Por qué son necesarias las interconexiones (y sin embargo España está a la cola de Europa)
  1. Empresas
POR DEBAJO DEL MÍNIMO

Por qué son necesarias las interconexiones (y sin embargo España está a la cola de Europa)

Intercambiar energía entre países resulta un valor seguro en un sistema cada vez más descarbonizado. La UE recomienda una ratio de interconexión de al menos un 15%

Foto:

Hoy en día, nadie duda de que vivimos en un mundo conectado: transportes, espacios digitales… Y la electricidad no es un punto y aparte en este escenario. En las últimas semanas, se ha hablado mucho de la condición de España como prácticamente una 'isla energética', pero lo cierto es que las interconexiones eléctricas reportan muchos beneficios, además de permitir el intercambio de energía entre países vecinos.

Ya en 2002, la Unión Europea recomendó a todos los Estados miembros alcanzar en 2020 un mínimo de un 10% de ratio de interconexión, es decir, que la capacidad de interconexión represente el 10% de la potencia de generación instalada en el país. Actualmente, el mínimo establecido para 2030 es del 15%. El objetivo es claro: acabar con sistemas aislados y promover una red unificada que permita un suministro eléctrico más seguro y económicamente eficiente.

La interconexión eléctrica que nos permite intercambiar energía con el resto de los países miembros de la UE, excepto Portugal, se realiza a través de Francia y apenas alcanza el 3%. Aun contando con la interconexión con Portugal, se queda en un escaso 6%. De hecho, España es el único país de Europa continental por debajo del mínimo establecido por la UE para 2020, según la asociación europea para la cooperación de operadores de redes de transporte de electricidad (Entso-E).

placeholder

Lo cierto es que, por la situación geográfica de nuestro país, las posibilidades de interconexión con el resto de Europa son muy limitadas. Somos una península y necesitamos pasar por Francia para acceder al resto de países europeos. Desde Red Eléctrica de España, precisamente, insisten en la necesidad de seguir estrechando lazos con el país galo para fomentar el desarrollo de las interconexiones porque “resulta estratégico para nuestro país”, asegura Miguel Duvison, director general de Operación de la compañía. Aporta dos razones clave. La primera es que "las interconexiones incrementan la eficiencia de los sistemas interconectados porque permiten el intercambio de energía desde donde es más barata hasta donde es más cara en cada momento". La segunda tiene que ver con el cambio climático y las energías limpias.

“Trabajamos para hacer posible un sistema eléctrico seguro y eficiente que contribuya a la lucha contra el cambio climático”, señala Duvison, quien subraya además que “los enlaces eléctricos internacionales nos van a permitir compartir con otros países una mayor cantidad de producción de energía renovable” porque “solo así alcanzaremos un ‘mix’ de generación más respetuoso con el medio ambiente y más independiente de fuentes primarias de energía no autóctonas y expuestas a la evolución de los mercados internacionales”.

¿En qué punto estamos?

El sistema eléctrico español está interconectado con Portugal, con el del norte de África a través de Marruecos, con Andorra y con Centroeuropa a través de la frontera con Francia. El total de energía intercambiada a través de estas interconexiones en 2020 creció un 6,5% respecto al año anterior, alcanzando los 32,58 TWh. La energía exportada fue de 14,65 TWh, un 23,5% más que en 2019, y se importaron 17,93 TWh, un 4,2% menos que en 2019.

placeholder

Ahora, ya hay nuevos proyectos en marcha para seguir incrementando esta ratio de interconexión. “Llevamos mucho tiempo trabajando intensamente con nuestros homólogos franceses —Réseau Transport d’Électricité, RTE— en el desarrollo de la interconexión a través del golfo de Bizkaia, que incrementará la capacidad actual con el país vecino en un 80%”, aclara Miguel Duvison. Esta nueva infraestructura de interconexión, prevista para que entre en funcionamiento en 2027, consta de dos circuitos que atravesarán 280 kilómetros bajo el mar y 120 kilómetros terrestres.

El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) —programa del Gobierno para lograr los propósitos de la UE— se plantea aumentar la capacidad de intercambio con Francia hasta 8.000 MW mediante tres nuevas interconexiones eléctricas. En este sentido, el director general de Operación de Red Eléctrica de España incide en que en los últimos años ya hemos dado pasos en esa dirección: "La interconexión subterránea con Francia por los Pirineos orientales supuso un gran empuje". En estos primeros seis años de funcionamiento, este enlace desde Cataluña ha permitido un ahorro estimado de cerca de 700 millones al sistema eléctrico español, según Red Eléctrica, "una prueba de que los enlaces eléctricos entre países benefician de una manera directa al consumidor, incrementando además la seguridad del sistema", añade Duvison.

Unión Europea Red Eléctrica de España (REE) ECBrands