Rebrotes, cuarentenas e incertidumbre: el turismo firma un verano apático en bolsa
  1. Mercados
LEJOS DE LA ANSIADA RECUPERACIÓN

Rebrotes, cuarentenas e incertidumbre: el turismo firma un verano apático en bolsa

Se cumplen tres meses desde el fin del estado de alarma. Lo que comenzó como un verano prometedor ha terminado siendo un trimestre marcado por el covid y sus medidas de contención

placeholder Foto: (Reuters)
(Reuters)

Tres meses desde el fin del estado de alarma. La decisión de las autoridades de reabrir las fronteras ha quedado en agua de borrajas tras un verano de rebrotes, nuevas cuarentenas y recomendaciones contra el turismo español. En este entorno, las cotizadas del turismo español cerraron este viernes un trimestre en el que todavía quedan lejos de recuperar lo perdido de los desplomes entre el penúltimo fin de semana de febrero y los mínimos del Ibex del 16 de marzo.

eDreams gana un 10% tras ser el valor que más sufrió de toda la bolsa española (-65%), con Aena y Amadeus cerrando en verde tras caídas del 45% y 38%, respectivamente, durante el periodo de los desplomes. Por su parte, IAG, Meliá y NH Hoteles han seguido cayendo en bolsa tras perder un 62% y 56% en el caso de las dos primeras en el Ibex 35, y un 45% en el caso de la segunda hotelera de la bolsa de Madrid.

Por compararlo con otro sector expuesto a la crisis, aquellos bancos que no tienen exposición al riesgo emergente (BBVA y Santander caen entre un 3% y 6%), cotizan con subidas de entre el 20% y el 30%, aupando al índice Ibex banks un 3% en los últimos tres meses, tras unas caídas que alcanzaron entre el 40% y 50% en los desplomes de marzo.

A la espera de los resultados del tercer trimestre, siempre clave por el peso del turismo veraniego, el mercado ha ido prestando atención a los desarrollos de la ‘nueva normalidad’. En España, el Gobierno sorprendió con la apertura de fronteras el 1 de julio, un mes en el que las cotizadas se enfrentaron también a la reacción de sus cuentas en los mercados. Por ejemplo, mientras IAG se desplomó un 8% en el Ibex 35 tras presentar resultados y Meliá cayó un 10%, Aena y Amadeus consiguieron contener las caídas en entre un 3% y un 4% cada uno.

Tras la tranquilidad de la desescalada en junio, en julio empezaron a proliferar los rebrotes. Lo que empezó como incidencias focalizadas en zonas concretas, ha ido avanzando hacia los contagios masivos en este contexto de apertura y movilidad. Tanto es así, que a estas alturas del verano ya se están volviendo a ver cifras de contagiados de la talla de las de finales de la cuarentena, una tendencia que ya se venía avistando desde julio. Con el baile de cifras de fondo, el Gobierno se resiste a hablar de segunda ola, aunque esta semana Fernando Simón ha reconocido desde Sanidad que “las cosas no van bien”.

CDS de IAG a cinco años

placeholder Fuente: Bloomberg
Fuente: Bloomberg

Más allá de la valoración de las cifras de nuevos afectados por todo el abanico de cuestiones que entran en juego (el número de test efectuados, proporción de asintomáticos, tasa de letalidad, número de hospitalizados, etc.) las medidas de contención por parte de los países extranjeros han sido las que han sido: desde las recomendaciones en contra de viajar a España de países como Alemania a las cuarentenas totales impuestas a viajeros que lleguen de nuestro país a Reino Unido. Una serie de medidas que ha producido una lluvia de cancelaciones por parte de los operadores turísticos extranjeros como las de TUI y que el sector vivió con correcciones en bolsa.

Decisiones a las que se les tienen que añadir las tomadas por las autoridades españolas, ya sea a nivel local con cuarentenas focalizadas o registros de viajeros o a nivel nacional como el rejonazo al ocio nocturno.

Por tanto, no sorprende la apatía del turismo en los mercados. “Era un verano que “pintaba regular” pero que ha terminado siendo un “desastre” debido a que, desde principios de julio, el inicio de los rebrotes trajo con ellos las decisiones de los gobiernos regionales/nacionales de confinamientos parciales, períodos de cuarentena y cierre de actividad de determinado tipo”, resumen desde el departamento de análisis del banco Sabadell. “A esto habría que añadir la incertidumbre y el temor del consumidor a viajar/salir/gastar, lo que ha terminado de “rematar” al sector”.

“Ha sido un único factor: covid-19”, concuerda Juan Moreno, analista especializado en el sector del banco Bankinter. “La cuarentena impuesta por algunos países, como Reino Unido y Alemania, supone una gran limitación para el turismo en España y ralentiza la recuperación del sector. Recientemente hemos rebajado nuestras estimaciones de tráfico aéreo en España hasta un -60% desde el -50% anterior”, detalla Moreno.

Un verano que “pintaba regular” pero que ha terminado siendo un “desastre”

¿A qué se deben las diferencias en cotización entre Aena o IAG, por ejemplo? Ambas tienen un factor en común: los vuelos. “Si bien el sector es el mismo, el modelo de negocio es totalmente distinto y el valor intrínseco de los activos es mucho mayor en el caso de Aena que de IAG”, detallan los analistas del Sabadell. “Las concesiones tienen mayores márgenes y pueden operar con una estructura de costes muy limitada, lo que les permite resistir mejor la caída de la demanda”, defienden, añadiendo que "la mayor parte de las operaciones en Aena son intracomunitarias, y para IAG los vuelos transoceánicos suponen al menos la mitad de sus ingresos". “Esto, en un entorno de cierre de fronteras implica un lastre adicional para IAG”, detallan.

