Es noticia
Menú
Una facturación de 250 millones salva el año de Dorna Sports, propietaria de MotoGP
  1. Empresas
BALANCE EN EL MUNDO DEL MOTOR

Una facturación de 250 millones salva el año de Dorna Sports, propietaria de MotoGP

La gestora del campeonato de motociclismo se acerca al equilibrio presupuestario después de perder 94,5 millones durante el primer año de pandemia

Foto: La gestora de MotoGP se vio especialmente golpeada en 2020. (Fuente: Pixabay)
La gestora de MotoGP se vio especialmente golpeada en 2020. (Fuente: Pixabay)

Después de sufrir una caída muy significativa durante el primer año de la pandemia, Dorna Sports se acerca al equilibrio económico tras hacer balance de 2021. De este modo, la compañía propietaria de los mundiales de Motociclismo y Superbikes pasa de los 94,5 millones de euros en pérdidas en 2020 a lograr unos ingresos de más de 250 millones el año pasado, lo que supone un crecimiento por encima del 20%, según explica su director financiero y de operaciones, Enrique Aldama, quien detalla que en parte estos buenos resultados se deben a la contención del gasto.

La gestora de la competición se vio especialmente golpeada en 2020 por la falta de público y la reducción en el pago, tanto de las cadenas televisivas, como de los patrocinadores. Sin embargo, esta situación ha mejorado considerablemente en 2021, a pesar de la medida adoptada de no cobrar el canon a los circuitos por la escasez de público y teniendo en cuenta que un tercio de los ingresos de la compañía proceden, precisamente, de estas tarifas.

De cara al año que acaba de comenzar, Dorna Sports se ha marcado el objetivo de, al menos, igualar las cifras del pasado periodo. Por el contrario, para lograr las cifras récord de 2019 —cuando se superaron los 300 millones de euros de beneficios— la evolución de las restricciones sanitarias debería cambiar radicalmente, razón por la que la compañía dueña del mundial de MotoGP remarca que el 2022 estará muy ligado a la afluencia de público a los circuitos. De esta situación también dependerá la condonación del pago de tarifas de los grandes premios a sus promotores, quienes sin venta de entradas no tienen opciones de recuperar la inversión realizada.

Dorna Sports alcanzó su cifra récord de facturación en 2019, cuando se superaron los 300 millones de euros de beneficios

En el caso de que el escenario fuera favorable, Dorna Sports tiene garantizado un crecimiento en este ámbito después de la renovación al alza de los contratos. Prueba de ello es el acuerdo con el Circuit de Barcelona-Catalunya, que pasará a pagar nueve millones de euros anuales, frente a los 4,5 millones de euros que había pagado los años anteriores. Esta subida responde al aumento de la demanda por parte de otros países y circuitos, especialmente de Asia y Oriente Medio, para atraer un mayor número de carreras (hasta el momento, se mantiene en 21).

Además, en 2021, la gestora de la competición logró recuperar la parte de los ingresos correspondiente a los derechos televisivos, que volvieron a los niveles previos a la pandemia. Esto fue posible gracias a la celebración de todas las carreras que había previstas, aunque este número se encontrara por debajo de lo que deseaba la propia compañía (únicamente 18 campeonatos). Sin embargo, esta continuidad en el calendario y la recurrencia en las retransmisiones —junto a la producción de contenidos adicionales— facilitó remontar la crisis económica de 2020.

De este modo, las carreras de la nueva temporada del Mundial de Motociclismo tendrán lugar en cuatro continentes. Algunos de los circuitos, como los de Argentina y Australia, no reciben la visita de la competición desde 2019, al igual que sucede con las pistas de Asia (Japón, Malasia, Tailandia). Otra de las novedades en 2022 es la presencia de 24 pilotos, dos más que en la edición anterior. Todo para intentar volver a la normalidad y recuperar los niveles de derechos comerciales de retransmisión, que se llegaron a resentir un 34,8% en la temporada de 2020.

