Unicaja encarga a Uría Menéndez un análisis de la inspección del BCE a Liberbank
  1. Empresas
ANÁLISIS

Unicaja encarga a Uría Menéndez un análisis de la inspección del BCE a Liberbank

El consejo de Unicaja se reunió el pasado viernes y lo hará esta semana para estudiar las repercusiones de la inspección en la que el BCE ha visto déficit de provisiones en Liberbank

placeholder Foto: Manuel Azuaga, presidente de Unicaja Banco. (EFE)
Manuel Azuaga, presidente de Unicaja Banco. (EFE)

Unicaja Banco recurre a uno de los mayores bufetes españoles ante la tensión que ha provocado una reciente inspección del BCE (Banco Central Europeo) a Liberbank en plena fusión. La entidad malagueña ha encargado a Uría Menéndez que analice las posibles repercusiones del análisis del supervisor europeo, que ha hecho aflorar un déficit de provisiones millonario con el que no contaban en Unicaja, según fuentes financieras consultadas por El Confidencial.

Este fue el principal punto en el orden del día de la reunión que tuvo el consejo del banco andaluz el pasado viernes, en que intervino uno de los principales socios de Uría, Salvador Sánchez Terán, según las mismas fuentes. Desde Unicaja Banco y el bufete no hicieron comentarios sobre este análisis, debido al secreto de los consejos de administración. Uría ya fue el asesor legal del banco malagueño en las negociaciones de la operación, junto a PwC y Mediobanca.

Foto: Manuel Azuaga (i), presidente de Unicaja, y Manuel Menéndez, CEO de Liberbank. (EC)

Desde el banco malagueño señalaron este miércoles que "estamos en el proceso de integración, pendiente de recibir las autorizaciones administrativas necesarias y está previsto que la fusión se complete en las próximas semanas. Se ha recibido hace dos semanas la autorización de la CNMC y esperamos pronto la del Ministerio, para poder cerrar la operación a continuación, en los términos aprobados por las juntas generales el 31 de marzo pasado. Los trabajos preparatorios son intensos para garantizar la normalidad operativa al día siguiente de culminar la operación".

Tanto Unicaja como Liberbank mandaron hechos relevantes a la CNMV tras esta información, en la que no comentan los trabajos encargados a Uría Menéndez ni la inspección al BCE, pero insisten en la idea de que la fusión se va a cerrar en las próximas semanas.

Aun así, esto no resta para que la tensión esté por todo lo alto entre las dos entidades. Las fuentes consultadas sostienen que en el consejo de Unicaja consideran que Liberbank tendría que haber avisado de la inspección en marcha, ante su potencial alcance.

Ecuación de canje

La inspección del BCE a Liberbank concluyó en noviembre del año pasado y detectó 12 incidencias, seis de ellas F3 —impacto alto— y tres F4 —impacto muy alto—, lo que en el sector financiero se considera una revisión dura. Además, encontró un déficit de provisiones millonarias que, según las fuentes consultadas, es superior a los ajustes que detectaron Unicaja y PwC en la 'due diligence' (revisión de activos) practicada el año pasado.

Entre los puntos que estaría analizando el consejo de la entidad malagueña, está si el resultado de esta inspección podría tener consecuencias sobre el proyecto de fusión que firmaron las dos entidades el pasado 29 de diciembre. En este, se fijó una ecuación de canje que da a los accionistas de Unicaja el 59,5% del nuevo grupo y a los de Liberbank el 40,5%. Juntos, valen en bolsa cerca de 2.200 millones.

placeholder El presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga (i), junto al CEO de Liberbank, Manuel Menéndez (d). (EFE)
El presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga (i), junto al CEO de Liberbank, Manuel Menéndez (d). (EFE)

El grupo nace también con activos por valor de unos 110.000 millones, un patrimonio neto de 6.789 millones y un fondo de comercio negativo ('badwill') de más de 2.000 millones, con el que se podría financiar, entre otras cosas, el ERE que pondrá en marcha el grupo en los próximos meses.

La entidad estará liderada por Manuel Azuaga, de Unicaja Banco, como presidente ejecutivo, y Manuel Menéndez, de Liberbank, como consejero delegado. El reparto de poder fue uno de los puntos que estuvieron cerca de hacer saltar por los aires la operación a finales de 2020, ante la falta de acuerdo sobre quién será el primer ejecutivo del banco cuando salga Azuaga en 2023. Junto a ello, las dos entidades están negociando actualmente el organigrama directivo.

Foto: Oficina de Liberbank en Málaga. (EFE)

Es en este entorno en el que ha irrumpido la inspección del BCE. Algunos de los principales directivos de Unicaja Banco acudieron al consejo del pasado viernes para compartir su análisis de su impacto en el valor de Liberbank. Estuvieron desde el responsable de Auditoría Interna a los de Contabilidad, Inmuebles, Gestión de Irregulares y Participadas, según dichas fuentes.

El resultado de este estudio y del de Uría Menéndez será clave para determinar si Unicaja Banco ve motivos para cuestionar las condiciones de su acuerdo con Liberbank, o si, como parece, la operación se cierra como está previsto. Su consejo de administración lo discutirá de nuevo este viernes.

Unicaja Banco recurre a uno de los mayores bufetes españoles ante la tensión que ha provocado una reciente inspección del BCE (Banco Central Europeo) a Liberbank en plena fusión. La entidad malagueña ha encargado a Uría Menéndez que analice las posibles repercusiones del análisis del supervisor europeo, que ha hecho aflorar un déficit de provisiones millonario con el que no contaban en Unicaja, según fuentes financieras consultadas por El Confidencial.

Noticias de Unicaja Uría y Menéndez Banco Central Europeo (BCE) Noticias de Liberbank
El redactor recomienda