El divorcio de Villar Mir y el filipino Tan deja libres las mejores plantas de Torre Emperador
  1. Empresas
nueva gestión

El divorcio de Villar Mir y el filipino Tan deja libres las mejores plantas de Torre Emperador

La mudanza de Grupo Villar Mir a La Finca es mucho más que un traslado. Con su marcha, también se han levantado las garantías de renta y se ha vendido la gestora del rascacielos

Foto: Torre Emperador.
Torre Emperador.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La planta 50 de Torre Espacio se ha quedado vacía. Las mismas ventanas desde las que el empresario Juan Miguel Villar pudo disfrutar durante años de una de las mejores panorámicas de Madrid, están a la espera de encontrar inquilino. El grupo familiar acaba de trasladarse al Parque Empresarial La Finca, en Pozuelo de Alarcón, un complejo donde la renta media mensual que deberá pagar Grupo Villar Mir es menos de la mitad de la requerida por la planta noble de uno de los edificios más icónicos de España.

Y este es solo uno de los problemas financieros que el hólding familiar ha conseguido arreglar con el acuerdo de divorcio al que ha llegado con Emperador Properties, dueño de la torre desde hace seis años, cuando puso 558 millones de euros sobre la mesa para hacerse con la sociedad Torre Espacio Castellana, dueña del edificio, la cual ya contaba con una deuda de 200 millones de euros.

Foto: Andrew L. Tan. (youtube.com)

La operación, como bien explicó McCoy entonces, puso en órbita al mercado inmobiliario patrio, que seguía lamiéndose las heridas provocadas por la dura crisis que estalló en 2008 y que vio en este acuerdo el punto de inflexión tras años de travesía por el desierto. Pero Andrew Tan, el desconocido empresario filipino que había decidido entrar en la piel de toro por la puerta grande, también supo cubrirse las espaldas.

La compra de la torre incluyó la firma de una garantía de rentas por parte de Grupo Villar Mir, que se comprometió no solo a pagar el alquiler de sus plantas, sino también de las que quedaran vacías o de las que se alquilaran por debajo del importe acordado entonces las dos partes, una cifra que siempre han guardado bajo siete llaves, pero que las fuentes consultadas sitúan en torno a 35 euros de media por metro cuadrado, importe que las famélicas cuentas del hólding familiar son incapaces de afrontar.

Vistas desde el Élkar, el restaurante situado a mayor altura de España, en la planta 33 de Torre Emperador.

Detrás de la mudanza a La Finca, donde el precio medio son 17 euros por metro cuadrado, no está solo abaratar al alquiler de la empresa, sino liberar un compromiso financiero que ahogaba a ambas partes, ya que Villar Mir no podía afrontarlo, y a Tan poco le interesaba mantener como principal inquilino y garante de su gran inversión a un grupo que está llamando a la puerta de la Sepi para pedir un rescate de entre 250 y 300 millones de euros.

Lo mejor, para ambos, era un divorcio pactado. Entre los acuerdos de la separación, se ha incluido que Emperador se quede con la gestora de la torre, firma que formaba parte de Grupo Villar Mir y que ahora tiene el reto de volver a poner en órbita el rascacielos tras la marcha de su gran inquilino, el mismo que hace apenas seis años, cuando llegó Tan, ocupaba la mitad de la torre.

Foto: Torre Espacio

Ahora, en cambio, hay 8.850 metros cuadrados y 150 plazas de aparcamiento vacíos, el 15% del total, cifra que sería mucho mayor si la constructora OHL no hubiera sido adquirida por la familia Amodio, ya que, probablemente, también habría tenido que abandonar el inmueble. Bajo el control mexicano, en cambio, ha pasado a ser el principal inquilino de la torre, al ocupar siete plantas de las 43 destinadas a oficinas.

El espacio actualmente libre equivale a siete plantas enteras, aunque no todos los metros cuadrados disponibles se reparten en pisos completos. Están vacías las plantas 50, 48 y 47 en su totalidad, ya que eran las ocupadas por empresas de Grupo Villar Mir. La única excepción a esa regla es Ferroatlántica, que continúa en la 49. También están libres las plantas 12, 17 y 23, mientras que en las 30 y 36 quedan espacios libres.

placeholder Next Floor en Torre Emperador.
Next Floor en Torre Emperador.

Además, aunque el divorcio se ha consumado ahora, hace meses que Emperador lleva la gestión del edificio, tiempo en el que ha trabajado en el lanzamiento de nuevas iniciativas con las que aspira a dar un giro a su inversión, como acaba de demostrar con la apertura del Restaurante Élkar en la planta 33 y del coworking Next Floor en la 18.

Élkar, que se ha presentado en sociedad esta misma semana, es el restaurante más alto de España y fusiona las cocinas de Sergio Ortiz de Zárate, estrella Michelin y especialista en productos del mar; y Beñat Ormaetxea, Premio Nacional de Jóvenes chefs y especialista en caza, todo ello regado con una carta de vinos con más de 300 referencias, una oferta que los expertos consultados aseguran que faltaba en el distrito de las Cinco Torres.

Donde Emperador Properties asegura que mantendrá las enseñas del edificio será en la bandera de España que luce en lo más alto y en la capilla que, además de permitir a los empleados de la torre asistir a Misa diariamente, cuenta con una luz que permite ver desde kilómetros de distancia de Madrid dónde está el sagrario. "Son señas de identidad de Torre Emperador", explican desde la propiedad.

La planta 50 de Torre Espacio se ha quedado vacía. Las mismas ventanas desde las que el empresario Juan Miguel Villar pudo disfrutar durante años de una de las mejores panorámicas de Madrid, están a la espera de encontrar inquilino. El grupo familiar acaba de trasladarse al Parque Empresarial La Finca, en Pozuelo de Alarcón, un complejo donde la renta media mensual que deberá pagar Grupo Villar Mir es menos de la mitad de la requerida por la planta noble de uno de los edificios más icónicos de España.

SEPI Pozuelo de Alarcón Noticias Grupo Villar Mir Mercado inmobiliario Juan Miguel Villar Mir Divorcio Andrew Tan
El redactor recomienda