RECOMPRA DEUDA TRAS EL DESPLOME EN BOLSA

Blackstone inyecta 120 millones a Cirsa para salvar la mayor casa de apuestas de España

El fondo estadounidense compra parte de la deuda de la compañía catalana, que se había hundido en bolsa por el impacto del covid-19 en sus salas de juego

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

La industria del juego en España tiene todo en su contra. Al impacto del covid-19 en su negocio, que ha obligado a cerrar sus casinos y sufre la inexistencia de las apuestas deportivas, se suma el ataque directo del Gobierno de España a través de su ministro de Consumo, Alberto Garzón. Por ello, los propietarios de las dos primeras compañías españolas del sector se están viendo obligados a buscar dinero para evitar una quiebra técnica y el despido de más personas de las que emplea Nissan.

Según indican fuentes financieras, Blackstone, dueño de Cirsa, el principal operador español del sector del juego, ha decidido invertir 120 millones de euros en la compañía catalana, que cerró el primer trimestre del año con una caída del 14,1% de su beneficio operativo, hasta los 88,8 millones de euros, y un descenso del 6,1% en sus ingresos de explotación, que bajaron hasta 355,7 millones.

Los bonos de Cirsa se habían hundido por debajo del 40% de su valor nominal, en el vencimiento de 2025, que son justo los que ha recomprado Blackstone mediante esta inyección de dinero fresco. El fondo de capital riesgo estadounidense compró la empresa española en abril de 2018 por cerca de 2.000 millones de euros a la familia Lao. La evolución de la compañía con sede en Barcelona había sido muy rentable hasta la fecha, hasta el punto de que a finales del pasado año sus actuales dueños plantearon la salida a bolsa para 2020.

Pero la irrupción del coronavirus y la necesidad de acometer una refinanciación previa han truncado los planes de Blackstone, que tiene en Cirsa una de sus mayores inversiones en España. El fondo estadounidense ha querido eliminar cualquier duda sobre el futuro de Cirsa con esta aportación de capital, que permite a la empresa reducir su deuda, próxima a los 2.200 millones de euros.

En 2019, Cirsa logró un ebitda o beneficio de explotación de 473 millones, con una mejora del 13,2%, mientas que los ingresos alcanzaron los 1.615 millones, con un aumento del 9,9%. La proporción entre su resultado operativo y su pasivo era de 4,63 veces, una ratio alta debido a la inversión de casi 400 millones realizada el pasado año con la compra del 50% de Sportium, Giga Group y siete casinos en México. Pero esta proporción, ya de por sí elevada, se le iba a disparar este año por la caída del ebitda provocada por el covid-19 y el mantenimiento de esa alta tasa de deuda.

Cirsa se vio forzada a cerrar sus salones de juego el 8 de marzo en Italia, el 14 de marzo en España y el 25 del mismo mes en México. Y como le ocurre a Codere, dos meses y medio después, todos sus puntos de venta continúan clausurados. Su único negocio abierto es su portal de internet Sportium, cuyo volumen de apuestas también ha caído en picado por la suspensión de las competiciones deportivas. La vuelta al fútbol en Alemania hace unos días y la prevista para España en la semana del 8 de junio y el 17 en Inglaterra permitirán empezar a recuperar parte de los ingresos perdidos en el conjunto del sector.

Ante esta situación, Cirsa aplicó un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) en marzo que afectó a 4.500 personas, el 83,5% de su plantilla en España. La compañía, presidida por Joaquín Agut, un exdirectivo de Telefónica, ha utilizado durante estos dos meses de pandemia 175 millones de euros de liquidez ya contemplados en sus acuerdos de financiación bancaria para hacer frente a sus proveedores. La compañía dispone de 3.000 centros de apuestas, 148 casinos, 242 salones de juego, 76 bingos, 69.700 máquinas tragaperras y 14.900 empleados en los nueve países en los que opera.

Codere salva el 'match ball'

La situación de Cirsa es parecida a la de Codere, cuyos bonos también llegaron a caer por debajo de los 40 céntimos sobre su valor nominal. La compañía socia del Real Madrid y propiedad de varios fondos de capital riesgo subió este jueves con fuerza en el mercado de renta fija tras confirmar el pago del cupón del bono cuyo abono fue retrasado a finales de abril. De no haberlo hecho, hubiera entrado en quiebra o 'default'. La empresa madrileña, la segunda del sector en España, busca 100 millones de euros para hacer frente a estos meses de sequía, financiación que ha encargado a Bank of America y Credit Suisse.

Codere registró unas pérdidas de 97,1 millones de euros en el primer trimestre de este año, lo que supone multiplicar por más de 11 los números rojos del mismo periodo del ejercicio anterior, cuando perdió 8,6 millones de euros, según informó este jueves la compañía. El grupo obtuvo unos ingresos operativos durante este periodo de 278,5 millones de euros, un 21,3% por debajo del año anterior, como consecuencia del cierre temporal del negocio presencial por motivo de las medidas restrictivas frente al coronavirus impuestas en todos sus mercados desde el pasado 8 de marzo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios