Primera SPAC 'española': Eduardo Bravo levanta 120M para cazar una 'biotech' europea
  1. Empresas
fue consejero delegado de tigenix

Primera SPAC 'española': Eduardo Bravo levanta 120M para cazar una 'biotech' europea

Respaldado por el primer inversor europeo de 'venture capital' especializado en este sector, la gestora de fondos holandesa LSP

placeholder Foto: Eduardo Bravo. (Tigenix)
Eduardo Bravo. (Tigenix)

Un español a los mandos de una SPAC. Justo cuando la fiebre por estos vehículos de inversión llama a la puerta de la CNMV, el financiero Eduardo Bravo estrena este miércoles en el Nasdaq el primer vehículo de adquisición de propósito especial con mandato para invertir 120 millones de dólares en la compra de una compañía de biotecnología europea, según consta en la información pública existente.

Eduardo Bravo pasa por ser uno de los ejecutivos más influyentes del sector en nuestro país, pero también en Europa. Sobre todo, gracias a su paso por la hispanobelga Tigenix, compañía de biotecnología fusionada con Cellerix, fundada a su vez por la exministra Cristina Garmendia, y especializada en antiinflamatorios con células madre, de la que fue consejero delegado, incluido su debut en el Nasdaq en 2016.

Tras concluir su etapa en la empresa hace más de dos años, Bravo ha continuado su carrera en el mundo de la biotecnología y en la actualidad forma parte de tres compañías (Engitix, Sutura y Vivet). Y a partir de ahora, además, comandará la SPAC bautizada como EBAC tras aceptar la propuesta hecha por LSP, la mayor gestora europea de 'venture capital' especializada en este sector, que aporta los 120 millones de dólares.

Foto: Ecobalas en la fábrica de Bioammo. (EC)

A medida que la figura de las SPAC coge vuelo, el sector 'biotech' está erigiéndose como uno de los favoritos. Sin embargo, Bravo será el primero en hacerlo para comprar una compañía europea y así formalizar su salto al Nasdaq, un viaje que de otra manera puede llevar hasta 18 meses, tiene un gran coste para este perfil de empresas y supone una dilución muy elevada para los inversores iniciales y los equipos gestores.

De la mano de LSP

En este caso, a las ventajas que representa la propia figura de la SPAC (negociación bilateral, precio cerrado y fiabilidad) se suman las aportadas por LSP. La veterana gestora holandesa tiene acceso a cerca del 90% del flujo de 'biotechs' en busca financiación en Europa y en su mochila cuenta con más de 40 compañías sacadas a bolsa y otras 50, por lo menos, vendidas a farmacéuticas, según estimaciones de mercado.

Teniendo en cuenta el tamaño de la SPAC y la posibilidad de que LSP u otros inversores hagan una aportación extraordinaria en caso de inversión (hasta un 50% adicional), lo normal es que EBAC busque compañías entre los 400 y 600 millones de dólares, ya que el importe total del dinero suele representar en torno a un 30% de la empresa adquirida, donde están obligados a ser accionistas durante al menos 12 meses.

Un español a los mandos de una SPAC. Justo cuando la fiebre por estos vehículos de inversión llama a la puerta de la CNMV, el financiero Eduardo Bravo estrena este miércoles en el Nasdaq el primer vehículo de adquisición de propósito especial con mandato para invertir 120 millones de dólares en la compra de una compañía de biotecnología europea, según consta en la información pública existente.

CEO Cristina Garmendia
El redactor recomienda