La sostenibilidad económica, más cerca

Otro de los frentes activos de la compañía dirigida por Carmelo Ezpeleta se encuentra en el plano financiero y se centra en la refinanciación de 975 millones de euros de la deuda que vencía en 2024. La operación se ha puesto en marcha aprovechando que la temporada deportiva aún no ha comenzado y tiene por objetivo conseguir un nuevo calendario de vencimientos a largo plazo, de al menos siete años, según indica Aldama. El banco coordinador de la operación es BNP Paribas, pero la agrupación se completa con Citi, JP Morgan, Nomura y Société Générale. El responsable financiero confía en que la situación de los mercados les permitirá rebajar el coste actual de su deuda, con el foco puesto en que el pacto con las entidades financieras se materialice durante el primer trimestre del año.

La gestora se garantizaría una sólida posición de caja con esta nueva refinanciación, que al cierre de 2020 se situaba en 189,38 millones de euros. “Teníamos una situación de tesorería cómoda, pese a las pérdidas y haber realizado los eventos”, sostiene Aldama. Y la nueva financiación debe apuntalar aún más esa posición, permitir afrontar nuevas inversiones y, si lo deciden Bridgepoint, CPPIB y el resto de los consejeros, repartir dividendos. “Es algo que debíamos contemplar en la documentación para los bancos si queremos hacerlo en algún momento”, argumenta Aldama, que asegura que no es algo que esté decidido.

Al mismo tiempo, el dueño de MotoGP optó el pasado octubre por liquidar su filial logística DWW Freight Services como estrategia de aumento de la eficiencia económica. Esta compañía estaba domiciliada en Ámsterdam (Países Bajos) y fue creada para gestionar la organización de los viajes de los equipos durante el campeonato mundial. A partir de ahora, se gestionará directamente con el mismo equipo, pero dentro de la propia Donra Sports. En la práctica no implica ningún cambio trascendental, más allá de que sus operaciones ahora tributarán en España en lugar de Países Bajos, un territorio con una menor presión fiscal y donde muchas multinacionales tienen basados sus centros logísticos.

"MotoGP optó el pasado octubre por liquidar su filial logística DWW Freight Services como estrategia de aumento de la eficiencia económica"

El panorama societario de Donra Sports tras esta simplificación se reduce al control de International Event Services, dedicada a la comercialización de servicios publicitarios, y Dorna Worldwide, que promociona espectáculos deportivos. En ambos casos, su sede está en Madrid. Además, la firma cuenta con Dorna Italy Holding, basada en Roma y de la que depende una sociedad que apoya la organización y promoción del Mundial de Superbikes.

Por último, en lo que se refiere a la situación de los contratos, la compañía ha cerrado varias renovaciones en los últimos meses. Es el caso del Gran Premio de Argentina, que ha firmado hasta 2025, o el mencionado Circuit de Barcelona-Catalunya. Igualmente, la propietaria del Mundial de Motociclismo también ha renovado sus contratos con algunas de sus principales constructoras como es el caso de Ducati, Yamaha o Suzuki. Dorna Sports también ha extendido su acuerdo con la empresa de relojería helvética Tissot, que incluirá una mayor presencia de la compañía en el apartado comercial de la competición.

Después de sufrir una caída muy significativa durante el primer año de la pandemia, Dorna Sports se acerca al equilibrio económico tras hacer balance de 2021. De este modo, la compañía propietaria de los mundiales de Motociclismo y Superbikes pasa de los 94,5 millones de euros en pérdidas en 2020 a lograr unos ingresos de más de 250 millones el año pasado, lo que supone un crecimiento por encima del 20%, según explica su director financiero y de operaciones, Enrique Aldama, quien detalla que en parte estos buenos resultados se deben a la contención del gasto.

Cotizalia Sports Pandemia
El redactor recomienda