CONGELAN SUS NUEVOS PROYECTOS

Riu, Meliá, HIP… Grandes hoteleros ponen Benidorm en cuarentena por el coronavirus

La pandemia y la incertidumbre sobre su duración frenan el interés por la apertura de nuevas plazas en la capital turística con la previsión de un otoño negro para el sector

Foto: Perfil parcial de la fachada marítima de Benidorm, con el Bali, uno de los hoteles emblemáticos, en el centro.
Perfil parcial de la fachada marítima de Benidorm, con el Bali, uno de los hoteles emblemáticos, en el centro.
Adelantado en

Benidorm, la playa de los rascacielos, el Nueva York de turismo español, como lo denominan algunos, ha frenado en seco su calentón inmobiliario y hotelero como consecuencia de la pandemia del coronavirus. Grandes compañías hoteleras que buscaban suelos o proyectos de inversión en la ciudad alicantina para los próximos años han congelado sus planes a la espera de ver cómo evoluciona la propagación de la enfermedad y sus efectos a medio plazo para el sector turístico. Enseñas como Riu, Meliá u Hotel Investments Partners (HIP, controlado por Blackstone) llevaban meses explorando ubicaciones, activos en venta y acuerdos con propietarios de suelo de la zona para o bien ampliar su planta de habitaciones o acceder al mercado de la zona por primera vez, caso de Iberostar.

Algunos proyectos ya avanzados, como el de la reforma del Hotel Selomar que HIP había lanzado, se han puesto en cuarentena hasta que se despeje el nublado horizonte sanitario, según señalan fuentes conocedoras de los movimientos en el sector, que ya alertaban hace algunos meses y antes de la llegada del covid-19 de un posible exceso de euforia en la generación de oferta.

Tanto Benidorm como el conjunto de la Costa Blanca, la zona turística que agrupa los destinos de la provincia de Alicante (Denia, Jávea, Calpe, etc.), se han visto golpeados por la menor afluencia de turistas este verano procedentes del extranjero. Muchos hoteles, como es el caso de la mayor parte de la cadena Servigroup, han optado por no abrir sus puertas y mantener los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), con la esperanza, además, de que el Gobierno permita extenderlos por fuerza mayor hasta la próxima temporada. El negocio se ha sostenido en los meses de julio y agosto por la demanda nacional y visitantes franceses o argelinos, muchos de los cuales han llegado con su propio vehículo.

Los destinos menos vinculados al negocio hotelero y con mucha planta de segundas residencias y apartamentos han aguantado mejor. El alcalde de Torrevieja, Eduardo Dolón, señalaba este martes en la televisión autonómica À Punt que el análisis del consumo de agua potable de su ciudad apenas registraba un descenso del 6% en julio y agosto. "Muchas personas que todos los años viajaban al extranjero este año no lo han hecho y han realizado el gasto en España, eso ha ayudado", explica a El Confidencial Antoni Mayor, presidente de la patronal hotelera de la Comunidad Valenciana, Hosbec.

Como consecuencia de esto, algunos restaurantes y comercios de hostelería de la zona han hecho muy buena caja, según revela Mayor, una afirmación con la que coincide el popular Dolón. Pero esto va camino de cambiar rápido, porque la llegada del mes de septiembre, el regreso de la población flotante a sus primeras residencias y la ausencia de actividad alternativa por el frenazo del turismo extranjero o fuentes alternativas de ingresos, como los planes del Imserso, auguran un otoño negro para el sector turístico en toda España, con cierres y despidos de plantillas de trabajadores, anticipa Mayor.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios