Rodríguez Zapatero en política exterior deja a España con una pobre presencia en los centros de decisión mundial. Resulta complicado encontrar españoles al frente de organismos internacionales, y buena parte de los intentos del presidente por situar a sus colaboradores en cargos de importancia han fracasado. Zapatero solo ha sido capaz de enviar a tres de sus ministros, Joan Clos, Bibiana Aído y Magdalena Álvarez, a un buen destino internacional, mientras que Miguel Ángel Moratinos sigue a la búsqueda de empleo tras fallar su asalto a la FAO.

El principal éxito del líder socialista en este ámbito ha sido la designación de Bernardino León como enviado especial de la Unión Europea para el Mediterráneo Sur. El ex secretario general de Presidencia es el encargado de representar a los 27 ante la llamada primavera árabe, pero es también el único acento castellano en la diplomacia comunitaria. El Gobierno no consiguió que la Alta Representante, Catherine Ashton, incluyera a ningún español en su equipo de 16 responsables de primer nivel, lo que supuso un fuerte revés para el cuerpo diplomático de nuestro país.

Tras la salida de Javier Solana, solo Joaquín Almunia mantiene la cuota nacional en Bruselas, como vicepresidente de la Comisión Europea. El Ejecutivo socialista ni siquiera logró situar a una representación de directores generales acorde al tamaño de España en el Servicio Exterior de la UE, y solo colocó a cinco embajadores europeos en Argentina, Namibia, Guinea Bissau, Angola y Marruecos. Fuera de Europa, la suerte no ha sido muy diferente.

Elena Salgado no consiguió en 2006, pese a su esfuerzo por empaparse de conocimientos de medicina, la dirección de la Organización Mundial de la Salud. Tampoco obtuvo Moratinos la de la FAO este verano, y recientemente Magdalena Álvarez ha perdido la pugna por la presidencia del Banco Europeo de Inversiones. No obstante, Álvarez continúa como vicepresidenta de esta institución, a la que llegó tras su controvertida gestión en el Ministerio de Fomento.

En otro capítulo, el general Félix Sanz, director del CNI, perdió la oportunidad de convertirse en presidente del Comité Militar de la OTAN, por lo que el general Alberto Asarta, jefe de la misión internacional en Líbano, es de forma temporal el uniformado con mayor proyección en el exterior. Pero a quien Zapatero sí ha sido capaz de encontrar un hueco en Naciones Unidas es a Bibiana Aído, ex ministra de Igualdad; y a Joan Clos, ex titular de Industria. La primera ejerce de asesora de Michelle Bachelet en la Agencia de la ONU para la Mujer, mientras que el ex alcalde de Barcelona es el director ejecutivo de ONU Hábitat, la oficina que promueve ciudades y pueblos más sostenibles desde el punto de vista social y medioambiental.

Las figuras del mundo económico

En ámbito económico, la delegación española tampoco es muy numerosa, sobre todo desde la salida de Rodrigo Rato del Fondo Monetario Internacional, y Ana de Palacio del Banco Mundial. En el FMI queda José Viñals como consejero financiero y rango de alto funcionario. El ex gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, es el director general del Banco Internacional de Pagos de Basilea; y José Manuel González-Páramo ejerce de representante español en el Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo. A esta lista solo se puede añadir el nombre de Luis Echávarri, director de la Agencia de la Energía Nuclear de la OCDE.   

El retroceso de los últimos años en política exterior ha generado un fuerte malestar en el cuerpo diplomático, y ha sido uno de los flancos que ha utilizado el PP desde la oposición par azotar al Gobierno de Zapatero. Como informó este diario, el Ejecutivo ha dejado sin plaza en el extranjero a un centenar de diplomáticos, y ha descuidado la proyección de estos funcionarios en organismos internacionales o en la UE. Asimismo, la imagen de España se ha resentido por la crisis económica. Según el estudio del Instituto Elcano sobre los datos del Reputation Institute, nuestro país ha caído en los dos últimos años entre tres y cuatro puestos en el ranking de la citada organización, al ser identificada en el grupo de los llamados PIGS, aunque el descenso ha sido mucho menor que el de Grecia.

El legado de José Luis Rodríguez Zapatero en política exterior deja a España con una pobre presencia en los centros de decisión mundial. Resulta complicado encontrar españoles al frente de organismos internacionales, y buena parte de los intentos del presidente por situar a sus colaboradores en cargos de importancia han fracasado. Zapatero solo ha sido capaz de enviar a tres de sus ministros, Joan Clos, Bibiana Aído y Magdalena Álvarez, a un buen destino internacional, mientras que Miguel Ángel Moratinos sigue a la búsqueda de empleo tras fallar su asalto a la FAO.

Bernardino León