Primera condena a Amazon por retener y no pagar material a uno de sus proveedores
  1. Empresas
DE UN JUZGADO DE MADRID

Primera condena a Amazon por retener y no pagar material a uno de sus proveedores

Un juzgado de Madrid atiende una demanda de una empresa de Murcia por impago de casi medio millón de euros en productos electrónicos. La plataforma de Bezos asegura que apelará

placeholder Foto: Sede de Amazon en Madrid. (EFE)
Sede de Amazon en Madrid. (EFE)

El Juzgado de Primera Instancia número 44 de Madrid ha fallado a favor de una empresa vendedora de productos electrónicos que reclamaba 461.587,07 euros a Amazon por impago de material entregado a la plataforma tras un pedido previo sin que se procediese al desembolso de las facturas ni a la devolución de los productos. El caso tiene su origen en una reclamación interpuesta por el mayorista murciano Bubblefire, vinculado al grupo Electrotrader, contra la filial española de Amazon EU SARL, con la que venía trabajando desde hacía varios años como suministrador de material electrónico como procesadores informáticos, cámaras GoPro o cepillos de dientes eléctricos.

A partir de 2018, según el fallo, comenzaron a producirse discrepancias entre el gigante americano y su proveedor español. Según la demandante, Amazon no estaba abonando la totalidad de los pedidos efectuados que habían sido "debidamente entregados y facturados", por lo que inició la correspondiente reclamación de las facturas. Bubblefire identificó dos tipos de discrepancia. Una primera con pago "aprobado" por la propia Amazon por importe de 78.054 euros que incluía "material electrónico entregado, facturado y reclamado el pago" que, según la denuncia, la propia plataforma reconocía, pero del que no constaba su abono.

La mayor cuantía, no obstante, se correspondía con otro segundo tipo de facturas por valor de 383.532,63 euros que Amazon había eliminado de su sistema o cuyos comprobantes de entrega no reconocía a los transportistas. En este caso, la demandante aportó al procedimiento documentación acreditativa como material entregado, factura efectuada o correos cruzados como facturas aprobadas pero no pagadas. El grupo con sede en Seattle, no obstante, aportó solo parcialmente las llamadas reservas de espacio de los pedidos (ASN), pues quedan eliminadas de sus registros al cabo de un año.

Foto: Un envío de Amazon. (Reuters)

En su descargo, Amazon contestó con una demanda de reconvención en la que negaba los impagos y acusaba incluso a Bubblefire de actuar "de forma fraudulenta", emitiendo facturas y reclamando pagos "mediante un 'modus operandi' susceptible de denuncia en vía penal", algo que no llegó a ocurrir. Según su respuesta, Bubblefire usó un triple "esquema" inflando el número de unidades facturadas, enviando menos de las inicialmente acordadas en las órdenes de compra o elaborando justificantes de entrega y documentos alterados "para reclamar pagos que no les correspondían".

Amazon apela el fallo y asegura que el demandante quiso facturar por material que no llegó a entregar

Para sustentar su respuesta, la plataforma encargó un informe pericial en el que reconocía parte de las facturas sin discrepancia, pero sostenía que Bubblefire le cobró un exceso de 142.871 euros, por lo que reclama por reconvención 90.809 euros al demandante. Además aludía a la presunta implicación de uno de los empresarios de Bubblefire en un caso de facturas falsas de Murcia. La jueza, en su sentencia fechada el 8 de febrero de 2021, y a la que tuvo acceso El Confidencial, no aceptó los argumentos y tampoco dio por bueno el informe pericial tras revisar una a una todas las facturas y los procedimientos de tramitación de compras de Amazon. "En el presente caso todas las unidades remitidas en exceso del presente procedimiento fueron aceptadas por Amazon sin que conste devolución alguna", sostiene el fallo judicial. "Lo que no es dable es que ni devuelva los productos, ni proceda al abono de los mismos enriqueciéndose injustamente", insiste.

Foto: Foto: Reuters.

Amazon, a preguntas de este periódico, manifestó su intención de apelar el fallo ante la instancia superior. Insistió en que hay elementos en la documentación que aportó al juzgado que no se han tenido en cuenta e insistía en que mantendrá los argumentos de su demanda de reconvención.

La sentencia puede abrir la lata de reclamaciones similares de otros proveedores mayoristas. Una empresa de Granada, Megasur, dueña a su vez de la marca de franquicias de electrónica Dynos, ya ha anunciado una reclamación por casi medio millón de euros por motivos similares a los de Bubblefire. Tal como avanzó en exclusiva El Confidencial en diciembre de 2019, las demandas de Megasur se sustentan en varios aspectos. Primero, reclamar el pago de productos supuestamente no recibidos por Amazon, pero que el mayorista asegura que sí lo fueron. Segundo, la devolución (y consiguiente impago) de productos que Amazon asegura que le envió Megasur, pero que esta empresa certifica que no son suyos. Tercero, el impago de Amazon a Megasur del canon digital que el cliente final abona al gigante 'online' y este luego no abona a Megasur, como estaba pactado. Y, por último, gastos de transporte del envío de esos productos que no siendo de Megasur, Amazon le remitió asegurando que sí.

En ambos casos, los dos mayoristas con conflictos con el gigante fundado por Jeff Bezos han usado para dar cobertura a sus reclamaciones la plataforma Icired (Información Compartida de Impagos en Red), un registro de morosos digitales fundado por dos abogados granadinos con el que pretenden dar visibilidad a impagos a través de la red con el fin de advertir a posibles suministradores sobre el historial de algunos compradores.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Amazon Noticias de Murcia
El redactor recomienda