ORIHUELA RENUNCIA A SU COBRO

Duro Felguera aprobó un gran bonus al CEO antes de pedir un rescate público

Los expolíticos socialistas Jordi Sevilla y Valeriano Gómez autorizaron el pago de 400.000 euros al primer ejecutivo de la compañía, que ahora pide más de 150 millones al Estado

Foto: Logo de Duro Felguera en la entrada de sus oficinas en Madrid. (Reuters)
Logo de Duro Felguera en la entrada de sus oficinas en Madrid. (Reuters)
Adelantado en

Duro Felguera solicitó formalmente la semana pasada el rescate público al Gobierno a través del fondo constituido con 10.000 millones de euros para ayudar a empresas en problemas. Una petición, que ascenderá al menos a 150 millones, que llega pocas semanas después de que el consejo de administración valorase en mayo un bonus de 400.000 euros para el consejero delegado, José María Orihuela, al haber conseguido presuntamente los objetivos que le había marcado el órgano de gobierno. El directivo renunció a finales de junio a este incentivo por la situación de la compañía.

El bonus, que se corresponde con el 70% de su salario anual (435.000 euros anuales), fue autorizado a finales de mayo por la presidenta, Rosa Aza, y el resto del consejo, del que forman parte como independientes los expolíticos socialistas Jordi Sevilla y Valeriano Gómez. La justificación para abonar tal cantidad fue el cumplimiento con varios retos marcados para el ejercicio 2019, año en el que Duro Felguera ganó 1,4 millones de euros (inicialmente anunció 11) y facturó 397,6 millones, un 5% menos.

Uno de esos objetivos logrados por Orihuela fue que la compañía no hiciese ninguna ampliación de capital para no diluir aún más a los accionistas, que ya sufrieron una pérdida del 95% de su patrimonio en 2018, cuando la ingeniería tuvo que ampliar sus fondos propios en 125 millones.

Otro era una gestión eficaz de los llamados proyectos ‘legacy’ o reclamaciones con clientes por obras problemáticas, enfrentamientos que en la primera parte de 2020 han provocado la ejecución de varios avales a Duro Felguera por parte de los contratistas. En concreto, el pasado mes de mayo, Dubai Bank se quedó con 48 millones de la empresa asturiana por presunto incumplimiento del proyecto con Dubai Electricity Water Authority. Una situación similar tiene en Argelia, donde puede sufrir otra ejecución de 50 millones. Pese a estos litigios, más la quiebra en febrero de la filial en Australia, el consejo consideró que Orihuela cumplió con la misión.

El consejero delegado tiene derecho a cobrar el bonus porque así consta en su contrato, que fue elaborado por Deloitte en noviembre de 2018

El último era el cumplimiento presupuestario, que Duro Felguera no ha podido alcanzar en referencia al volumen de obra nueva al carecer de avales bancarios con los que postularse para contratos internacionales. La compañía apenas logró engordar su cartera en 105 millones, según fuentes internas, lejos de los 250 millones que necesita para que el grupo registre beneficio operativo. Sí logró rebajar los costes de forma drástica, con reducción de plantilla y la eliminación de los bonus para la cúpula directiva.

Sin embargo, el consejero delegado sí tiene derecho a cobrarlo porque así consta en su contrato, que fue realizado por Deloitte cuando fue nombrado para el cargo en noviembre de 2018. En concreto, el 100% de su sueldo fijo, pese a que los estatutos de Duro Felguera incluyen una cláusula por la que ningún ejecutivo puede percibir como retribución variable más del 50% de su salario ordinario.

Renuncia al cobro

El escándalo provocado por el pago de este bonus ha llevado a Jordi Sevilla y a Valeriano Gómez a pedirle al consejero delegado que renuncie a esta remuneración variable, dadas las circunstancias actuales. Incluida la petición del rescate, el ERTE para más de 600 trabajadores y un ERE para 200 empleados que el primer ejecutivo considera necesario por la caída de la carga de trabajo.

Orihuela se ha puesto en contacto con El Confidencial para indicar que ha renunciado a cobrar este bonus al que tiene derecho. El consejero delegado matiza que el la comisión de nombramientos y retribuciones aprobó la valoración de su trabajo, por la que le correspondía el citado incentivo, pero que el consejo no llegó a devengar los 400.000 euros porque el mismo rehuso cobrarlo por la situación de Duro Felguera. Así lo ha comunicado posteriormente la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) al publicar el informe de retribuciones de 2019.

Según la política interna, "la remuneración de los consejeros deberá en todo caso guardar una proporción razonable con la importancia de la sociedad, la situación económica que tuviera en cada momento y los estándares de mercado de empresas comparables. El sistema de remuneración establecido deberá estar orientado a promover la rentabilidad y sostenibilidad a largo plazo de la sociedad, e incorporar las cautelas necesarias para evitar la asunción excesiva de riesgos y la recompensa de resultados desfavorables".

Sin embargo, este reglamento de Duro Felguera no incluye las llamadas cláusulas 'claw back' por las que los directivos deben devolver cantidades variables recibidas si con posterioridad se advierte que los resultados o la contabilidad no fueron adecuados.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios