Es noticia
Menú
Grifols se desploma un 12% en bolsa al negociar una ampliación de capital hasta del 20%
  1. Empresas
por cerca de 2.000 millones

Grifols se desploma un 12% en bolsa al negociar una ampliación de capital hasta del 20%

La operación se ha activado tras romper con el fondo Hellman & Friedman

Foto: Sede de Grifols. (Reuters/Albert Gea)
Sede de Grifols. (Reuters/Albert Gea)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Grifols tiene prisa por resolver su estructura financiera. La farmacéutica catalana, fundada y controlada por la familia Grifols y asistida por su consejero y asesor áulico, Tomás Dagá, negocia con varios fondos una ampliación de capital de hasta 2.000 millones de euros, el equivalente a casi el 20% de la compañía, para reducir la deuda de 6.500 millones que arrastra desde el año pasado, según han confirmado diferentes fuentes del mercado. Su reacción bursátil no se ha hecho esperar y se sitúa claramente en el vagón de cola este miércoles en el Ibex 35, con un desplome del 12,33% en bolsa.

La cotizada, asesorada por BNP Paribas, ha puesto a competir a varios fondos de capital riesgo paneuropeo capaces de asumir una inversión de esta magnitud. El acuerdo está en la fase final, después de que a finales de 2021 se rompiera la transacción que Grifols tenía sellada con el fondo estadounidense Hellman & Friedman, lo que permitió testar a la compañía el apetito entre los inversores de 'equity' por esta operación.

Aunque no ha incumplido condiciones con los acreedores, la cotizada tiene un múltiplo deuda/ebitda de casi siete veces, muy por encima de la ya elevada ratio que alcanzó en 2021 y que trató de reducir con una operación de 800 millones de euros con GIC, el fondo soberano de Singapur, a través de su filial estadounidense Biomat. Sin embargo, al cierre del ejercicio, el auditor KPMG consideró esa partida como pasivo financiero y no como patrimonio, disparando la deuda.

Foto: Logo de Grifols. (Reuters/Albert Gea)

La ruptura del acuerdo con Hellman & Friedman (inversor en la española Allfunds para su salida a bolsa) abrió una ventana para otros fondos. Firmas como CVC o KKR tienen experiencia en este tipo de transacciones, con participaciones relevantes en cotizadas y presencia en el consejo, acordes al tamaño de tiques de inversión que manejan, como ha ocurrido en cotizadas como Telepizza, Abertis o Naturgy.

Los Grifols han creado un líder mundial de hemoderivados tras una ambiciosa política de crecimiento vía adquisiciones, como la última realizada el mismo 2021 con su competidor alemán Biotest. Pese a su posición hegemónica, la compañía se ha comportado mal en bolsa en los últimos dos años (-45%) y su apalancamiento financiero ha generado opiniones críticas sobre su agresividad, con rebajas de calificación de Moody’s y S&P a finales del año pasado.

Gobernanza y fondos

Las dos ramas de la familia controlan de forma directa más del 15% de la cotizada, lo que da pie a que, además de la presidencia no ejecutiva de Víctor Grifols Roura, por debajo haya dos consejeros delegados, su hijo Víctor Grifols Deu y su hermano Raimon Grifols Roura. Además, hay otra participación del 8% que comparten con directivos y asesores como Dagá, que lleva 20 años como consejero y es el arquitecto jurídico (Osborne Clarke) de todas sus transacciones.

Este esquema de gobernanza —Grifols cuenta además con siete consejeros independientes— fue uno de los puntos de fricción para romper el acuerdo con Hellman & Friedman. Además, la familia tiene una parte de su posición financiada con acciones de la compañía a un precio medio próximo a los 20 euros por acción, razón por la que pusieron más garantías para mantener su parte, según fuentes financieras. La clave puede estar en la cintura para encajar con la familia y con Dagá.

Grifols tiene prisa por resolver su estructura financiera. La farmacéutica catalana, fundada y controlada por la familia Grifols y asistida por su consejero y asesor áulico, Tomás Dagá, negocia con varios fondos una ampliación de capital de hasta 2.000 millones de euros, el equivalente a casi el 20% de la compañía, para reducir la deuda de 6.500 millones que arrastra desde el año pasado, según han confirmado diferentes fuentes del mercado. Su reacción bursátil no se ha hecho esperar y se sitúa claramente en el vagón de cola este miércoles en el Ibex 35, con un desplome del 12,33% en bolsa.

Grifols
El redactor recomienda