La fusión Unicaja-Liberbank exige mayores ajustes contables que la de Caixa-Bankia
  1. Empresas
RESULTADOS

La fusión Unicaja-Liberbank exige mayores ajustes contables que la de Caixa-Bankia

El grupo malagueño ha rebajado el valor en libros de Liberbank en un 32% antes de la adquisición, por encima de lo que hizo CaixaBank con Bankia, que fue del 26%

Foto: Manuel Azuaga (i), presidente de Unicaja, y Manuel Menéndez, CEO. (EC)
Manuel Azuaga (i), presidente de Unicaja, y Manuel Menéndez, CEO. (EC)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Liberbank exigió mayores ajustes contables a Unicaja de lo que Bankia hizo con CaixaBank. Así se desprende de las cifras presentadas al mercado por el grupo malagueño del tercer trimestre, con un beneficio de 1.395 millones gracias a la absorción. El resultado hubiera sido mayor de no ser por los 'saneamientos' que ha querido realizar Unicaja del balance de Liberbank, de 994 millones.

Estos números representan casi un 32% del patrimonio neto del grupo asturiano previo a la fusión. Ante el mismo escenario, CaixaBank hizo un ajuste de 3.500 millones de euros en el balance de Bankia, equivalente a un 26% de sus fondos propios.

Estos ajustes son habituales en todas las fusiones y surgen por diferencias en la valoración de activos entre ambas entidades —saneamientos pendientes— o por el deseo de la absorbente de heredar un balance más saneado, con el que poder generar más beneficios en el futuro.

Foto: Manuel Azuaga, presidente de Unicaja Banco. (EFE)

En el caso de Unicaja y Liberbank, se combinan ambos efectos. Por un lado, el grupo presidido por Manuel Azuaga ha aprovechado la integración para realizar ajustes de casi 500 millones en la cartera de créditos e inmuebles del banco asturiano, más de lo previsto inicialmente. Fuentes próximas a la entidad descartan que en estos 'saneamientos' se hayan incluido los que pidió el Banco Central Europeo (BCE) a Liberbank en una inspección dura que concluyó hace algunos meses, como adelantó este medio.

Activos fiscales

Junto a ello, Unicaja ha decidido hacer ajustes adicionales que le van a permitir obtener un mejor resultado en el futuro. Por un lado, ha imitado a CaixaBank al dar de baja del balance parte de los créditos fiscales —no monetizables— procedentes de Liberbank. En concreto, 225 millones de los 1.700 millones que tenía la entidad.

El grupo malagueño también ha saneado unos derivados de tipos de interés que tenía Liberbank, por valor de 78 millones; ha dado de baja activos intangibles, principalmente tecnológicos, por valor de 159 millones; ha puesto a valor de mercado bonos del grupo asturiano, por 156 millones, y ha adelantado 202 millones por posibles pérdidas en que tendrá que incurrir por la ruptura de acuerdos de bancaseguros del banco que lideraba Manuel Menéndez.

placeholder Manuel Menéndez, CEO de Unicaja Banco. (Jorge Tores)
Manuel Menéndez, CEO de Unicaja Banco. (Jorge Tores)

Descontados efectos fiscales, estos ajustes suman los 994 millones que Unicaja ha restado del patrimonio de Liberbank antes de la fusión, quedando este en 2.131 millones. El precio de compra del grupo asturiano —por la ecuación de canje— fue de 830 millones, por lo que los 1.301 millones restantes son el fondo de comercio negativo ('badwill') del que se benefician las cuentas del grupo andaluz para ganar los 1.395 millones. La parte del 'badwill' no pasa por caja y, por tanto, no se puede repartir vía dividendo. El resultado recurrente de la entidad fue de 156 millones.

El único efecto contable de la fusión pendiente de anunciar son los costes de reestructuración. Unicaja Banco ya ha adelantado pérdidas de unos 160 millones para ello, frente a las estimaciones iniciales que apuntaban a unos 500 millones. La factura final dependerá de las negociaciones con los sindicatos, que arrancaron formalmente este martes. Lo que ya tiene claro el grupo malagueño son los ahorros de costes, que serán mayores de lo previsto.

Liberbank exigió mayores ajustes contables a Unicaja de lo que Bankia hizo con CaixaBank. Así se desprende de las cifras presentadas al mercado por el grupo malagueño del tercer trimestre, con un beneficio de 1.395 millones gracias a la absorción. El resultado hubiera sido mayor de no ser por los 'saneamientos' que ha querido realizar Unicaja del balance de Liberbank, de 994 millones.

Banca
El redactor recomienda