DELFIN TOWER FINALIZA SU ESTRUCTURA

Benidorm espera a los ingleses, pero el covid no frena a las grúas en los proyectos de lujo

El edificio Delfin Tower avanza a toda vela y tiene ya terminada la estructura y un 70% de reservas en la ciudad icono del turismo español, que tardará en recuperar la normalidad

Foto: El esqueleto prácticamente finalizado de Delfin Tower, en primera línea de playa de Benidorm.
El esqueleto prácticamente finalizado de Delfin Tower, en primera línea de playa de Benidorm.
Adelantado en

Benidorm trata de recuperar la normalidad poco a poco. La ciudad icono del turismo español afronta el que será seguramente el verano más complicado de su historia. Con los principales mercados emisores internacionales, principalmente el Reino Unido, a la espera de la reactivación, el sector fía el salvamento de la temporada a la demanda nacional. Bares y restaurantes han perdido dinero en la reapertura parcial de la fase 3. A día de hoy apenas hay abierto uno de los 146 hoteles registrados. Servigroup, la principal cadena del enclave, de José María Caballé, ha previsto una reapertura progresiva a partir del 1 de julio tras testar la respuesta del mercado, mientras que el presidente de Hosbec, la patronal del sector en la Comunidad Valenciana con sede en Benidorm ha reclamado al Gobierno que eleva la flexibilidad de los ERTE y eleve las ayudas al tejido turístico, incluso con la subvención de viajes a los ciudadanos.

En paralelo a esta incertidumbre, los proyectos inmobiliarios de la zona parecen ajenos al pesimismo. Esto es así porque las últimas promociones han enfocado su producto hacia un cliente de mayor poder adquisitivo. Desde que el estado de alarma lo permitió, las grúas han seguido trabajando en las nuevas iniciativas inmobiliarias, especialmente en la playa de Poniente. Además de la finalización del mediático edificio In Tempo, que el fondo Strategic Value Partners (SVP) quiere tener acabado a principios del año que viene, y que ya está comercializando, o las dos torres que promueve TM Grupo Inmobiliario, otro de los proyectos dirigidos a un segmento 'premium' avanza a toda máquina con la intención de empezar a entregar llaves a partir de 2021.

El Ayuntamiento de Benidorm ha dividido sus playas en parcelas de 4x4 para mantener la distancia social. (EFE)
El Ayuntamiento de Benidorm ha dividido sus playas en parcelas de 4x4 para mantener la distancia social. (EFE)

Se trata de Delfin Tower, el edificio de 23 plantas y 95 metros de altura promovido por Goya Real Estate, vinculada al empresario Sergio Vidal. El rascacielos, de 44 viviendas, completará la semana que viene su estructura y hará un acto simbólico de colocación de bandera en su punto más elevado. Con un volumen de facturación previsto de 50 millones de euros, el inmueble pretende romper con la imagen clásica de Benidorm como ciudad de rascacielos con apartamentos masificados, de pocos metros y calidades discutibles.

Delfin Tower parte de espacios mínimos de 70 metros útiles a cien metros de la playa, 4.000 metros cuadrados de zonas comunes y un precio de salida estándar de 750.000 euros dirigidos a un público de elevado poder adquisitivo, "aunque hemos vendido plantas enteras por dos millones de euros", señala Vidal en la que ha sido la transacción más cara de un apartamento en la historia de la ciudad. La promoción según sus responsables, tiene el 70% ya reservado, una parte de clientes extranjeros, aunque siete de cada diez son compradores españoles, principalmente de Madrid y el País Vasco.

El proceso de desconfinamiento está incrementando al interés de compradores e inversores, según señala Vidal. "El mercado ya se está moviendo", explica. "Hay interés y demanda, pero los clientes interesados en comprar tienen que venir a verlo y tocarlo. Vamos a ver cuándo se reabren los vuelos internacionales", añade.

La estructura de Delfin Tower, el edificio de apartamentos de lujo en primera línea de Benidorm.
La estructura de Delfin Tower, el edificio de apartamentos de lujo en primera línea de Benidorm.

Juan Mafé, dueño de la inmobiliaria especializada en el segmento 'premium' Ruzafa Real Estate confirma la reactivación del interés de compradores de inversores, principalmente a través de las búsquedas digitales. Esta agencia, que trabaja villas e inmuebles en la Costa Blanca (Benidorm, Altea, Calpe, Denia…), detectó la huella digital del inverso francés, belga, alemán o británico y ha comenzado a cerrar visitas y reservas para las "próximas semanas", coincidiendo con la reapertura de fronteras. "La gente tiene ganas y el Mediterráneo sigue tirando mucho en estos mercados", afirma. La gran incertidumbre está en los compradores británicos y en el mercado ruso, un inversor tradicionalmente activo en la costa este española pero muy sensible a la divisa en un momento en el que el rublo acumula una importante depreciación.

"La depreciación del rublo respecto al euro ha hecho que muchos compradores se asustaran un poco pero, ahora, la moneda rusa está recuperándose y esperamos que, antes de que acabe 2020, vuelvan a formalizar compras. Los rusos son la quinta nacionalidad en la compraventa de viviendas en la Comunidad Valenciana pero la bajada del rublo ha enfriado la progresión de los últimos años. Sobre los británicos, acostumbrados a liderar estas operaciones, existen dudas debido al Brexit", explica Mafé.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios