Abarca (IDIS): "Estamos en una emergencia, tenemos que dejar de pensar en política"
  1. Empresas
MESA REDONDA EL CONFIDENCIAL-PWC

Abarca (IDIS): "Estamos en una emergencia, tenemos que dejar de pensar en política"

El presidente de la Fundación Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) y la socia de Salud de PwC analizan la situación pandémica en España

Cada día, el covid-19 ocupa un lugar esencial en los periódicos de todo el país: diferencias y disputas políticas, medidas que varían de comunidad en comunidad, de semana en semana… “En la primera ola, hubo un problema de recursos; en la segunda, ha fallado la burocracia”, lamentó Juan Abarca, presidente de la Fundación Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), durante el cuarto encuentro del ciclo 'Claves para la recuperación', organizado por El Confidencial de la mano de PwC, en el que también participó Leticia Rodríguez Vadillo, socia de Salud de PwC.

El número de contagios se dispara, y mientras tanto, en medio de la incertidumbre, todas las esperanzas apuntan a la vacuna. Mucho más desde que el pasado martes la farmacéutica estadounidense Pfizer anunciara que su vacuna contra el covid-19 ya es eficaz en un 90%. Aun así, los expertos piden cautela: “No podemos depositar todas las expectativas en esto” porque no todo es tan sencillo, según Leticia Rodríguez. La logística es complicada. La cadena de suministro de frío tiene que mantener temperaturas de -80º. Esto es crucial para que la distribución sea efectiva, y “un fallo en esta cadena podría acabar descarrilando ese impulso”.

"Cómo es posible que en una situación así sigamos pensando en si la enfermera o el farmacéutico pueden hacer o no los test" (Rodríguez)

Sin duda, es una buena noticia, pero no podemos olvidar que "todavía hay que acabar los estudios, pasar las fases regulatorias, producir la vacuna en masa y organizar la logística para que llegue a todo el mundo", y eso es mucho tiempo, según Abarca. No hay que bajar la guardia, "hay que seguir reforzando las medidas individuales y colectivas al tiempo que redoblamos los esfuerzos a nivel político", añadió.

Desde que el virus aterrizó en nuestras vidas, los debates alrededor de qué hacer o cómo gestionar la pandemia han sido infinitos. Uno de los más recientes tuvo lugar hace poco más de un mes, cuando la Mesa de la Profesión Enfermera —compuesta por el Consejo General de Enfermería (CGE) y el Sindicato de Enfermería, Satse— mostró su absoluto rechazo hacia la idea de que los farmacéuticos pudieran realizar los famosos test rápidos de antígenos. Ante estos hechos, Leticia Rodríguez se preguntó “cómo es posible que en una situación tan dramática sigamos pensando en si la enfermera o el farmacéutico pueden hacer o no los test”.

placeholder Juan Abarca, presidente de la Fundación IDIS (Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad).
Juan Abarca, presidente de la Fundación IDIS (Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad).

A día de hoy, la disputa sigue abierta. Las farmacias se ofrecieron, Madrid pidió permiso al Gobierno y ahora el Ministerio de Sanidad lo está valorando. Respecto a este tema, Abarca se mostró rotundo: lo primero es el enfermo, y no debemos enfocar la atención en quién hace las cosas sea de titularidad pública o privada. No hay margen de tiempo. “Estamos en una situación de emergencia y tenemos que dejar de pensar en política, en intereses territoriales y en intereses profesionales”. Rodríguez apoyó esta idea y aseguró no encontrar ningún sentido a "la tremenda rigidez que está habiendo a la hora de establecer los roles [de enfermeras y farmacéuticos]".

El debate de los test rápidos no ha sido el único. El Gobierno aprobó recientemente un real decreto que permite a las comunidades autónomas y al Instituto Nacional de Gestión Sanitaria contratar a médicos extracomunitarios y españoles no especialistas; por supuesto, de forma excepcional. Pero parece que el principio de acción-reacción se está llevando a rajatabla. Los sindicatos médicos no tardaron en manifestar su desacuerdo asegurando que esta normativa pone “en riesgo” a los pacientes, algo con lo que Abarca no está del todo de acuerdo: “Es una situación excepcional, es importante cumplir la normativa, pero son más importantes los fallecidos”.

Segunda ola de contagios y falta personal. En Madrid, no hay médicos para contratar. Tampoco enfermeras. Así lo transmitió recientemente el Gobierno regional. En esta situación "extrema", el presidente de la Fundación IDIS insistió en la necesidad de contratar homologando a cientos de enfermeras pendientes e incluso permitiendo trabajar a estudiantes de último curso.

"Solo cuando tengamos confianza en el sistema sanitario consumiremos y reactivaremos la economía” (Juan Abarca)

Y, mientras, las medidas de las distintas administraciones siguen dando bandazos. Confinamientos perimetrales, restricciones a la movilidad… ¿son efectivas estas medidas? Para Juan Abarca, no del todo: “Hay que aumentar el número de rastreadores, implantar 'apps', controlar los contagios importados…". Su apuesta es clara: establecer confinamientos cortos —de unos 10 días— e intensos, con servicios esenciales como los colegios. Según él, esto ayudaría a cortar de golpe la transmisión mientras la economía se mantiene a flote, “al menos así estaríamos mejor que ahora, con las UCI llenas y los bares vacíos”.

La tecnología como motor del cambio

Modificar una cita desde el móvil, hablar con el médico a través de la pantalla de un ordenador o consultar el resultado de una prueba en internet. El covid-19 ha calado con fuerza en todos los resquicios de la sociedad, y en este caso ha impulsado algo que, desde hace años, venía pidiendo a gritos un hueco sólido y definitivo en el sector: la tecnología. "No es un fin en sí mismo, pero es una herramienta muy poderosa. Una persona quiere la salud en su vida sin costuras, y la tecnología permite tener interacciones mucho más flexibles", reflexionó la socia de Salud de PwC.

“Los datos que hemos recabado ponen de manifiesto que el uso que se ha hecho de la atención no presencial es espectacular”, afirmó Rodríguez. De hecho, PwC realizó una encuesta a 100 médicos y, de ellos, el 25% aseguró que era la primera vez que usaba estos canales virtuales. La buena noticia es que "su experiencia fue positiva y todos apuestan por mantenerlo”, añadió.

Un sistema colapsado, anticuado y sin integración digital, donde el foco solo apuntaba al sector sanitario público y parecía que el privado “no valía para nada”. Así definen los expertos el escenario precovid. Cuando estalló la pandemia, "el sector no fue capaz de basarse en la tecnología para solventar la situación, no estaba preparado", expresó la socia de Salud de la firma de consultoría. Ahora parece que las pilas están cargadas: “Llevábamos mucho tiempo dando vueltas al tema de la digitalización, y con el virus, en unos meses, hemos avanzado más que nunca”, expuso Abarca.

placeholder Leticia Rodríguez, socia de Salud de PwC.
Leticia Rodríguez, socia de Salud de PwC.

La tecnología es el medio, pero, según Abarca, “está todo tan burocratizado” que solo habría una cosa que lo cambiaría todo: publicar los resultados sanitarios. Por supuesto, anonimizados. Desde los días de ingreso hasta el tanto por ciento de supervivencia tras diferentes intervenciones. Esto ayudaría al paciente en la toma de decisiones: “Estos datos deberían poder mirarse en todos los países. No es mercantilización, es calidad. Esto puede ir ordenando el sistema y salvar muchas vidas”, expresó.

Colaboración y fondos europeos

Además de la importancia de dar luz a los datos, quizás otro de los aspectos que más se han puesto de manifiesto para Rodríguez es la falta de comunicación entre las diferentes partes del sistema: “Es necesario que esto evolucione hacia un entorno de innovación y bienestar donde los distintos agentes del sector sanitario puedan intervenir y hacer que la medicina y la atención sanitaria sigan al paciente en todos los planos de su vida”.

En resumidas cuentas: más colaboración. Para los expertos, ambos sectores —público y privado— son imprescindibles y necesitan convivir. Según datos del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias, el 42% de los hospitales generales privados asumió en marzo y abril el 16% de los ingresos diagnosticados o con sospecha de covid y el 14% de los ingresos en UCI. “El covid ha dejado claro que la mejor manera de funcionar es todos juntos", dijo Abarca. Y esta colaboración también debe existir entre CCAA, porque vivimos un "tremendo problema de gobernanza".

La sanidad necesita innovación: nuevas infraestructuras, sanidad electrónica, investigación médica... y los fondos europeos están sobre la mesa. "La presencia del sector salud es muy relevante en ellos, y es el momento de que hagamos una reflexión de la transformación que necesitamos”, declaró Rodríguez. "Es necesario invertir. La economía y la salud están condenadas a entenderse, y tenemos que buscar un equilibrio", añadió.

Pero no todo es de color rosa. La socia de Salud de PwC teme que a la hora de llevar a cabo estos proyectos no se articulen unos planes que estén a la altura: “No podemos entender los fondos como si fueran los Reyes Magos, porque no se hará bien. Llevamos un retraso importante, corremos el riesgo de empezar a correr y no reflexionar lo suficiente”, expresó. En esta línea, Abarca ve los fondos como una oportunidad para generar industria: “En España, hay una carencia de industrialización, sobre todo de ‘pharma’ y de tecnología”. La prueba está en que “hemos tenido que comprar hasta los guantes a China porque no teníamos”.

En todo caso, para sostener esta situación, ambos coincidieron en la necesidad de transmitir “seguridad a la sociedad” para que la economía no caiga en un profundo vacío. "Solo cuando tengamos confianza en el sistema sanitario consumiremos y reactivaremos la economía", concluyó el presidente de IDIS.

Eventos EC PwC Sanidad Coronavirus