Es noticia
Menú
El giro a hipotecas hunde la rentabilidad de la cartera de crédito de la banca
  1. Empresas
CAMBIO EN EL 'MIX'

El giro a hipotecas hunde la rentabilidad de la cartera de crédito de la banca

El rendimiento de la cartera de préstamos se ha desplomado un 9% en un año. En Santander, es donde más cae, y en Bankinter, donde menos

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El cambio de composición de la cartera de nuevos créditos concedidos por la banca ha vuelto a reducir la rentabilidad de las entidades. Las hipotecas pesan nuevamente más que empresas, lo que ha acelerado un descenso en el margen de clientes que obtienen los bancos y que condiciona la generación de ingresos recurrentes con su actividad tradicional de captar y prestar dinero.

Así, en un año, la rentabilidad de la cartera de crédito de los seis principales bancos ha caído un 9% si se realiza una media entre todos ellos, hasta el 1,61% en septiembre de 2021, en contraste con el 1,77% de septiembre de 2020. Esto supone un hándicap para que los bancos consigan que la rentabilidad sobre fondos propios (ROE) repunte y se acerque a la que exigen los inversores (coste del capital).

Foto: Foto: EFE.

Los tipos de interés de las hipotecas, con un perfil de crédito de más largo plazo y con colateral (la propia vivienda que se compra), están condicionados por la competencia entre entidades con el euríbor de partida, y suelen ser más reducidos que empresas y, por supuesto, que consumo, donde no hay colateral y son operaciones de más riesgo.

“Lo que estamos viendo que cambia es el ‘mix’. Según generamos más producción de hipotecas, el ‘long yield’ medio se va ajustando”, explicó en la rueda de prensa tras los resultados trimestrales el director financiero de Banco Sabadell, Leopoldo Alvear.

El banco que sufre una mayor caída de la rentabilidad del crédito es el Santander, contabilizando solo el negocio en España, con un descenso del 15,6%, hasta el 1,68%. El retroceso también supera la media en Unicaja, con un 13,3% menos, hasta el 1,04%, y en CaixaBank, con un 12,4% menos, hasta el 1,2%.

En el lado opuesto, Bankinter es el banco que consigue frenar en mayor medida el descenso, con un 3,7%, hasta el 1,82%. El descenso es igualmente inferior al promedio en Sabadell, con un 4,8% de caída, hasta el 2,16%, y en BBVA, con un retroceso del 7,4%, hasta el 1,75%.

De esta forma, Sabadell sigue contando con la mayor rentabilidad en la cartera de crédito gracias a su exposición a pymes. Justo después está Bankinter, con un 1,82%, mientras que en BBVA es del 1,75% y en Santander, del 1,68%. La media aritmética de los bancos cotizados es del 1,61%. En CaixaBank, donde Bankia supone un empujón a la baja por su mayor cartera hipotecaria, es del 1,2%, mientras que Unicaja está a la cola con un 1,04%.

En general, los bancos han recuperado los beneficios tras el impacto del covid, cuando las provisiones y los ajustes contables tumbaron las ganancias. Pero los márgenes siguen sufriendo, y solo a través de recortes para mejorar la eficiencia consiguen compensar el golpe que suponen para sus cuentas los tipos de interés bajos o negativos.

Foto: Carlos Torres (i), presidente de BBVA, Margarita Delgado (c), subgobernadora del Banco de España, y José Antonio Álvarez, CEO de Santander. (EFE)

En concreto, el euríbor lleva ya seis años en negativo, y pese a que el repunte de la inflación ha acercado el horizonte del tipo interbancario en positivo a 2024, aún cerró en un -0,477% en octubre. Asimismo, la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) penaliza la liquidez de la banca con tipos del -0,5%, una ‘multa’ para incentivar el crédito y evitar que se remuneren los depósitos.

En este contexto, el covid, paradójicamente, supuso una interrupción en la brecha descendente de la rentabilidad de la cartera de crédito con el impulso de los préstamos a empresas, muchos de ellos garantizados en hasta un 80% por el Instituto Nacional de Crédito (ICO). Pero tras este efecto temporal, el ‘mix’ de los nuevos préstamos ha vuelto a girar hacia hipotecas.

El ‘stock’ de crédito para empresas disminuyó en la primera mitad del año en 3.112 millones o un 0,4%, mientras que en préstamos para la compra de vivienda hubo un aumento de 3.426 millones o del 0,7%. El peso de las hipotecas frente al total es del 39%, mientras que el de empresas supone el 46%. El resto es consumo y otros préstamos.

El cambio de composición de la cartera de nuevos créditos concedidos por la banca ha vuelto a reducir la rentabilidad de las entidades. Las hipotecas pesan nuevamente más que empresas, lo que ha acelerado un descenso en el margen de clientes que obtienen los bancos y que condiciona la generación de ingresos recurrentes con su actividad tradicional de captar y prestar dinero.

Banco Central Europeo (BCE) Inflación Inversores Resultados empresariales
El redactor recomienda