Una sentencia judicial contra Portobello pone en peligro a las clínicas dentales Vivanta
  1. Empresas
AMPLIACIÓN DE CAPITAL

Una sentencia judicial contra Portobello pone en peligro a las clínicas dentales Vivanta

El Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid sentencia a favor de un accionista minoritario de la compañía, que pidió anular una ampliación

placeholder Foto: Una consulta en el dentista. (EFE)
Una consulta en el dentista. (EFE)

La compra de la cadena de clínicas dentales Vivanta por Portobello está siendo un dolor de muelas para el fondo de capital riesgo dirigido por Íñigo Sánchez-Asiaín. El juzgado de lo mercantil número 12 ha dictado una sentencia que declara nula la ampliación de capital de 12,8 millones de euros con la que la firma de 'private equity' diluyó a los accionistas minoritarios del grupo sanitario, compuesto por unos 300 centros médicos y con cerca de 300.000 clientes.

Según la magistrada Ana María Gallego, esa ampliación de capital llevada a cabo en marzo de 2019 causó un perjuicio económico a los inversores particulares de Grupo Hospitalario Europeo, matriz de Vivanta. La jueza, en un escrito del pasado 2 de junio, da la razón a Manuel de la Peña, reconocido cardiólogo de Madrid y presidente del Instituto Europeo de Salud y Bienestar, al asegurar que la aportación de 10 millones que hizo Portobello no fue dineraria, como se había acordado, sino por compensación de deuda, por lo que se infringieron los estatutos sociales de la compañía.

"El aumento de capital que nos ocupó se orquestó en la forma que se hizo con el objetivo de eludir las previsiones estatutarias que hacían preciso el requisito del voto favorable del socio minoritario a la operación originalmente pergeñada en noviembre de 2018 por vía de la capitalización del préstamo que Portobello detentaba frente a Grupo Hospitalario Europeo", señala un auto previo de la Audiencia Provincial del pasado mes de abril, que cita la magistrada como base de su sentencia.

Los nuevos dueños tendrán que devolverles los 10 millones aportados

Vivanta es el resultado de la suma de una serie de adquisiciones de clínicas estéticas y dentales que Portobello hizo entre 2017 y 2018 en pleno 'boom' de los fondos de capital riesgo por invertir en empresas del sector. El fondo, gestionado por Sánchez Asiaín, Juan Luis Ramírez, Ramón Cerdeiras, Luis Peñarrocha y Carlos Dolz que se hicieron con el control de Unidental, Láser 2000, Doctor Senir, Plénido, Anaga y Avandent para crear un grupo similar al de Dentix y Vitaldent, se declaró en concurso de acreedores.

En 2019, ante el auge de la facturación dental, Portobello encargó la venta de Vivanta por unos 300 millones de euros. Pero la operación no llegó a buen puerto por una serie de demandas que fueron interponiendo los distintos dueños de las clínicas adquiridas. Algunas por falsedad, administración desleal y estafa, como la cursada por el máximo accionista de Unidental. A finales de 2020, la cadena pasó a manos de los acreedores, BNP Paribas y Ares Management, que ejecutaron la deuda impagada —unos 260 millones de euros— por Portobello y la cambiaron por capital.

Fuentes oficiales de Portobello indican que recurrirán la sentencia y que, dado que el fondo ya es un accionista minoritario, serán los nuevos dueños los que tendrán que devolverles los 10 millones aportados en aquella ampliación de capital que ahora ha sido anulada por la jueza. Pero otras fuentes próximas a la firma de capital riesgo admiten el daño reputacional que les está causando esta inversión fallida, en la que ya perdieron la inversión realizada.

Foto: Juan Olave. (EFE)

Entre los accionistas o ‘limited partners’ de los fondos que gestionan Portobello se encuentran inversores como el Instituto de Crédito Oficial, a través de Fond ICO; European Investment Fund; el propio BNP Paribas; la Fundación IEISA, vinculada al Opus Dei y la Universidad de Navarra; fondos de pensiones de BBVA, CaixaBank y de Bankia, el fondo de pensiones de Gas Natural (Naturgy); el holandés PGGM; numerosos 'private equity' franceses y suizos; los Fernández Somoza, exdueños de Azkar; Jorge Lucaya, presidente de AZ Capital, y hasta el consejero delegado de Indra, Ignacio Mataix.

Portobello es una de las dos mayores gestoras de capital riesgo de España, junto a Magnum Industrial Capital Partners. La firma administra más de 1.500 millones de inversores y es accionista de compañías como la cadena de residencias Vitalia, Elmubas (comida para mascotas), Iberconsa, Mediterránea de Catering, Angulas Aguinaga y Conservas IAN.

La compra de la cadena de clínicas dentales Vivanta por Portobello está siendo un dolor de muelas para el fondo de capital riesgo dirigido por Íñigo Sánchez-Asiaín. El juzgado de lo mercantil número 12 ha dictado una sentencia que declara nula la ampliación de capital de 12,8 millones de euros con la que la firma de 'private equity' diluyó a los accionistas minoritarios del grupo sanitario, compuesto por unos 300 centros médicos y con cerca de 300.000 clientes.

Portobello Ampliación de capital BNP Paribas Ares Management ICO
El redactor recomienda