“Aena es una infraestructura y está muy saneada, mientras que IAG o Amadeus han tenido que anunciar ampliaciones de capital”, explica Ángel Pérez Llamazares, analista de Renta 4, refiriéndose a las operaciones de 2.750 millones de euros y 750 millones de IAG y Amadeus, respectivamente. “A pesar de las circunstancias, no esperamos que Aena consuma excesiva caja este año, lo cual le da gran estabilidad”, asiente Moreno, que, por el contrario, prevé una gran consumición de caja por parte de IAG o Meliá.

Foto: El coronavirus ha golpeado con fuerza el sector hotelero.

“No es lo mismo gestionar una aerolínea que un aeropuerto o una tecnológica”, subraya por su parte el analista de Renta 4 en vista del comportamiento de Amadeus o eDreams, que con una capitalización de apenas 229 millones de euros (frente a la de 790 millones de Meliá o la de más de 4.000 millones de IAG) es la que más ha ganado cada vez que el mercado ha subido durante el verano.

En cuanto a la deuda, los analistas de las agencias de ‘rating’ también siguen pendientes, con las rebajas sobre IAG a finales de mayo que llevaron a la aerolínea a bono basura o el aviso de Moody’s a Aena de esta semana. En este entorno, los precios de los bonos a corto plazo siguen lejos de recuperar los niveles de antes de que la pandemia llegase a Europa. Los CDS a cinco años de IAG, que miden la percepción del mercado de riesgo de impago del mercado, son un ejemplo del ambiente que rodea a los activos cotizados de este sector.

El sector tirita

Pese al intento de apertura, los datos disponibles (principalmente a cierre de julio) apuntan a un verano anormalmente malo. Por un lado, están los avisos de la patronal, Exceltur, que esta semana empeoró su previsión de pérdidas en el sector del turismo hasta los 98.700 millones de euros (un 19% que su estimación de junio) por la caída de la demanda externa arraigada en la “cascada” de restricciones por parte de los principales países emisores.

Una versión que casa con la ofrecida este jueves por Turespaña, dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, que reveló que nuestro país había recibido a en torno a 2 millones de turistas extranjeros en julio – una caída del 80% respecto al mismo mes del año anterior. A nivel corporativo, también Aena ha ido adelantando ya cifras de cómo le está yendo: en julio registró un 76% menos tráfico de viajeros que en 2019.

Por otro lado, la situación del turismo en España por el coronavirus también ha empezado a producir distorsiones como la caída de los precios en las zonas que históricamente han sido las más concurridas, las del sur, mientras que el turismo en el sur se encarecía, según cifras de precios de alojamientos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Todo esto mientras los datos de gasto de extranjeros acusaba una caída del 50% en julio. Los datos sobre ocupación hotelera se esperan para la semana que viene. De momento, lo más reciente es de junio, cuando en pleno estado de alarma el turismo, las pernoctaciones se desplomaron un 94%.

Foto: Un verano atípico en las playas españolas. (EFE)

“La recuperación del sector está vinculada al desarrollo de una vacuna contra covid-19”, defiende por su parte Moreno, que cree que “a medida que se vaya aproximando la comercialización de la vacuna, el sector tenderá a recuperar”. Un factor que, según los analistas del Sabadell, ya se ha ido viendo en las cotizaciones de las compañías cada vez que salían noticias referidas a vacunas o tratamientos para el covid-19. “Han sido muchas y en la buena dirección y que permiten tener algo de esperanza para la campaña de 2021”.

“En esta misma línea positiva también encontramos las noticias de las propias compañías sobre los planes de ajustes de costes/posiciones de liquidez y las facilidades de financiación, inyecciones de liquidez y capital por parte de algunos gobiernos sobre las compañías del sector a nivel europeo (sobre todo aerolíneas)”, zanjan desde el banco. En ese sentido, Pérez Llamazares apunta a que “la recuperación dependerá en gran medida de la evolución de la pandemia en las distintas regiones donde las compañías tienen negocios y si vuelve a haber restricciones a la movilidad”.

Pese al pesimismo, los analistas de Sabadell, creen que “viendo el comportamiento que han tenido y las noticias que podrían seguir llegando, tanto por el lado de la disponibilidad de la vacuna como por la disposición por parte de los políticos de buscar un consenso y un plan para evitar nuevos confinamientos, no se puede descartar una recuperación de estos valores de cara a final de año”. “Sobre todo porque incluso los inversores podrían ir rotando carteras en busca de compañías que se habrían quedado atrás en la recuperación y cuyo negocio podría mostrar una notable recuperación en 2021”, argumentan.

Todo esto sabiendo que todavía quedaría por salvar la recta final de este año fatídico, ya que, según datos históricos, en el cuarto trimestre España se juega un tercio de su turismo internacional. La cuestión va más allá de las cotizaciones en bolsa: se trata de un sector que a cierre de 2019 suponía en torno al 15% del PIB y que en la anterior crisis se demostró clave para la recuperación económica de España.

Tres meses desde el fin del estado de alarma. La decisión de las autoridades de reabrir las fronteras ha quedado en agua de borrajas tras un verano de rebrotes, nuevas cuarentenas y recomendaciones contra el turismo español. En este entorno, las cotizadas del turismo español cerraron este viernes un trimestre en el que todavía quedan lejos de recuperar lo perdido de los desplomes entre el penúltimo fin de semana de febrero y los mínimos del Ibex del 16 de marzo.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Coronavirus
El redactor recomienda